Home Office: los cinco consejos para ser más productivos

Trabajar todo el día en casa no es para cualquiera. Lograr un equilibrio y sostener todas las rutinas es muy importante sin dejar de cuidar nuestra imagen personal porque el sudor siempre existe.

we

El multitasking trae movimiento y estrés, pero con una buena dosis de autodisciplina se puede aprovechar más el tiempo para no caer en distracciones y que el desgaste sea mayor. 

Cinco consejos para ser más productivos en casa

1- Prepará el mejor espacio: Ese lugar de tu casa que elijas, debe ser solo para trabajar. Siempre es mejor mantener los espacios separados para que los límites entre el trabajo y la vida en casa estén mejor definidos. Utilizá una mesa de trabajo limpia y ordenada, que te sientas a gusto, ya que vas a pasar muchas horas ahí. Y recordá siempre buscar una zona con buena iluminación natural.

2- Establecer tiempos:  Fijar siempre un horario que se adapte bien a tus características. También hay que tener en cuenta el tiempo de trabajo, tiempo de descanso, tiempo de ocio y tiempo para hacer ejercicio.

3- Planificar cada día: ¿Sabemos qué vamos a hacer cuando empezamos el día? Lo ideal es que la noche anterior dediques cinco minutos a escribir de forma muy específica esas acciones que vas a realizar al otro día. Acostarse sabiendo que harás al otro día, te va a ayudar a tener un mejor sueño y no saltar al otro día sin las ideas claras. Para poder organizarte, es mejor enfocarte en tus proyectos y hacer una revisión semanal para estar a la altura de tus objetivos y prioridades.

4- Evitar distracciones:  En toda rutina diaria, debemos definir momentos del día para ver el correo electrónico, las llamadas telefónicas, el acceso a las redes sociales, whatsapp… Si queremos mantener todos los frentes abiertos durante el día nuestra productividad tenderá a bajar y puede aumentar el estrés y la ansiedad.

5- Recordar siempre por qué hacemos lo que hacemos: Es importante mantener la motivación y no desgastarnos. Al estar en casa, a veces se pueden terminar extendiendo tus horas de trabajo. Aprendé a interpretar lo que es urgente de lo que no es y desconéctate. Es necesaria la disciplina para empezar el día de trabajo, pero también hay que tener la disciplina para terminarlo.

Fuente: Clarín