¿Más dosis? ¿Cada cuánto nos vacunaremos?

Las respuestas a tus nuevas preguntas sobre Covid-19

ewer

Mientras se acelera en la Argentina la administración de la dosis de refuerzo en la población adulta y un grupo reducido de menores, la escalada repentina de casos iniciada en diciembre, sumada la implementación del pase sanitario, provocaron una mayor demanda de vacunas por parte de quienes dudaban sobre su conveniencia y una inevitable ansiedad en aquellos que esperan la tercera aplicación.

El país presenta una alta tasa de inmunización: actualmente más del 85% de la población está inoculada con al menos una dosis, mientras que el 75% tiene completo el esquema inicial.

En este contexto, las dudas sobre la vacunación están relacionadas con las dosis de refuerzo a futuro y la cobertura ante eventuales nuevas variantes. ¿Cada cuánto nos tendremos que vacunar? ¿Cuántos refuerzos serán necesarios? ¿La vacuna que recibí me protege contra ómicron?

LA NACION elaboró una guía interactiva con información actualizada para responder las principales dudas de esta nueva etapa de la pandemia.

1 ¿Habrá cuarta dosis? ¿Cada cuánto nos vacunaremos contra el Covid-19?

El Ministerio de Salud de la Nación recomienda la administración de un refuerzo a quienes cumplen cuatro meses desde la última aplicación del esquema primario. La pregunta que se impone entonces es si a futuro será necesario sumar nuevas dosis. Ante la consulta de LA NACION sobre la posibilidad de vacunar de forma periódica con refuerzos, fuentes de la cartera sanitaria señalaron: “El objetivo hoy es que la gente siga iniciando esquemas, completándolos y asistiendo a darse el refuerzo en la medida que corresponda”.

Pablo Bonvehí, médico infectólogo y director científico de la fundación Vacunar, estima que “es probable” que se requieran dosis de refuerzo para ciertos grupos, pero que todo dependerá de la situación epidemiológica del país.

Leda Guzzi, médica infectóloga en el Hospital Maternidad de Vicente López, muestra una postura similar. “Las variantes nuevas nos presentan desafíos en cuanto a la pérdida de eficacia de la vacuna para prevenir la infección. Esto conduce a dos necesidades imperiosas: por un lado, la aplicación de nuevas dosis para reforzar la inmunidad, porque se ha visto que con la dosis de refuerzo la eficacia aumenta un 75% y, por otra parte, el aggiornamiento de las vacunas a un nuevo diseño para responder mejor a estas variantes”.

Por su parte, Humberto Debat, virólogo e investigador del INTA, es más cauto en su previsión. “Es muy difícil proyectar cualquier aspecto de la pandemia a más de dos semanas de distancia por la incapacidad de proyectar la trayectoria evolutiva de este virus”, plantea. Sin embargo, no minimiza la evidencia: la respuesta inmunológica va decayendo con el tiempo.

Daniela Hozbor, directora de grupo en el Laboratorio Vacsal de la Universidad Nacional de La Plata, intenta abordar el tema desde una perspectiva distinta: “El desafío más grande ya fue superado, ya que se lograron desarrollar las plataformas para las distintas vacunas y se desarrolló el componente de ellas: la proteína S, que resultó ser la más inmunogénica”. La especialista resalta la necesidad de un refuerzo para mantener los anticuerpos neutralizantes, que reducen el riesgo de infección.

2 ¿Cuál es la diferencia entre tercera dosis y dosis de refuerzo?

La dosis adicional de una vacuna es diferente de la llamada dosis de refuerzo y cada una tiene sus particularidades. La dosis adicional o tercera dosis forma parte del esquema inicial y se aplica cuando se estima que la respuesta inmune es insuficiente. Esta modalidad fue indicada para personas con inmunodeficiencia y para mayores de 50 años que recibieron Sinopharm, que no alcanza la efectividad del resto de las vacunas. El refuerzo, también llamado booster, es la administración de una dosis cuyo esquema inicial demostró estimular una respuesta inmune suficiente pero que fue disminuyendo en el tiempo.

3 ¿Nos tendremos que vacunar cada vez que aparezca una nueva variante?

“La pandemia es muy dinámica y la aparición de variantes de preocupación suponen un desafío. Con ómicron se comenzó a pensar en vacunas de segunda generación. Es decir, de ir adaptando y ajustando las vacunas disponibles en función de las variantes que circulan en el lugar para reducir el riesgo de infección y de enfermedad severa”, afirma Hozbor.

Los laboratorios que buscan desarrollar vacunas específicas deben pasar primero por una etapa clínica un poco más acotada que la del proceso original. Estos estudios, denominados puente, apuntan a evaluar la seguridad, pero también a comparar la respuesta inmunológica que se genera con respecto a la vacuna primaria. Son más restringidos y evalúan a menor cantidad de población, por lo que se pueden hacer en un período de tiempo relativamente breve.

Debat estima que a mediano plazo las vacunas multivalentes podrían ser una alternativa para inmunizar contra distintas variantes con un solo desarrollo vacunal. Por otro lado, se está explorando la posibilidad de alcanzar vacunas de pan coronavirus, que podrían brindar protección contra distintas especies dentro de la familia del coronavirus, entre los que se incluye el SARS-CoV-1 y el MERS-CoV.

“La generación de nuevos linajes sucede todo el tiempo, pero las variantes del virus que se conforman de manera distintiva son siete: las de preocupación [alfa, beta, gamma, delta y ómicron] y las de interés [lambda y mu]. No es tan frecuente la emergencia de una variante que se comporta distinto, que se establezca y que aumente su frecuencia, que tenga capacidad de competencia y que eventualmente pueda expandirse a nivel global”, aclara el experto.

4¿Por qué me dan una vacuna distinta a la que recibí en el esquema inicial?

La evidencia científica sugiere que utilizar una vacuna diferente a la que se usó para el esquema inicial de vacunación fortalece la respuesta inmunológica. Esto se denomina dosis de refuerzo heteróloga. En la Argentina se han realizado combinaciones tanto en el esquema primario como en la dosis de refuerzo y no se han observado problemas en la seguridad.

Actualmente, en el país las vacunas que se aplican como tercera dosis o refuerzo son de plataforma de vector viral (AstraZeneca, Cansino y ambos componentes de Sputnik V) o de ARN mensajero (Pfizer y Moderna). Esas son las recomendadas independientemente de si se combinaron en el esquema inicial.

5 ¿Cómo puedo calcular cuándo me llegará la dosis de refuerzo?

Frente al aumento de contagios y la rápida expansión de la variante ómicron, el Ministerio de Salud realizó cambios en las recomendaciones en la estrategia de inmunización con dosis de refuerzo. En la nueva disposición, acordada en conjunto con las 24 jurisdicciones, todas las personas mayores de 18 años que hayan completado el esquema inicial de vacunación, con un intervalo mínimo de cuatro meses, están en condiciones de recibir la dosis de refuerzo y serán llamadas con un orden de prioridad similar al que se determinó en la primera etapa de la campaña.

6 ¿Qué pasa si me llega el turno y estoy de vacaciones? ¿Me puedo vacunar en la costa argentina o en otra provincia si vivo en CABA?

Fuentes de los ministerios de Salud de Río Negro, Mendoza, Misiones y Córdoba confirmaron que la vacuna de refuerzo es de turno libre, independientemente del lugar de residencia. El único requisito que debe cumplir el ciudadano es que haya completado el intervalo de cuatro meses desde la aplicación de la segunda dosis.

La provincia de Buenos Aires y la ciudad permiten que residentes de otras jurisdicciones se inoculen en su territorio, pero deben acreditar que tienen un turno asignado y acercarse ese día a uno de los centros.

7 ¿Cuáles son los requisitos para recibir el refuerzo sin turno en la provincia de Buenos Aires sin tener residencia allí?

En territorio bonaerense, la inoculación del refuerzo o tercera dosis es de carácter libre para los mayores de 60 años, trabajadores de la salud que hayan completado sus esquemas primarios hace cuatro meses y personas inmunodeprimidas que hayan recibido el segundo componente hace un mes. En estos casos, la vacunación puede realizarse en cualquier posta, independientemente del lugar de residencia.

8 ¿Cuáles son las vacunas pediátricas que se están utilizando?

Actualmente se administra Sinopharm para inmunizar a los chicos de entre 3 y 11 años. Los resultados de fase 1 y 2, que fueron publicados en The Lancet, demostraron que la vacuna fue “segura y bien tolerada” en los participantes de 3 a 17 años y que “provocó respuestas sólidas” contra el Covid-19.

Las vacunas autorizadas para adolescentes de entre 12 y 17 años son las de Pfizer y Moderna.

9 ¿También los chicos recibirán la tercera dosis o solo la población adulta?

Por el momento, solo la población adulta mayor de 18 años recibirá una dosis de refuerzo. Entre los menores, solo está indicada para quienes presentan inmunocompromiso.

10 ¿La dosis de refuerzo me protegerá de la variante ómicron?

Distintos estudios demostraron una caída en la efectividad de las vacunas para prevenir infecciones sintomáticas, al no mantener los niveles de anticuerpos neutralizantes. En este sentido, se observó que la reducción de la efectividadera menor en personas que tenían una dosis de refuerzo.

Más allá de esta disminución, la inmunidad celular, que interviene para evitar las formas graves de la enfermedad, se mantuvo. Una investigación en curso con foco en poblaciones mayores a 65 años, llevada a cabo en Reino Unido, plantea que la efectividad de la vacuna para prevenir la enfermedad se redujo significativamente con ómicron en comparación con delta. Pero la protección para evitar hospitalizaciones se mantuvo, especialmente en quienes tenían una dosis de refuerzo.

11 Si me contagié recientemente de Covid-19, ¿debo recibir el refuerzo?

Desde el Ministerio de Salud se recomienda aplazar 90 días la aplicación de la dosis de refuerzo a quienes son casos confirmados de Covid-19 sintomáticos o asintomáticos al momento de cumplir cuatro meses desde la inoculación de la segunda dosis.

Bonvehí explica por qué se realizan estas sugerencias: “Hipotéticamente hablando, vacunarse justo después de haber cursado la enfermedad puede reducir la efectividad, ya que los anticuerpos generados por la infección pueden interferir con la respuesta inmunológica que provoca la vacuna”.

12 Si me vacuné en el exterior, ¿cómo me anoto para recibir la dosis de refuerzo?

Quienes se hayan vacunado fuera del país deben primero completar la declaración jurada en la aplicación Mi Argentina para que el sistema de salud nacional tenga constancia de la inoculación. De esta forma, se habilita el certificado de vacunación.

Si el ciudadano reside en la provincia de Buenos Aires, debe esperar a que la declaración jurada impacte en la aplicación para asistir a una posta de vacunación para ser registrado en el sistema. En CABA, se solicita consignar la vacunación en el exterior a través de Boti para luego poder empadronarse y recibir el refuerzo.

13 ¿Será necesario el refuerzo para viajar dentro y fuera del país?

Si bien no todas las provincias exigen el certificado de vacunación, rige el pase sanitario con distintas modalidades en el interior del país: se habilitan de este modo las actividades solo para quienes tengan completo el esquema inicial de vacunación, sin exigir el refuerzo.

La mayoría de los países en el exterior pide las dos dosis iniciales o un test PCR o de antígenos efectuado previamente al viaje. Aún no se requieren tres dosis o refuerzos para el ingreso, pero esto se puede modificar si la situación epidemiológica cambia.

14 ¿Cuáles son los requisitos de vacunación para obtener mi pase sanitario?

A nivel nacional, el pase libre rige para quienes tengan acreditado el esquema inicial de vacunación completo, es decir, no se exige tercera dosis o dosis de refuerzo. En la provincia de Buenos Aires se habilitó para los vacunados con una sola dosis, pero esta flexibilización finalizará el 28 de febrero y solo se permitirá mientras no esté vencido el intervalo entre la primera y la segunda dosis, que es de 28 días.

15 ¿Cómo es el nuevo esquema de aislamiento para quienes se encuentran vacunados?

Según las nuevas normativas del Ministerio de Salud, los casos confirmados que se encuentran vacunados con dos y tres dosis deben realizar siete días de aislamiento estricto. Luego, siguen tres días de cuidado en los no pueden concurrir a eventos masivos ni reuniones sociales, con normas sanitarias rígidas en los ámbitos laborales. En cambio, quienes tienen una sola dosis o no están vacunados están obligados a respetar diez días de aislamiento.

Los contactos estrechos asintomáticos con tres dosis serán eximidos de realizar el aislamiento, pero deben cumplir las pautas de cuidado por diez días. Quienes tengan el esquema inicial completo o hayan tenido Covid-19 en los últimos 90 días tienen la misma recomendación pero se suma la realización de un test entre el tercer y el quinto día del contacto con el caso confirmado. Por último, los inoculados con una sola dosis y los que no se encuentran vacunados deberán realizar los diez días de aislamiento.

Si bien estas son las recomendaciones a nivel nacional, cada jurisdicción puede adoptar la sugerencia, descartarla o realizar modificaciones. Laprovincia de Buenos AiresCABAya anticiparon que adherirán a los nuevos criterios, aunque Ciudad aclaró que lo hará de manera progresiva.

Fuente: La Nación