Lo que hay que leer: una selección de escritores argentinos sub40 recomendados por autores consagrados

¿Cuáles son las diez jóvenes promesas de las letras nacionales que hay que sumar a la biblioteca? Los recomendados de María Teresa Andruetto, Mariana Enriquez, Pablo de Santis, Laura Ramos, Eduardo Sacheri, Ana María Shua y María Rosa Lojo

shsheh

Tienen más de veinte años y menos de cuarenta. Ya publicaron sus primeras novelas y libros de cuentos y llamaron la atención de autores consagrados nacionales como María Teresa Andruetto, Mariana Enriquez, Pablo de Santis, Laura Ramos, Eduardo Sacheri, Ana María Shua y María Rosa Lojo, que los recomiendan. En la selección figuran también jóvenes poetas y autores de no ficción. Acá están, estos son los 10 escritores sub40 que hay que leer.

Matías Fernández Burzaco (Buenos Aires, 1998)

Su primer libro, Formas propias. Diario de un cuerpo en guerra, publicado por Tusquets,, sorprendió por la sinceridad y la crudeza. Habla sobre su enfermedad, fibromatosis hialina juvenil, que padecen apenas sesenta personas en todo el mundo. “Mi cuerpo parece el de un humano que estaba a punto de transformarse en monstruo pero se trabó, se quedó en la mitad del proceso. Mitad vida, mitad muerte”, escribió Fernández Burzaco.

Este año presentó el segundo, Los despiertos, editado por Orsai. “Si bien por ahora está incursionando casi exclusivamente en crónica y autoficción, tiene un registro tan poderoso y una capacidad de absorber y creativa, también en otras áreas, además de una inteligencia en cuanto a cómo hablar de sí mismo y lo que lo rodea sin cursilerías, muy atrevido, que creo que puede incursionar en ficción y en lo que quiera si tiene ganas”, dijo Mariana Enriquez a LA NACION.

Olivia Gallo (Buenos Aires, 1995)

A los 27 años, ha publicado Las chicas no lloran (Tenemos las Máquinas), una selección de doce cuentos inquietantes. Laura Ramos la recomienda “porque sus heroínas son muchachas, y son frágiles y vulnerables, y se maquillan los ojos y se pintan los labios y todo lo que desean es ensuciarse, embarrarse, llenarse de lodo. Son adorables”.CONFESIONES DE UNA JOVEN ESCRITORA

Ramos también destaca a Pablo Solberg: “Encontré una novela suya siendo jurado de un premio literario y me impactó su prosa disruptiva y a la vez delicadísima. Es una nueva voz a la que hay que leer”, aseguró la autora de Las señoritas.

Entre la literatura que destaca como influencia directa en su vida, está Ocio, la obra de Fabián Casas, de la que, dice Olivia, la ayudó a adentrarse en los escritores argentinos contemporáneos
Entre la literatura que destaca como influencia directa en su vida, está Ocio, la obra de Fabián Casas, de la que, dice Olivia, la ayudó a adentrarse en los escritores argentinos contemporáneosVera Rosemberg

Juanjo Conti (Carlos Pellegrini, Santa Fe, 1984)

“Es autor de la nouvelle Las lagunas (Editorial Municipal de Rosario), cuyo título refiere al agua, pero también a los lapsus de la memoria, que ocupan un lugar esencial en la trama. También escribió un cuento que me parece infaltable en cualquier futura antología de ciencia ficción, ‘El padre de la red’”, dice Pablo De Santis, que suma en su recomendación a Yamila Bêgné (Buenos Aires, 1983), “una cuentista muy imaginativa que ha publicado La máquina de febrero (Leteo) y Protocolos naturales (Metalúcida), entre otros libros”.

Marina Closs (Misiones, 1990)

“No puedo dejar de mencionar a mi admiradísima Marina Closs, una chica misionera muy joven, que ya ha publicado mucho. Fue finalista del premio de libro de cuentos inédito más importante de la lengua española, el Ribera del Duero, en España, dotado de 50 mil euros. Leí Tres truenos y Monchi Mesa (ambos editados por Bajo la luna). Marina tiene una prosa deslumbrante. Me recuerda un poco a Libertad Demitrópulos. Pero mientras que Libertad tenía una maravillosa voz poética, pero solo una, Marina, sin dejar ni por un instante el aliento poético de la prosa, se da el lujo de jugar con voces diferentes para cada uno de sus personajes. Es una genia”, opina Ana María Shua, que también destaca a Valeria Tentoni (Bahía Blanca, 1985). “Recuerdo haber leído con placer y alegría su libro de cuentos El sistema del silencio (publicado por el sello 17grises), que me recomendó entusiasmado Guillermo Martínez”.

Maxi Legnani (Buenos Aires, 1990)

María Rosa Lojo recomienda el libro Umbral (Ediciones del Dock) del joven periodista y poeta. Lo define como “poesía de iniciación, de cruce, marcada por lo bello y lo siniestro”. En 2020, en plena cuarentena, Legnani coordinó junto al director teatral Juan Parodi el proyecto Leer en casa, en el que invitaban a artistas a compartir literatura a través de las redes sociales. Licenciado en Comunicación Social, Legnani es conductor de radio y televisión. Ha publicado también los libros Los rostros del fuego (2013) y La lengua del silencio (Vinciguerra).

Daniel Lipara (Buenos Aires, 1987)

“En poesía, hay en este momento una figura muy original, que trae una mirada nueva, fresca y perturbadora: es Daniel Lipara. En su primer libro, Otra vida (Bajo la luna), se permite combinar lo autobiográfico con la literatura épica más clásica: cuenta la historia de su vida como la hubiera cantado Homero. ¡Hay que pararse al lado de Homero y no parecer petiso! Y a Lipara se lo ve bastante alto: lo suficiente como para que su libro haya sido traducido en Estados Unidos por la gran poeta Robin Myers y se esté preparando para participar de festivales internacionales mientras publica su segundo libro”, aportó también Shua.

Virginia Higa (Bahía Blanca, 1983)

“Puedo nombrar a Virginia Higa. Me encantó su novela Los sorrentinos (Sigilo) y no dejo de recomendarla. Sé que no solo escribe ficción, sino que además es traductora. Me gustó tanto su primer libro que bien vale dejar al menos esa recomendación”, responde Eduardo Sacheri. Descendiente de japoneses e italianos, Higa vivió en Mar del Plata, Río Tercero y Buenos Aires, donde estudió Letras. En la actualidad está radicada en Estocolmo, trabaja como traductora literaria y da clases de español.

Juan Pablo Bertazza (Buenos Aires, 1983)

Licenciado en Letras, periodista, narrador, poeta, fue elegido por Lojo por Síndrome de Praga (Adriana Hidalgo), “una novela insólita, inquietante, divertida, donde practica con mucha destreza lo que me gusta llamar ‘la mirada extranjera’, que redescubre lo real”. Bertazza vive en Praga desde 2017, cuando ganó la beca Praga Ciudad de la Literatura. Allá escribió su primera novela y su libro de poesía La revolución de terciopelo (Edulp). Los dos títulos fueron traducidos al checo. En 2021 publicó Alto en el cielo (también editado por Adriana Hidalgo), una especie de contracara de la anterior.

Camila Fabbri: escritora, directora de teatro, actriz y dramaturga
Camila Fabbri: escritora, directora de teatro, actriz y dramaturgaALEJANDRO GUYOT – La Nacion

Camila Fabbri (Buenos Aires, 1989)

Es escritora, directora de teatro, actriz y dramaturga. En 2017 publicó el libro de cuentos Los accidentes (Emecé-Notanpüan) y, en 2019, El día que apagaron la luz (Seix Barral), a la que Lojo define como una “impresionante crónica sobre el incendio de Cromañón y un testimonio generacional también”. Formó parte de la selección “Ochenteros, escritorxs nacidos en los 80″ en la Feria del Libro de Guadalajara (2017). En 2021 fue seleccionada por la revista Granta entre los 25 mejores narradores en español menores de 35 años, junto con otros dos argentinos: Michel Nieva (1988) y Martín Felipe Castagnet (1986).

Ansilta Grizas (San Juan, 1987)

Es fotógrafa y narradora. Publicó Un temporal (Entropía), “novela-diario de un dolor que no cesa, despedida de un padre amado que se pierde en el tsunami de la demencia”, según la opinión de Lojo. “Ansilta Grizas escribe para conjurar recuerdos, como si temiese que en los olvidos de su padre pudiese desvanecerse ella también. Escribe como si las palabras pudiesen contener el mundo”, escribió Romina Paula en la contratapa de la novela que tiene un punto de partida autobiográfico: la pérdida de la memoria de su padre.

Bonus track con tonada cordobesa

En la selección de la autora cordobesa María Teresa Andruetto figuran dos finalistas de la primera edición del Premio Sara Gallardo, del que fue jurado junto con Ana María Shua y Federico Falco. “Recomiendo a Natalia Rodríguez Simón (Quilmes, 1984) y su preciosa novela Era tan oscuro el monte (Mar Dulce), y a Marie Gouiric (Bahía Blanca, 1985) y su novela, De donde viene la costumbre (Literatura Random House)”, dijo a LA NACION. “También me parece interesante Lula Comeron, muy zarpadas ella y su escritura. Leí Con V de Villera (Evaristo Editorial), me gustó mucho, y las poetas Natalia Litvinova, Juana Lujaá y Natalia Linderman”.

Fuente: Natalia Blanc, La Nación