Mensajes en la radio. Los pobladores rurales ahora los pasan por Whatsapp

Jorge Piccini recorrió el Sur para retratar hombres y mujeres de campo atentos a los mensajes que les mandan por radio AM. Su obra es un ensayo sobre los vínculos, lo cotidiano y la inmensidad del Sur.

a

Detalles de una forma de comunicación aún vigente en buena parte de nuestro país.

Chiquitín Vera en La Paloma.
Chiquitín Vera en La Paloma. Crédito: Jorge Piccini

Jorge Piccini (46) se crio entre pueblo y el campo en Basavilbaso, Entre Ríos. Pasó buena parte de su infancia y juventud en la ciudad de Santa Fe. Sin embargo, recién descubrió los mensajes al poblador rural cuando recorrió la Patagonia como mochilero. Fue entre fines de 1999 y principios del 2000, con el cambio de milenio. ¡Vaya paradoja! Andaba a dedo, entre camiones y estancieras, parajes solitarios y campings, cuando el mundo se detenía alrededor de la radio. Los lugareños recibían los comunicados de sus familiares y Jorge definía su próximo trabajo fotográfico. No sabía que le llevaría quince años.

Algunos de los mensajes reproducidos en el libro de Piccini.
Algunos de los mensajes reproducidos en el libro de Piccini. Fuente: Lugares – Crédito: Jorge Piccini
Jorge, en ruta.
Jorge, en ruta. Fuente: Lugares – Crédito: Jorge Piccini

El Mensajero al Poblador Rural es un espacio radial de cuatro emisiones diarias que se transmiten a través de distintas frecuencias AM de la Patagonia. Es una forma de comunicación que funciona hoy en día, y desde hace más de setenta años en muchos lugares de nuestro Interior a dónde no llega la señal de Internet ni hay wifi. Funciona así: desde los pueblos o ciudades donde hay emisoras, los vecinos mandan los mensajes a la radio -en papel o por whats app- para que los lean al aire y así lleguen a los destinatarios.

Algunos de los mensajes reproducidos en el libro de Piccini.
Algunos de los mensajes reproducidos en el libro de Piccini. Fuente: Lugares – Crédito: Jorge Piccini

Son mensajes que anuncian la pérdida de un animal, el motivo de un viaje, un cambio de planes por cuestiones climáticas y hasta el nacimiento de un bebé. Funcionan, para muchos, como el único nexo de comunicación con la ciudad. Así devienen en micro relatos cargados de cotidianidad rural y mucha poesía. Son, finalmente, una clara muestra lo inmenso e hipnótico de nuestra Patagonia.

La versión moderna de los tradicionales mensajes, ahora en Whatsapp.
La versión moderna de los tradicionales mensajes, ahora en Whatsapp. Fuente: Lugares – Crédito: Jorge Piccini

POR AQUÍ PASA LA VIDA

Hay comunicados muy peculiares.
Hay comunicados muy peculiares. Crédito: Jorge Piccini

Fascinado por este fenómeno y enamorado del Sur, Piccini se fue a vivir a Bariloche hace 18 años y desde ahí empezó su ensayo fotográfico. Arrancó por Pichi Leufú y siguió bajando: El Chaltén, Esquel, Piedra Parada. Lugares alejados dónde la radio es todo. Retrató hombres y mujeres atentos al dial, que sintonizan la radio en silencio, con sus manos laboriosas e ilusión en la mirada.

Fuente: Lugares – Crédito: Jorge Piccini

Además, visitó las emisoras de la zona, charló con locutores y recopiló mensajes de puño y letra para fotografiar. Dorita Duré, histórica de Radio Nacional, hizo un aporte fundamental con su colección que data de 1972. Consiguió también muy buen material del archivo de la radio de Esquel. Y, sumamente apasionado por el tema, destaca lo fascinante de la narración y la tipografía de los mensajes.

Dionisio Riquelme a punto de subirse a su caballo en Ñirihuau Arriba.
Dionisio Riquelme a punto de subirse a su caballo en Ñirihuau Arriba. Crédito: Jorge Piccini

«Mi primera foto fue Brunilda y Bonifacio frente a la cocina de hierro, con el mate y la radio. Tenían alrededor de noventa años. Fallecieron poco antes de la publicación del libro», apunta Jorge que vive solo y tiene una hija, Lara, de diez años. Además de fotógrafo es Diseñador Gráfico. Trabaja como docente de nivel medio y terciario en el Instituto Superior Patagónico de San Carlos de Bariloche. Y, como si fuera poco, dirige una revista de fotografía latinoamericana, Bex. PLASMAR UNA ILUSIÓN

Brunilda y Bonifacio en su casa de Arroyo del Medio, Río Negro.
Brunilda y Bonifacio en su casa de Arroyo del Medio, Río Negro. Crédito: Jorge Piccini
Son mensajes con buenas y también malas noticias.
Son mensajes con buenas y también malas noticias. Fuente: Lugares – Crédito: Jorge Piccini

«Volver al campo fue volver a mi primera infancia. Que te reciban como si te conocieran. Involucrarme con la gente desde la fotografía es una sensación muy placentera. Así como subirme al auto, agarrar la ruta, internarme en parajes alejados de todo y conocer gente que ama la vida que tiene, pero que agradece recibir visitas», reflexiona el fotógrafo.

La casa de Don Luján y Doña Marabolis, en Cerro David.
La casa de Don Luján y Doña Marabolis, en Cerro David. Crédito: Jorge Piccini

Su libro Mensajes al poblador rural, fue publicado en mayo de 2019. Es una obra de 96 páginas, con una primera edición de mil ejemplares que se agotó rapidísimo, y una segunda, de quinientos. Una edición particular que el autor soñó, planificó, produjo, diseñó y sacó a la luz para hoy vender por encargo y distribuir en todo el país. Un libro que, además, le regaló personalmente a cada uno de los personajes que visitó. Y que, muy posiblemente, tenga una nueva versión. Esta vez, con los colores, las costumbres y los encantos de los mensajes al poblador del Norte argentino.

El día en que Jorge le entregó personalmente el libro a Dionisio Riquelme.
El día en que Jorge le entregó personalmente el libro a Dionisio Riquelme. Crédito: Jorge Piccini
Los mensajes se emiten por radio AM.
Los mensajes se emiten por radio AM. Crédito: Jorge Piccini
Jorge publicó su libro en mayo de 2019.
Jorge publicó su libro en mayo de 2019. Crédito: Jorge Piccini

Para comprar el libro Mensajes al poblador rural: por mail a [email protected], IG @jorgepiccinifotografía y FB Jorge Piccini.

Fuente: Ana van Gelderen, La Nación