Hollywood en Argentina. Tres locaciones de películas famosas que podés conocer en tus viajes

Brad Pitt, Robert de Niro y Leo DiCaprio filmaron en Argentina. Te contamos donde ocurrió para que visites esos lugares y te sientas dentro de una película.

GDXZZCZ76BDIZHE66LQ4I5QHZU

UspallataUshuaia y las Cataratas del Iguazú fueron escenario de 7 años en el Tibet, El Renacido y La Misión, tres películas que convocaron a Brad PittRobert de Niro y Leo Dicaprio hasta nuestras tierras. Quizás no sea fácil reconocerlos, pero basta mirar con ojo experto para descubrir que un simple viaje de cabotaje puede servir para llegar a escenarios remotos.

Uspallata, Mendoza

7 años en el Tíbet

Brad Pitt en una escena con el pequeño Dalai Lama rodada en Mendoza.
Brad Pitt en una escena con el pequeño Dalai Lama rodada en Mendoza.

En 1996 Brad Pitt hechizaba multitudes. Era uno de los actores más apuestos, joven, sexy y exitoso. Contaba con varios protagónicos en Hollywood y llegó a la Argentina para filmar 7 años en el Tíbet. Pitt y un séquito de actores, productores, dobles, equipo técnico, bla, bla, se instalaron en Mendoza, en el valle de Uspallata.

El film, dirigido por Jean-Jacques Annaud, cuenta la historia del alpinista austríaco Heinrich Harrer, quien en vísperas de la II Guerra Mundial intentó escalar el Himalaya y terminó prisionero en un campo de concentración británico en la India. Tras varios intentos de fuga, logró escapar y refugiarse en el Tíbet donde se convirtió en una suerte de tutor del entonces pequeño Dalai Lama. Por sobre todas las anécdotas, la película habla de la transformación espiritual de un hombre, Harrer.

Un templo budista montado en los Andes mendocinos.
Un templo budista montado en los Andes mendocinos.

La cuestión es que el rodaje, inicialmente planteado en la India, debió suspenderse por temas políticos. Entonces, el productor Richard Goodwin recordó el Aconcagua y sus alrededores. Al parecer Goodwin había conocido o simplemente tenía referencia de la zona de los tiempos en que había trabajado en el equipo de la película De amor y de sombras.

El set se armó en las afueras de Uspallata, a unos 105 km de la capital mendocina. En los alrededores se filmaron innumerables escenas que, gracias a la magia del cine, todos creemos que son el mismísimo Tíbet.

De casualidad o no, muy cerca de allí está el cerro Tunduqueral. Se trata de una reserva considerada Patrimonio Histórico Provincial, donde hay petroglifos que datan de los siglos VII y X. Se cree que fue un sitio sagrado de carácter ceremonial para los pueblos indígenas de la región. Hoy, son muchos los que llegan a meditar, convencidos de la existencia de un poderoso fluir energético.

Brad Pitt, protagonista de Siete Años en el Tibet.
Brad Pitt, protagonista de Siete Años en el Tibet.

Además de la novia de Brad, que entonces era Gwyneth Paltrow, y llegaba cargada de cajas de comida, cereales y VHS para ver en los ratos libres, arribaron a Mendoza cientos de personas. Los más pintorescos fueron los monjes tibetanos que vinieron de diferentes partes del mundo y en sus ratos libres jugaban al fútbol con los militares de la zona con túnica y todo. Los yaks – animales típicos del Tíbet– también hicieron lo suyo, viajaron en avión con nombre y pasaporte incluido ya que las reglas con los animales eran muy estrictas entonces porque eran los tiempos del virus de la Vaca Loca. Otra presencia destacada fue la hermana del Dalai Lama quien llegó a Mendoza para interpretar a su propia madre.

La estación de  trenes de La PLata se armó como una locación austríaca en tiempos de los nazis.
La estación de trenes de La PLata se armó como una locación austríaca en tiempos de los nazis.

En Argentina se rodaron también las escenas de la estación de tren, precisamente en la terminal ferroviaria de La Plata, y para tal fin el sitio fue remozado con esmero.

Cataratas del Iguazú

La Misión

En La Misión, Robert de Niro encarna a un militar arrepentido que se  convierte en sacerdote.
En La Misión, Robert de Niro encarna a un militar arrepentido que se convierte en sacerdote.

Un hombre atado en una cruz se desploma desde lo alto de las cataratas. No sabemos, pero intuimos que es un sacerdote, de los primeros que llegaron a la selva. La brutal escena que inicia el relato de La Misión fue filmada en las Cataratas del Iguazú.

Gran parte de la película se rodó en tierra misionera a mediados de la década de 1980, aunque otro tanto tuvo como escenario a Cartagena de Indias en Colombia.

El film narra la historia de la Compañía de Jesús en el reino guaraní, un gran territorio que ocupaba parte de las actuales Argentina, Brasil y Paraguay.

Robert de Niro en la selva misionera. Fuente: IMBd
Robert de Niro en la selva misionera. Fuente: IMBd

En realidad, es la historia de dos hombres, el padre Gabriel (Jeremy Irons) que llega a evangelizar a indígenas con la fe y la música y construye una misión para educarlos y protegerlos del esclavismo europeo. También nos habla del capitán Rodrigo Mendoza (Robert de Niro) un traficante de esclavos que mató a su propio hermano y, arrepentido, decide convertirse en sacerdote y purgar así las culpas por ambas cosas.

Después está el trasfondo histórico: las luchas entre España y Portugal y los movimientos dentro y fuera de la iglesia para acabar con el poder jesuita en América, una disputa que finalizará años más tarde con la expulsión de la Orden de estas tierras. La peli cuenta el principio del fin de las Misiones Jesuitas en el continente americano.

Jeremy Irons protagoniza a un sacerdote pacificador.
Jeremy Irons protagoniza a un sacerdote pacificador.

La Misión dirigida por el británico Roland Joffé contó además con la participación de un joven Liam Neeson en el papel de otro de los sacerdotes. Ganó numerosos premios, entre le ellos el Oscar a mejor fotografía (1987). La banda sonora, creación de Ennio Morricone, le otorga a la selva ese tono idílico y por momento feroz que adquieren los hechos.

Una escena de La Misión con la selva misionera como escenario de privilegio.
Una escena de La Misión con la selva misionera como escenario de privilegio.

Una de las escenas más emotivas es la marcha de Mendoza -Niro cargando sus pesadísimas armas por la selva rumbo a la misión. Al llegar, son los indígenas quienes deciden aceptarlo y, de algún modo perdonarlo, al arrojar la carga al río y darle una nueva oportunidad. Después de verla es imposible imaginar las Cataratas del Iguazú sin recordar esta historia.

Ushuaia, Tierra del Fuego

El Renacido

Leo DiCaprio en la escena final  de El Renacido que se filmó en las afueras de Ushuaia.
Leo DiCaprio en la escena final de El Renacido que se filmó en las afueras de Ushuaia.

Habían filmado durante un año en condiciones extremas y solo faltaba la escena final, pero de pronto en Alberta, Canadá, se acabó la nieve. Fue así con el equipo de El Renacido (The Revenant), con Leo DiCaprio a la cabeza terminó en Ushuaia aquel invierno de 2015.

La filmación llevó 5 días, pero requirió dos meses de preparación. La locación elegida para el final donde Hugh Glass (Leo DiCaprio) y John Fitzgerald (Tom Hardy) se pelean tiene lugar en las afueras de la ciudad de Ushuaia, a unos 3 km del centro. Allí a un costado de la ruta 3, justo debajo del hotel Kauyaken, en la curva del río Olivia y rodeado por la increíble belleza de los andes fueguinos, se dirimió el destino del hombre o sea de DiCaprio.

A orillas del río Olivia, Hugh Glass (Leo DiCaprio) y John Fitzgerald (Tom Hardy) definen sus destinos. Fuente: IMBd.
A orillas del río Olivia, Hugh Glass (Leo DiCaprio) y John Fitzgerald (Tom Hardy) definen sus destinos. Fuente: IMBd.

En la película, Leo interpreta a un cazador que oficia de guía de tramperos a principios del siglo XIX por el interior de los Estados Unidos. Durante una expedición cae prisionero de los indios arikaras y junto con algunos otros logra escapar. Sin embargo, a poco de andar un oso lo ataca y queda gravemente herido. Sus compañeros lo abandonan y el Leo tiene que arreglárselas como puede para llegar a su pueblo caminando por una tierra helada y hostil.

Un mes antes de que llegaran los equipos y los actores para hacer la escena final, los responsables en Argentina se dedicaron a cuidar el sitio elegido, básicamente intentar que no se acabase la nieve que por el momento parecía perfecta. Allí en el Km 3045 de la ruta 3 se montó el set.

Hoy es el estreno mundial de la película que Di Caprio terminó de filmar en  Monte Olivia - El Sureño

El Renacido, escena final a orillas del río Olivia, Ushuaia. Fuente: 20th Century Fox

Antes de salir a escena DiCaprio se sometía a largas sesiones de maquillaje para lucir muy desmejorado, recordemos que hacía días que vagaba herido por la nieve.

Para la escenas, y por las dudas, se habían alquilado además dos tanques de agua, una máquina de nieve de cultivo, como las que se usan en la pistas de esquí, incluso trajeron una máquina de niebla, pero el clima ayudó.

Un alto de la filmación del El Renacido en el sur fueguino.
Un alto de la filmación del El Renacido en el sur fueguino.

El cuarto día, sin embargo, cuando restaba una jornada de trabajo, una tormenta masiva de nieve provocó una inundación en el sitio “Mientras filmábamos, el set entero fue desapareciendo. En tres horas y media ya no quedaba nada. Fue algo aterrador. Sabíamos que esa locación estaba perdida y no teníamos el final”. reconoció Emmanuel Lubezki, el director de fotografía. Finalmente resolvieron el contratiempo con una magia de tomas y pericia técnica y casi nadie se da cuenta que Leo no pudo cruzar al otro lado del río.

Durante los últimos momentos del film, DiCaprio-Glass recuerda la imagen de su mujer muerta. La elegida para representarla fue una chica de Ushuaia, la esposa de uno de los muchachos que trabajaron en el set. En el pueblo la recuerdan como la chica que soñó DiCaprio, un apodo que muchas quisieran tener.

Como una aparecida  surge en la  escena aparece la mujer muerta del protagonista. La elegida fue una chica fueguina.
Como una aparecida surge en la escena aparece la mujer muerta del protagonista. La elegida fue una chica fueguina.

El director Alejandro González Iñárritu era un purista en esto de la luz natural y la condiciones climáticas: no le gustaba simular nada. La película tardó mucho en filmarse y muchas veces trabajaron en condiciones límites, casi, casi como las de los personajes, pero valió la pena, el film obtuvo 12 nominaciones y ganó tres Oscars.

Fuente: La Nación