La fototeca FOLA cierra su sala y se vuelve itinerante

Recorrerá el país. Se va el espacio del Distrito Arcos y funcionará en un trailer, con obras de grandes artistas. Emotiva despedida.

ase

¿Por qué llora ese hombre si acá hay gente que quiere, si hay empanadas ricas, si hay algún trago? ¿Por qué ese hombre grandote mira su papelito, mira a la gente y cuando tiene que hablar llora, si este es el inicio de un nuevo proyecto? Bueno, Gastón Deleau llora porque es una inauguración y también un final: la sala de fotografía que dirige desde 2015 cierra como tal y se vuelve itinerante.

Es moderna la idea, como esos camioncitos de comida al paso, los foodtrucks, esto será un «Museo itinerante de fotografía». Y lo que impulsa esta reconversión, de alguna manera, son los tiempos que corren: el enorme espacio donde Deleau organizó todo tipo de muestras, en el Distrito Arcos, se volvió imposible de sostener.

El público recordará algunas de las exposiciones: la de Vivian Maier, la niñera-fotógrafa-, la de Romina Ressia -la joven que hace imágenes «renacentistas»- la de Lumiere Photo, con imágenes «animadas»; la de Alberto García Alix la de Graciela Iturbide, la de Oscar Pintor, la de fútbol.

Otros tiempos. Una visitante en FOLA, en 2015. Foto Juano Tesone

Otros tiempos. Una visitante en FOLA, en 2015. Foto Juano Tesone

Y ahora, entre otras y hasta el 31, la increíble muestra del suizo Yann Gross The jungle show, la muestra de la selva, con una mirada asombrada sobre los paisajes y la gente del Amazonas.

No, no se puede pagar más el lugar. Pero en vez de deprimirse Deleau imaginó otro proyecto: llevar las fotos por el país. Reunió a un seleccionado de artistas, consiguió sponsors y acá estamos, brindando. Brindando y llorando.

La nueva FOLA es un trailer de 8 metros por 2.50 que ahora está en el Distrito Arcos pero que andará por al Ciudad de Buenos Aires, por San Antonio de Areco, Arrecifes, Salto, Mercedes, Chivilcoy, Junín, 9 de Julio, Bolivar, Olavarría, Bahia Blanca, Tres Arroyos, Tandil, Rauch, Las Flores, Chascomús, Rosario, Santa Fe, Córdoba , Salta, San Juan, Mendoza. Río Negro y Neuquén.

La muestra inicial es variada. Hay imágenes de Horacio Coppola, Grete Stern, Annemarie Heinrich, Sara FacioMarcos López, Nicola Costantino. Alicia D’Amico, Alejandro Kuropatwa, Adriana Lestido, Eduardo Grossman, Alberto Goldestein, Juan Travnik y Martín Weber, entre otros. Para esto los artistas, contará Deleau, «cedieron derechos de una de sus obras».

Por el país

En 2022 la nueva FOLA recorrerá 7.000 kilómetros por ocho provincias y más de 25 ciudades. La idea, explican, es «llevar el arte a la gente». Distintas generaciones, distintos estilos, arte.

«Fueron seis años y medio», dice Deleau, mirando su papelito y, cada tanto, las paredes. «Aquí me he dado lujos, dice. Pero vamos para adelante: «FOLA se está transformando», cuenta.

Gastón Deleau y el nuevo trailer de FOLA. Foto Prensa

Gastón Deleau y el nuevo trailer de FOLA. Foto Prensa

Deleau cuenta que, después de hacer el trailer, supo que un artista ya mítico, Alberto Greco, había tenido una idea similar en los años 60, y había llevado a sus amigos a la Patagonia.

Habla, también, de los apoyos que tuvo. El de los ministros de Cultura porteños -«inauguramos con Hernán Lombardi, hace un rato pasó por acá Enrique Avogadro«-, habla de la importancia de la Ley de Mecenazgo de la Ciudad, habla de las conversaciones que tiene ahora mismo con el Fondo Nacional de las Artes. Y da las gracias. A los sponsors pero «más a los artistas».

Por dentro. El trailer de la nueva FOLA. Foto Prensa

Por dentro. El trailer de la nueva FOLA. Foto Prensa

Pero antes, un reconocimiento más. «Gracias al apoyo de Luz y Gonzalo se puede hacer que FOLA no desaparezca», dice el hombre alto, que ya no lagrimea.

«Luz y Gonzalo» son Luz Castillo -de Fundación Arte x Arte, un lugar de referencia para la fotografía– y su hijo. Así que Luz va a tomar la palabra y va a decir que le han dado, a los 86 años «un sueño cumplido». Va a decir que «la grandeza de los países la hace la cultura de sus pueblos».

Y que vale la pena salir con el trailer al país para mostrarles a los chicos, a los adolescentes, «que ser es más que tener, que valor es más que precio, que calidad es más que cantidad«.

Ahora sí, ahora es el momento de salir de la sala -que ya es «la vieja sala»-, de bajar a la calle y ver el trailer, el futuro.

Fuente: Clarín