La huella de Ernesto Sabato entró en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes

Libros, cartas y fotografías de Ernesto Sabato (1911-2011) componen el legado del autor de "El túnel" y uno de los redactores del "Nunca más" que entró en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes de Madrid.

ernesto-sabato

Allí lo reconocieron como «una referencia fundamental por su obra literaria y por su defensa de los derechos humanos».

El legado in memoriam de Sabato, premio Cervantes 1984, fue cedido a perpetuidad al Instituto Cervantes por su hijo Mario y quedó guardado en la caja de seguridad número 1542 de la antigua cámara acorazada de la institución.

El legado de Ernesto Sábato entró en la Caja de las Letras | Norte Chaco

Se trata de un ejemplar de «Uno y el Universo» (1945), una colección de ensayos breves que fue su primera obra; un ejemplar de su ensayo «Heterodoxia» (1952); el poemario «Cenizas y plegarias», de Matilde Matilde Kusminsky Richter, esposa del escritor; una docena de fotografías, cartas escritas a máquina que incluyen anotaciones manuscritas y un ejemplar del libro «El Pantanillo de Ernesto Sabato» escrito por Pedro Jorge Solans.

El "legado" de Ernesto Sabato tiene su lugar en el Instituto Cervantes de  España | En la ceremonia estuvieron presentes Mario Sabato y Ricardo  Alfonsín | Página12

El legado fue entregado durante un acto encabezado por el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, quien se refirió a Sabato como «una de las grandes voces de nuestra literatura», así como «una referencia fundamental, tanto por su obra literaria y su capacidad de interiorización en sus personajes, como por su reivindicación de los derechos humanos y los valores de la democracia».

El legado de Ernesto Sábato entró en la Caja de las Letras | Norte Chaco

De la ceremonia participaron el embajador de Argentina en España, Ricardo Alfonsín, y Mario Sabato, hijo del escritor que en 1984 presidió la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (Conadep) que redactó el Informe Sábato, conocido popularmente como el «Nunca más».