Hallaron en San Pedro restos fósiles de un animal que vivió hace 500 mil años

Serían una cintura pélvica parcialmente conservada junto a dos vértebras de la columna adheridas por el sedimento y algunos fragmentos costales

rrrrrrrrrrrrrr

Para el director del Museo Paleontológico de San Pedro se trata de “una cintura pélvica parcialmente conservada junto a dos vértebras de la columna adheridas por el sedimento y algunos fragmentos costales» (Agencia CTyS-UNLaM)

Este miércoles, el Museo Paleontológico Fray Manuel de Torres de la ciudad de San Pedro informó que hallaron en una tosquera de esa localidad restos fósiles de un animal de la familia de los xenartros que vivió hace 500.000 años y se asocian con los actuales armadillos, perezosos y osos hormigueros.

El director del lugar José Aguilar dijo que se trata de “una cintura pélvica parcialmente conservada junto a dos vértebras de la columna adheridas por el sedimento y algunos fragmentos costales que se podía corresponder solamente con la de ciertos xenartros prehistóricos cuyo tamaño rondaba el metro de longitud y su masa corporal estaba en el orden de los 60 kilogramos”.

“Lo más probable es que sea una especie y un género nuevo, porque su pelvis es tan extraña y diferente que no coincide con nada hallado hasta el momento”, agregó.

Además, señaló que este tipo de animales “son un gran grupo al que pertenecen los armadillos, gliptodontes, perezosos y osos hormigueros; tanto fósiles como actuales. Sin embargo, a pesar de que la morfología de sus pelvis es bastante diagnóstica en este grupo de mamíferos, el aspecto general era muy diferente a la de todos los géneros conocidos”.

Los restos hallados, que fueron descubiertos en la cantera de extracción de la Tosquera San Pedro, cuya labor fue clave para poder recuperar los fósiles, provienen de una capa de sedimentos ubicada a unos 8 metros de profundidad del nivel de suelo actual. En esa época, la zona estuvo dominada por pantanos costeros que fueron habitados por animales.

En declaraciones a la Agencia CTyS-UNLaM Aguilar resaltó que “se ha encontrado una fauna riquísima en estas tosqueras. Cada vez que los empleados de la empresa llegan a los 8 o 9 metros de profundidad y rompen con sus máquinas lo que fueron antiguos humedales y pantanos, aparecen estos antiguos animales. Esos pantanos atrapaban diferentes animales que vivían, hace miles de años, en estos ecosistemas”.

https://www.infobae.com/new-resizer/6YsxzxNy4wsOEhqJqfCWu_GwDmE=/768x432/filters:format(jpg):quality(85)/arc-anglerfish-arc2-prod-infobae.s3.amazonaws.com/public/WXGK27FHINE7HC4J3OMMGNQWDM

Asimismo señaló: “Estamos hablando de un animal que vivió hace más de 500 mil años. Y cuando sos la primera persona, en todo el planeta, que lo ve, es algo especial y emocionante”.

Para finalizar remarcó que “hay veces que, con los hallazgos, ya en la cantera empezas a darte cuenta que se trata de especies que habías encontrado anteriormente. Pero hay otras ocasiones, como esta, donde las estudias, las traes al museo, empezás a charlar con científicos de museos amigos y cobras dimensión de que encontraste algo nuevo; y ese momento supone una enorme satisfacción”.

Por su parte Alfredo Carlini, del Laboratorio de Morfología Evolutiva y Desarrollo de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad de La Plata e investigador del CONICET y encargado de realizar las comparaciones con ejemplares de diferentes colecciones de fósiles del país y el extranjero, destacó que “se trata seguramente de una nueva especie de un grupo de mamíferos autóctonos sudamericanos, que tiene sus registros más antiguos alrededor de los 50 millones de años atrás y que, a lo largo de su evolución se ha diferenciado en más de 400 especies, la mayoría extinguidas”.

E indicó que la cintura “es tan peculiar que al momento es difícil definir con certeza sus afinidades o lazos más concretos con alguno de los tres principales grupos de xenartros conocidos”.