Los consejos de Marie Kondo a la hora de elegir qué descartar de todo lo que se acumuló en pandemia

Marie Kondo no solo ordena hogares, también nuestra vida.

werwer

En los últimos dos años, con la pandemia de por medio, las compras online explotaron. Las casas se llenaron de máquinas para hacer pan, fogoneros y bicicletas fijas. Ahora que volvió la normalidad ¿todavía despierta interés la marca minimalista de orden y limpieza de Kondo?

La gurú del orden japonés piensa que sí. Ella ve este momento como uno para expandir su técnica a las oficinas y a las rutinas de aseo personal. El verano pasado, en “Sparking Joy With Marie Kondo”, una serie de tres episodios que se transmitió en Netflix, se vio a Kondo persuadir a las personas a que adoptaran su principio del orden: “quedarse y guardar las cosas que den alegría y deshacerse de lo que no interesa”.

Ahora se está preparando para el lanzamiento de su último libro, “Marie Kondo’s Kurashi at Home” que será en noviembre. A través de sus páginas le mostrará a los lectores cómo aplicar su método en los distintos aspectos de la vida cotidiana. Entre sus sugerencias menciona: “Practique despertar su alegría”, ¿cómo hacerlo? Un simple ejercicio sería frenar y sentir el aroma de las flores.

“A medida que volvemos a la oficina o desarrollamos nuevas formas de trabajar a través del modelo híbrido, no hay nada mejor que crear entornos que reflejen felicidad”, me comentó Kondo en una entrevista por mail.

Ingresó en el mercado estadounidense cuando lanzó su libro “The Life-Changing Magic of Tidying Up”. El éxito fue tan grande que a partir de ese momento pasó a ser conocida simplemente como “Kondo”. En 2016 publicó“Spark Joy”,una guía ilustrativa con tips para doblar camisas, fue un hit.

Cuando llegó la pandemia, la sociedad estadounidense aprovechó el aislamiento como una oportunidad para renovar los artículos de sus casas y vestidores. Ni la inflación, ni el aumento de los precios de la nafta frenaron esta ola consumista. Hacer shopping se convirtió en una nueva maratón.

Durante el pico de la pandemia, cuando la vida social y las actividades eran limitadas, hacer compras era “probablemente una de las pocas cosas que mucha gente podía hacer, y que le divertía”, sostuvo Travis Osborne, director del Centro de Ansiedad en el Centro de Tratamiento de Seattle basado en evidencia. “En nuestro cerebro existen neuroquímicos que se liberan al momento de comprar algo y que causan una sensación de bienestar”, agregó.

Pero ahora que se está volviendo a la vida normal, fuera de los hogares, Kondo hace hincapié en que todas aquellas compras ya no traerán tanta alegría.

“Durante la pandemia, mucha gente acumuló objetos que en su momento les traían felicidad”, expresó Kondo. “Pero ahora les diría que elijan algunos de ellos, los más importantes, y que el resto o aquellos que ya no sirven, los donen”, agregó.

El mes pasado, Martha Stewart realizó una feria en su granja de Bedford, Nueva York para vender objetos que ya no usaba: muebles de jardín, canastas de mimbre y adornos. Para orientarse dónde ubicar cada artículo, las personas tuvieron acceso a una guía en formato serie que se podía encontrar en Netflix: “Get Organized with the Home Edit”.

Junkluggers, una empresa neoyorquina que se ocupa de retirar equipos y muebles que la gente ya no usa, aumentó su trabajo un 30% con respecto al año anterior. Josh Cohen, el propietario de la franquicia dijo que se sorprendió por la cantidad de bicicletas fijas que ya nadie quería. “Nada me sorprende, pero eso fue algo que me llamó la atención”, dijo y agregó: “Estás hablando de una bicicleta estática de $1,500″.

Para el doctor Tal Ben-Shahar, director del nuevo programa de maestría en estudios de la Felicidad de la Universidad Centenary en Nueva Jersey, este sentimiento no se obtiene a través de los objetos sino por medio de experiencias. “La alegría es un proceso que se construye con el tiempo”, comentó.

Para facilitar y fomentar el hábito del orden, Kondo vende una línea de cajas y cestos en la tienda The Container Store. También tiene una página web donde vende kits y artículos para la casa, y guías de tips e ideas de organización.

Por Ronda Kaysén

Fuente: Ronda Kaysen-New York Times, La Nación