Los porteños ahora se casan a los 34 años y la cantidad de bodas cayó a la mitad en casi tres décadas

Una tendencia que se afianza. Es el promedio de edad de las parejas que pasan por el registro civil. Son entre 5 y 6 años más grandes que en 1990.

asd

Inés Sánchez y Damián Jozuvaitis pospusieron su casamiento hasta que ella encaminó su carrera. La ceremonia se hizo el viernes, en el Club de Pescadores.

Es una simple pregunta, pero en realidad es más que eso: suena a reclamo y apuro, a expectativa y obligación. “¿Para cuándo los confites?”, sondean los parientes en la cena familiar. Ahora hay un dato para surfear el momento con elegancia e información: los porteños se casan seis años más tarde que sus padres. Así engrosan una tendencia mundial que se profundiza a un ritmo cada vez más acelerado.

”Esperamos a sentirnos preparados”. “Ahora estamos más plantados en la vida”. “Estaba enfocado en mi carrera y no tenía tiempo para una relación”. Lejos de las propuestas hollywoodenses en las que uno le pide al otro que acepte casarse con él, en los planes nupciales de hoy la decisión se siente más natural, pensada y compartida. Quienes la toman saben que son cada vez menos, pero que cada vez son más los que lo hacen a su edad, a mitad de los treinta. Es que en la Ciudad la edad promedio para conseguir la libreta de matrimonio ahora ronda los 34 años. Más precisamente, 35 para varones y 33 y medio para mujeres.

Inés y Damián tienen 31 y 35 años, respectivamente. Se casaron el viernes. Foto: Lucía Merle

Inés y Damián tienen 31 y 35 años, respectivamente. Se casaron el viernes. Foto: Lucía Merle

Son entre cinco y seis años más que en 1990, según revela un informe de la Dirección General de Estadística y Censos del Ministerio de Economía y Finanzas porteño. Fue elaborado en base a datos de otra Dirección, la del Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas del Ministerio de Gobierno de la Ciudad, que ya viene dando cuenta de otro indicador que va de la mano del anterior: la caída estrepitosa en la cantidad de casamientos en Capital. Pasó de 22.000 en 1990 a 12.400 en 2009 y, aunque esa cifra por momentos suba, en los últimos años volvió a caer y ahora sigue en picada.

Así es como a comienzos de los 90 había 7,4 matrimonios cada mil personas, mientras que en 2018, esa tasa se redujo hasta 3,6 por mil, menos de la mitad. Fueron en total 10.893 los casamientos ese año. De ellos, 10.374 fueron parejas heterosexuales y 519, conformadas por personas del mismo sexo: 321 entre varones y 198 entre mujeres.

Libreta roja. En 2018 hubo 10.893 casamientos. En 1990, alrededor de 22.000. Foto: Lucía Merle

Libreta roja. En 2018 hubo 10.893 casamientos. En 1990, alrededor de 22.000. Foto: Lucía Merle

“Creemos que esta postergación del matrimonio tiene que ver, al menos en parte, con que las mujeres están mucho más integradas al mercado laboral remunerado que hace diez o veinte años”, analiza José Donati, a cargo de la Dirección General de Estadística y Censos. Y pasa a explicar: “El interés por la carrera ahora se multiplica por dos y hay más pedidos de que el otro miembro de la pareja espere a que uno se asiente laboralmente antes de casarse”.

Para entender mejor este signo de época, hay que leer esos datos junto a los de la Encuesta Anual de Hogares, que hablan de formas de vincularse más allá del binario soltería-matrimonio. Esas cifras muestran que muchas de las parejas que no se casan sí conviven. “Esto también incide directamente en la baja de casamientos. La gente ahora tiende a vincularse en formas menos tradicionales, y eso es cada vez más aceptado. El prejuicio contra las parejas que no se casan va cayendo”, observa Donati.

Eugenia y Juan se casaron en el Club de Pescadores. Ambos tienen 41 años. Foto: Lucía Merle

Eugenia y Juan se casaron en el Club de Pescadores. Ambos tienen 41 años. Foto: Lucía Merle

Mientras que la idea de convivir sin pasar por el registro gana aceptación, la pierde la idea de casarse. “Las circunstancias socioculturales actuales mantienen una visión crítica acerca de la idea de ‘contraer nupcias’. Si hasta el término suena de la Edad de Piedra”, reconoce el psicólogo Alejandro Rueco. En su opinión, esto se da principalmente por dos motivos: por un lado, “en vista de lo efímero de los afectos y a que ‘nada es para siempre’”. Por el otro, por lo devaluada que está la institución del matrimonio, “al ser asociada con el valor que le otorga la Iglesia católica y demás confesiones religiosas”.

La Encuesta Anual es coherente con los números de los registros civiles: arroja que el 40,5% los porteños de entre 25 y 34 años está soltero, proporción que entre los 35 y los 44 años cae al 12,8%. Los casados, en tanto, pasan a constituir casi el 35% de los casos entre los 35 y los 44, es decir, más del doble del porcentaje que se registra entre quienes tienen entre 25 y 34. Por otra parte, quienes viven en pareja sin casarse es casi la misma entre los de 25 a 34 que entre los de 35 y 44: 35,3% y 36,4%, respectivamente.

Los porteños ya no tienen apuro para casarse ni se sienten obligados a hacerlo. Foto: Lucía Merle

Los porteños ya no tienen apuro para casarse ni se sienten obligados a hacerlo. Foto: Lucía Merle

En ese aspecto, Buenos Aires ya se parece a algunas ciudades de países europeos “como Francia, Alemania, España y hasta Corea del Sur”, resalta Donati. Se refiere a centros urbanos que, al igual que la capital argentina, también tienen una población cada vez más envejecida. “La postergación del casamiento se enlaza con el aumento en la esperanza de vida, que es lo que además conecta directamente con el envejecimiento de la población”, precisa el especialista.

Esta mayor expectativa de vida es otro de los factores que señala Rueco. “Hay más tiempo, lo que permitiría extender una ‘moratoria’ en el galanteo, entendido como el proceso a través del cual las personas experimentan sus emociones y sus afectos en la búsqueda de una relación afectivamente estable”. Con la pérdida de fuerza de los mandatos tradicionales, entonces, para muchos porteños los únicos que apuran para casarse ahora son esos parientes entrometidos en incómodas cenas familiares.

“Yo quería hacer carrera antes de casarme y él me bancó”

Inés Sánchez (31) y Damián Jozuvaitis (35), Barracas

Inés Sánchez y Damián Jozuvaitis pospusieron su casamiento hasta que ella encaminó su carrera. La ceremonia se hizo el viernes, en el Club de Pescadores. Foto: Lucía Merle

Inés Sánchez y Damián Jozuvaitis pospusieron su casamiento hasta que ella encaminó su carrera. La ceremonia se hizo el viernes, en el Club de Pescadores. Foto: Lucía Merle

“A él le había picado el bichito del casamiento antes, pero yo quería primero terminar los posgrados y hacer carrera, y él me bancó”, cuenta esta psicóloga con dos especializaciones. Ese fue uno de los motivos por los que Inés y Damián retrasaron su boda. El otro fue que “buscamos primero ser padres. No queríamos casarnos sólo para dar una gran fiesta. Preferimos algo más íntimo”. Hoy su hija Clara ya tiene dos años y medio, y pese a su corta edad habla del casamiento más que sus propios padres. Todo arrancó como una suerte de “amenaza” amistosa, un poco en serio un poco en chiste: “¡Mirá que saco turno para casarnos, eh!”, se decían el uno al otro. Hasta que finalmente ella reservó. El viernes fue el gran día, en el Club de Pescadores de Costanera Norte, uno de los lugares emblemáticos propuestos por el Gobierno de la Ciudad.

“A esta edad tenés más claro qué querés”

Nadia Mansilla (35) e Ignacio Mestrovic (36), Parque Patricios

Nadia Mansilla e Ignacio Mestrovic en su casamiento, en Barracas.

Nadia Mansilla e Ignacio Mestrovic en su casamiento, en Barracas.

“A los 30 casarse es un proyecto más serio que si lo hubiéramos hecho a los 20. A esta edad tenés más claro qué querés”, reconoce Nadia, que cuenta que, cuando anunció la gran fecha, sus allegados le preguntaron: “¿Todavía hay gente que se casa?”. En su caso, no buscó cumplir con un mandato, sino cerrar una búsqueda más personal: “Vengo de una familia ensamblada y mis padres nunca vivieron juntos. Entonces mi deseo era formalizar una familia, para contar con una estructura con la que no crecí”. Esa visión implicó derribar mitos: “Al principio no podían creer que nos casáramos, porque soy feminista. Pero creo que una puede serlo y creer en la institución del matrimonio”. Es que Nadia ve su casamiento como un gesto radical en tiempos de consumismo: “Hoy lo que no funciona enseguida se descarta. No se cree en relaciones a largo plazo. Y nosotros no tenemos una relación perfecta, pero sí nos pensamos hombro con hombro en este mundo voraz”.

“Dimos vuelta el sistema”

Eugenia Asili (41) y Juan Zavaleta (41), Recoleta

Eugenia Asili y Juan Zavaleta intercambian anillos en el Club de Pescadores. Foto: Lucía Merle

Eugenia Asili y Juan Zavaleta intercambian anillos en el Club de Pescadores. Foto: Lucía Merle

“Estuvimos ocho años de novios, a los 38 tuvimos nuestro primer hijo y ahora, a los 41, nos vamos a casar. Así que puede decirse que dimos vuelta el sistema”, explica orgullosa Eugenia. La gran fecha fue este viernes, también en el Club de Pescadores. “Ya que casarse a los 40 es atípico, por qué no casarse en un lugar distinto también”, razona. Para dar ese paso, primero buscaron haber resuelto otros temas: “Quisimos primero desarrollarnos personalmente, sabiendo que en el futuro íbamos a tener que dejar cosas y asumir nuevas responsabilidades”. Ahora ya con Pedro (3) y Milo (1), sentían que les restaba dar ese paso. “Nuestros amigos y familiares se sorprendieron cuando les contamos, pero en algún momento se van a acostumbrar -cuenta, y se ríe-. Nuestra sociedad vive en los marcos de las convenciones, que no están mal, pero cuando uno busca sentirse más cómodo con el desarrollo de la vida, suceden estas cosas”.

“La madurez te hace más fácil respetar al otro”

Gonzalo Rodríguez (42) y Daniela Parolin (40), Belgrano

“Queríamos algo moderado, pero tomó otro color: se fue agrandando y va a ser una fiesta con todo, bien tradicional”, cuenta Gonzalo sobre su inminente boda con Daniela, en unas semanas. Lo que es menos clásico es la edad a la que decidieron pasar por el registro civil y, en su caso particular, por el altar: los cuarenta. Ella es arquitecta y vivió ocho años en Barcelona, trabajando y haciendo posgrados. Él se enfocó en su carrera en un banco y “no tenía mucho tiempo para una relación”. Se conocieron hace tres años y comenzaron su relación paso a paso, sin apuros. “Antes se veía más eso de que cualquiera se casaba con cualquiera, por la edad, por los hijos, por no quedar como un solterón. Ya no”, celebra él. Y resalta una ventaja de casarse en este momento de la vida: “La madurez te hace más fácil respetar al otro”.

Fuente: Clarín