La Luna tiene una cola parecida a la de un cometa

Cada mes lanza un rayo alrededor de la Tierra. “Casi parece algo mágico”, afirma uno de los astrónomos que participan en el estudio del fenómeno lunar.

asdasd

Carl Sagan dijo una vez que la Tierra no es más que una «mota de polvo suspendida en un rayo de sol».

Probablemente le encantaría saber que, en la época de luna nueva, la Tierra es una mota de polvo suspendida en una cola de luna.

La Luna, al carecer de una atmósfera que la proteja, es atacada constantemente.

Cuando los meteoritos bombardean su superficie volcánica, los átomos de sodio vuelan a gran altura en su órbita.

Los fotones del sol chocan con los átomos de sodio, alejándolos del sol y creando una estructura en forma de cola que fluye río abajo de la luna.

«Esto hace que la luna se parezca a un cometa», afirma Jeffrey Baumgardner, investigador científico del Centro de Física Espacial de la Universidad de Boston.

La luna se eleva sobre la Ciudad de Méxic. Foto AP Photo/Marco Ugarte.

La luna se eleva sobre la Ciudad de Méxic. Foto AP Photo/Marco Ugarte.

«Tiene una corriente de cosas que salen de ella».

Durante unos días cada mes, cuando la luna nueva se mueve entre la Tierra y el sol, esta cola parecida a la de un cometa empolva el lado de nuestro mundo que está orientado hacia el sol.

La gravedad de nuestro planeta aprieta esa corriente de sodio, estrechándola en un rayo, invisible a simple vista, que envuelve la atmósfera terrestre y sale disparado al espacio desde el lado opuesto del planeta.

Este rayo lunar puede verse con cámaras especiales como una mancha en los cielos crepusculares.

A veces aparece más brillante, a veces más tenue.

Desde que la cola y su rayo fueron vistos por primera vez a finales de la década de 1990, los científicos se han preguntado qué controla el brillo del rayo.

Como se informó el miércoles en un estudio publicado en el Journal of Geophysical Research: Planets, 14 años de observaciones sugieren que los meteoritos -sobre todo los más grandes y rápidos que bombardean la Luna al azar- pueden explicar qué controla su parpadeo.

«¿Tiene esto una aplicación práctica?

Probablemente no», afirma Baumgardner, autor principal del estudio.

Esta investigación no fue impulsada más que por la curiosidad, dijo, un deseo de simplemente aprender más sobre esa hermosa perla volcánica en el cielo y su desconcertante rayo de luna.

«Creo que es muy copado», dijo Sarah Luettgen, estudiante de la Universidad de Boston y coautora del estudio. «Casi parece algo mágico«.

La Universidad de Boston ha colocado en todo el mundo varias cámaras para captar imágenes de todo el cielo, esencialmente lentes de ojo de pez que ven todo el cielo visible.

Originalmente diseñadas para detectar auroras, pueden ver el sodio en la atmósfera terrestre con un filtro.

Suelen observarlo cuando los meteoritos se queman antes de alcanzar la superficie de nuestro planeta.

En noviembre de 1998, durante el punto álgido de la lluvia de meteoritos anual de las Leónidas, un equipo que trabajaba con una de estas cámaras en el Observatorio McDonald de Fort Davis (Texas) esperaba ver esas llamaradas de sodio.

Se quedaron perplejos cuando, justo después del pico, una mancha de sodio persistió en el cielo durante tres noches.

Esta mancha, que aparecía en el lado del mundo que daba la espalda al sol, se hizo más brillante a medida que se acercaba la luna nueva, y luego se desvaneció rápidamente.

Tras un trabajo adicional, que incluía modelos que simulaban de dónde podía proceder la mancha de sodio, el equipo llegó a la conclusión de que debía ser el resultado de una cola de sodio similar a la de un cometa que se extendía al menos 500.000 millas desde la luna.

La cola puede estar rociando el mundo con sodio, pero es extremadamente difusa, por lo que no hay ninguna posibilidad de que la caspa de polvo lunar se acumule en nuestras cabezas, dijo Luke Moore, un científico investigador de la Universidad de Boston y coautor del estudio.

La mancha lunar de noviembre de 1998 apareció especialmente brillante tras el pico de la lluvia de meteoritos de las Leónidas.

También se vio durante otras lunas nuevas sin lluvias de meteoritos concurrentes, pero era más tenue.

Los científicos sospecharon, por tanto, que los impactos de la lluvia de meteoritos estaban desprendiendo suficiente sodio para alimentar una mancha especialmente luminosa.

Sin embargo, la cámara del Observatorio de El Leoncito, en Argentina, que tomó 21.000 imágenes de la Luna entre 2006 y 2019, cuenta una historia ligeramente diferente.

Las lluvias de estrellas anuales -como las Leónidas, una de las más intensas- pueden coincidir con una mancha lunar más brillante.

Pero no siempre es así, tal vez porque sus impactos no siempre son lo suficientemente energéticos como para lanzar el sodio lunar lo suficientemente lejos de la Luna para que pueda contribuir a la cola parecida a la de un cometa y a su mancha lunar.

Los impactos de meteoritos esporádicos, aquellos que no aparecen en las lluvias regulares, tienen una mayor correlación con el brillo de la mancha lunar.

Esto se debe posiblemente a que pueden ser más masivos, más rápidos y pueden chocar con la luna de frente, lo que significa que son capaces de expulsar más sodio en una órbita más alta.

Si un asteroide de tamaño adecuado se estrellara contra la Luna con suficiente impulso, podría expulsar suficiente sodio para producir un rayo lunar que cualquiera pudiera ver a simple vista, dijo James O’Donoghue, científico planetario de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón que no participó en la investigación.

Y si se pudiera observar, «sería una mancha de luz difusa del tamaño de las estrellas del cinturón de Orión«, dijo Baumgardner.

Pero incluso invisible, saber que la Tierra tiene un rayo lunar alimentado por meteoritos es suficientemente satisfactorio: un recordatorio del dinamismo de la Luna.

«Creo que definitivamente lo damos por sentado», dijo O’Donoghue.

Fuente: Clarín