La ruta del tulipán, uno de los itinerarios más espectaculares del mundo

Los increíbles campos de flores de los Países Bajos ofrecen un paisaje multicolor en primavera.

354

Los Países Bajos son el líder mundial de cultivo de tulipanes, y de allí procede la mayoría de los bulbos que se plantan en Europa y en Norteamérica.

La exportación de bulbos, el cultivo de las flores, en sus diferentes especies, es uno de los puntales económicos del país y, además, uno de sus grandes atractivos turísticos.

Los campos de tulipanes forman un manto multicolor que se puede disfrutar en todo su esplendor normalmente entre abril y mayo.

Hectáreas y hectáreas de plantaciones ofrecen al visitante un mosaico multicolor ordenado pulcramente en líneas verticales, de las que sobresalen las diferentes flores creciendo, buscando la luz del sol.

Una impresionante panorámica campos de tulipanes entre Lisse y Sassenheim, provincia de Zuid-Holland. Foto Shutterstock.

Una impresionante panorámica campos de tulipanes entre Lisse y Sassenheim, provincia de Zuid-Holland. Foto Shutterstock.

Plantaciones y rutas

Hay dos grandes zonas donde se concentra la mayor parte de los campos de tulipanes de Holanda.

En el pólder -término neerlandés que describe superficies terrestres ganadas al Mar del Norte- Noordoostpolder, en la provincia de Flevoland, y cerca de la costa occidental, en toda la zona entre la ciudad de Haarlem y hacia el norte de la provincia de Noord Holland, hasta Alkmaar.

En Flevoland se encuentra la conocida como Ruta del Tulipán, considerada uno de los itinerarios más bonitos del mundo para recorrer en auto.

Es una ruta de más de 100 kilómetros que recorre unas 2.000 hectáreas de campos de flores rojas, amarillas o moradas.

Los campos de bulbos están en el este y el sur de la región, pero sobre todo en el pólder de Noordoost. Se puede seguir la Ruta a pie, en bicicleta o en auto.

Además de admirar las flores, se ofrecen muchas actividades relacionadas con este cultivo, como talleres de fotografía de tulipanes.

Pueblos con encanto y flores con arte

Flevoland es la mayor región de cultivo de bulbos de flor de toda Holanda, pero la zona de alrededor de Haarlem es la más pintoresca. Se puede pasear en bici, caminando, y según qué zonas también se ven mientras se conduce en el auto por encima de los diques.

Flevoland es la mayor región de cultivo de bulbos de flor, pero la zona alrededor de Haarlem es la más pintoresca. Foto Shutterstock.

Flevoland es la mayor región de cultivo de bulbos de flor, pero la zona alrededor de Haarlem es la más pintoresca. Foto Shutterstock.

El llamado “Bollenstreek”, el cinturón de los tulipanes, cuenta con campos y campos de flores y también con multitud de pueblos con mucho encanto e historia.

Los típicos pueblos cultivadores de bulbos, como Sassenheim, Hillegom y Noordwijkerhout se unen a Lisse, donde se puede visitar el museo De Zwarte Tulp (el tulipán negro) para descubrirlo todo sobre la cultura de los bulbos.

Además de los campos, esta región cuenta con las vastas extensiones de dunas costeras que merecen una excursión, y con localidades de playa con mucha vida, como Noordwijk y Katwijk.

Pólders

Las primaveras suaves y con noches frías hacen de los Países Bajos el lugar perfecto para cultivar tulipanes.

La tierra de los pólders se drena constantemente, creando las condiciones ideales para los bulbos de tulipán, que necesitan suelo húmedo, pero bien drenado.

La cultura del cultivo floral en los Países Bajos comenzó en el siglo XVI. Foto Shutterstock.

La cultura del cultivo floral en los Países Bajos comenzó en el siglo XVI. Foto Shutterstock.

De hecho, esta cultura floral empezó ya en el siglo XVI, cuando los habitantes de la región comenzaron a cavar dunas, ya que necesitaban la arena para ampliar sus ciudades y vías.

La tierra que quedó al descubierto resultó ser perfecta para el cultivo de tulipanes, narcisos y jacintos, y el suave clima oceánico también fue idóneo para el cultivo de bulbos, que se disparó en el siglo XIX.

La temporada comienza normalmente en marzo, con la floración de los crocos.

Luego siguen los narcisos y los jacintos y finalmente, desde mediados de abril y hasta mediados de mayo, surgen majestuosamente los tulipanes.

Desfiles de flores

Esta flor con forma de copa (aunque hay muchas otras variedades con otras formas, algo menos conocidas) es la estrella de esta zona del país.

Muchas localidades viven el ciclo del año conforme a los ciclos de plantación y floración de estos bulbos, con diversas celebraciones y actividades, de manera similar a como algunas localidades españolas viven el carnaval a lo largo del año.

Entre las actividades más espectaculares se cuentan los desfiles con carrozas decoradas enteramente con flores, normalmente entre abril y mayo.

El Bloemencorso es uno de los más importantes, un desfile floral anual que empieza en Noordwijk y acaba en Haarlem, en el que figuras hechas exclusivamente de flores hacen las delicias de los visitantes.

Hay numerosas actividades y celebraciones relacionadas con los cultivos. Foto Shutterstock.

Hay numerosas actividades y celebraciones relacionadas con los cultivos. Foto Shutterstock.

Este año, a causa de la pandemia todo está cambiado, pero normalmente una veintena de carrozas inmensas y multitud de autos decorados hacen este recorrido de 42 km que pasa por la puerta del jardín Keukenhof.

Este jardín es uno de los más importantes en su género: abre exclusivamente en la temporada de los tulipanes y flores de bulbo para exhibir auténticas obras de arte realizadas a partir de las diferentes floraciones.

Casi siete millones de tulipanes y lirios de muchas variedades diferentes, además de narcisos, jacintos, orquídeas y muchas otras flores forman conjuntos esculturales preciosos.

Cuidado con las selfies

En los campos de tulipanes, por muy bonitas que sean las flores de cerca y por muy espectaculares que sean las filas ordenadas por colores, no hay que olvidar que el espectáculo es una plantación privada y, por tanto, se ha de cuidar y respetar el entorno.

En algunos jardines permiten caminar entre las flores y cortar algunas para llevar. Foto Shutterstock.

En algunos jardines permiten caminar entre las flores y cortar algunas para llevar. Foto Shutterstock.

Por norma general no se puede entrar en los campos, ni mucho menos recoger flores. El agricultor tolerará con una sonrisa atenta al turista que se hace una foto en el extremo de la fila colorida, pero si intenta adentrarse en el campo para empaparse de la sensación, recibirá una reprimenda.

Está permitido caminar por los bordes de los campos, pero la tentación de hacerse una selfie rodeado de tulipanes se debe superar, porque se pueden estropear las plantaciones y transmitir enfermedades a las flores.

De todos modos, para evitar tentaciones hay algunos jardines donde está expresamente permitido adentrarse entre las flores y cortarlas para llevarse algunas a casa.

Entre ellos están Anneke’s Pluktuin, en Biddinghuizen, y el jardín de tulipanes Tulpenpluktuin van de Boerenshop, en Marknesse.

Fuente: Carmen Giró , La vanguardia, Clarín