La Feria del Libro busca nuevo director: se va Oche Califa

Durante su gestión, promovió el lazo con los jóvenes e impulsó el stand sobre diversidad de género. Por ahora, no se sabe quién lo reemplazará.

Sin título

La Feria del Libro se queda sin director. Después de seis años y cuatro meses, Oche Califa, director Institucional y Cultural de la Fundación El Libro y director de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, deja su cargo en mayo: con 65 años, decidió jubilarse. Así lo dio a conocer este lunes la Fundación El Libro (FEL).

Califa, que en su trayectoria laboral también fue periodista y editor, se vinculó a la FEL hace 20 años y desde hace seis años y cuatro meses ha ejercido estos cargos en la Fundación. También es un escritor con una vasta obra, especialmente, en literatura infantil y juvenil.

“Fueron años muy intensos –destaca el director saliente– en los que se multiplicaron las acciones de la FEL en favor de la promoción de la lectura y el libro. De eso doy cuenta en un balance personal, que incluye algunas reflexiones sobre las ferias y la industria del libro. Creo que está de más aclarar que si bien dejo esta responsabilidad, no abandono mi pertenencia ni mis vínculos afectivos con el mundo del libro”.

Último día de la Feria del Libro de 2019, la última presencial. Foto GG Adrasti

Último día de la Feria del Libro de 2019, la última presencial. Foto GG Adrasti

Durante la gestión de Oche Califa, la FEL duplicó la organización de ferias (pasaron de tres a seis), aumentó las campañas promocionales públicas y los programas culturales propios. También crecieron de manera significativa, con resultados visibles, las gestiones culturales y profesionales ante organismos nacionales e internacionales.

«La capacidad y espíritu innovador de Oche Califa son conocidos en el mundo del libro. Es fácil verificar que el balance de su gestión como Director Institucional y Cultural es una Fundación que ha multiplicado su actividad y está más cerca de los distintos foros del sector. Al trabajador incansable del libro, que llega en plenitud a los tiempos en los que es posible darse una pausa, nuestra gratitud y los mejores deseos en el camino que comienza a recorrer de aquí en más», consideró Ariel Granica, Presidente de la Fundación El Libro.

Feria del Libro 2019. Foto GG Adrasti

Feria del Libro 2019. Foto GG Adrasti

Balance

En un balance personal que el propio Califa hizo circular, el director remarcó que “al comenzar me propuse cuatro cosas: que aumentáramos el trabajo colectivo entre pares, compañeros y voluntarios; que tuviéramos, cada vez más, un programa propio en las ferias, con calidad, diversidad y atento al movimiento cultural y del libro; que trasmitiéramos con efectividad y riqueza lo que hacíamos y lo que pensábamos, por aquello de que hay que hacerlo bien y contarlo mejor; que jugáramos un papel decisivo en la industria del libro más allá de las ferias”.

¿Cumplió? “No me voy con la desazón de haber fracasado. Para nada. Aunque hubo algunas cosas que pudieron ser mejores o que quedaron frustradas. Pasa en las mejores familias”, responde.

Feria del Libro Infantil y Juvenil en el CCK, la última presencial. Foto GG Adrasti

Feria del Libro Infantil y Juvenil en el CCK, la última presencial. Foto GG Adrasti

En cuanto a las acciones positivas que Califa destaca durante su gestión, están, entre otras, la movida juvenil, el espacio “Orgullo y Prejuicio” y los feminismos: “Hoy varias editoriales han desarrollado catálogos dirigidos a lectores juveniles; en 2018 inauguramos “Orgullo y Prejuicio”, siendo la FIL Buenos Aires la única feria internacional con un espacio dedicado a la diversidad sexual, con librería, auditorio y programación diaria; y en cuanto a los feminismos, bastaría decir que las tres últimas inauguraciones de la feria internacional estuvieron a cargo de mujeres. Las propuestas no fueron mías en todos los casos, pero las apoyé con entusiasmo. Además, llevo propuestas otras dos autoras para ese papel, que espero sigan consideradas”, sintetiza.

“Si debiera señalar aquellas cosas que quedaron por hacer en lo cultural –agrega Califa–, diría que me hubiese gustado iniciar o aumentar propuestas dirigidas a otros públicos muy movilizados. Por señalar tres: el del cómic, que trabaja bien en la feria pero que todavía no ‘explota’; las lectoras de novelas románticas, que constituyen un caudal activo; los/as lectores de las distintas espiritualidades y formas de vida alternativas. Me propuse trabajar con programas para ellos, pero no lo logré: me devoraron otras demandas y urgencias; a veces la falta de recursos”.

Abril de 2021. FELBA, al aire libre. Foto Emmanuel Fernández

Abril de 2021. FELBA, al aire libre. Foto Emmanuel Fernández

Con esta salida, la FEL se aboca a la búsqueda para su reemplazo, mientras continúa con su accionar para sostener el papel central que tiene en la industria del libro a través de sus ferias y campañas. Especialmente, con la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, frustrada por segundo año consecutivo, como otras acciones públicas, por la pandemia.

Fuente: Clarín