Falleció Gabriel Ruiz Díaz, uno de los fundadores de Catupecu Machu

MIRÁ LOS VIDEOS. El bajista de 45 años nunca pudo recuperarse completamente del accidente que sufrió la noche del 31 de marzo de 2006. La noticia fue confirmada por su hermano Fernando.

ruiz dias

El mundo de la música está de luto tras la muerte de Gabriel Ruiz Díaz, uno de los fundadores de Catupecu Machu. La noticia fue confirmada por el líder del grupo, que se lo comunicó a sus fanáticos a través de un posteo de Instagram.

“Amores, hoy se fue Gabi. Se fue tranquilo, en paz. Gabi el amigo, el hermano, el bajista, el artista, el científico, el músico, el hijo, un animal de la música. Un ser amoroso, generoso, bueno, brillante y sobre todo un guerrero”, comenzó escribiendo con profundo dolor.

“Te fuiste hoy en el Día del músico argentino. Un día, en una entrevista, le preguntaron cuál era el disco más me gustaba de la historia de nuestro amado rock, y él dijo ‘Artaud, de Luis Alberto Spinetta’. Seguramente te debe estar esperando para que con tus cuatro cuerdas mágicas hagas lo que más amabas en tu maravillosa e increíble vida”, agregó luego.

Por último, Fernando -que siempre anheló su recuperación total- le agradeció por todo lo que compartieron juntos: “Vuela alto como siempre lo hiciste hermano mío. Hermano de todos. Gracias por lo que diste y nos diste. Que estés bien en ese lugar donde el tiempo no corre, donde nada se llama, donde simplemente sos”.

Nacido en 1975, Gabriel Ruiz Díaz formó Catupecu Machu en 1994 junto a su hermano guitarrista y cantante Fernando en el barrio porteño de Villa Luro y la propuesta de tintes sonoros experimentales irrumpió con fuerza y reconocimiento en la escena rockera local.

Con los hermanos Ruiz Díaz al frente y distintos acompañantes, la agrupación publicó “Dale!” (1997), “Cuentos decapitados” (2000), “Cuadros dentro de cuadros” (2002) y “El número imperfecto” (2004).

El 31 de marzo de 2006 Gabriel chocó su automóvil Volkswagen Fox en la intersección de las avenidas del Libertador y Sarmiento, en el barrio porteño de Palermo, mientras regresaba de la discoteca The Roxy junto a César Andino, cantante de Cabezones.

Andino viajaba en el asiento del acompañante y logró recuperarse más rápidamente pero Gabriel debió pasar más de seis meses en terapia intensiva y aunque logró salir de esa instancia crítica su recuperación nunca pudo ser definitiva.

El accidente que le cambió la vida

En la madrugada del 31 de marzo de 2006, Gabriel Ruiz Díaz viajaba en el auto de César Andino, el líder de la banda Cabezones, como acompañante. Habían salido de un club nocturno y cuando emprendían el regreso a casa perdieron el control en una curva e impactaron contra un árbol cerca del ex Zoológico de Buenos Aires, en Palermo.

El bajista de Catupecu Machu sufrió lesiones múltiples que incluyeron un traumatismo craneoencefálico grave. Permaneció internado más de seis meses en las unidades de Terapia Intensiva e Intermedia del Hospital Juan A. Fernández de la Ciudad de Buenos Aires, hasta que el 10 de octubre de 2006 fue trasladado para iniciar su rehabilitación a una institución privada de la localidad de Escobar. En 2007 pronunció sus primeras dos palabras luego del accidente.

En el 2014, la exitosa banda mencionó a través de un comunicado que Gabriel se encontraba estable y que presentaba avances positivos gracias a la rehabilitación y musicoterapia que recibía.

En mayo de 2018, durante una entrevista con Infobae, Fernando Ruiz Díaz detalló cómo era su hermano antes del accidente y se mostró esperanzado con una recuperación total: “Era un tipo que hasta tenía muchísimos proyectos, mucha energía para hacer muchas cosas. Yo creo que no le alcanzó el tiempo ni hasta ese momento, ni… Él, a la vida esa murió, ¿no? Vive, está vivo y tiene como mucha energía, sigue siendo el mismo Gaby guerrero, pero digamos, ahora no toca el bajo. Creo en Dios y quiero creer en Dios y ojalá que el milagro sea un poco más grande y él pueda volver a tocar. Varias cosas que influyeron mucho en que no pueda recuperarse. Por ejemplo, se dañó mucho la vista: ve como por este ojo pero de un costadito, así, y después ve como sombras. Se dañó la cadera, entonces para caminar también es jodido. Perdió masa encefálica. Yo creo que él está en un viaje que duerme y duerme; cuando se despierta, se despierta. Un poco parecido a como yo lo vi a (GustavoCerati varias veces y le toqué la guitarra: viví momentos muy hermosos con él y su familia cuando estaba internado”.