Murió Ann Reinking, quien brilló en All That Jazz

Tenía 71 años. Bailarina, actriz y coreógrafa, se destacó en aquella famosa película de Bob Fosse.

asdsadas

La actriz, bailarina y coreógrafa estadounidense Ann Reinking, estrella de Broadway y famosa en el mundo entero por su actuación en All that Jazz (El show debe seguir), dirigida por Bob Fossefalleció a los 71 años el pasado sábado 11 de diciembre en Seattle, Washington.

La noticia se publicó recién este martes 15, en la revista Variety, haciéndose eco de las declaraciones de su cuñada Dahrla King.

«El mundo y nuestra familia permitieron un talento asombroso y vibrante y un alma hermosa. Ann era el corazón de nuestra familia y el alma de la fiesta«, dijo su familia en un comunicado.

«Estaba visitando a nuestro hermano en el estado de Washington cuando se fue a dormir y nunca se despertó; la extrañaremos más de lo que podemos decir. El Cielo tiene la mejor coreógrafa disponible ahora. Annie, te amaremos y te extrañaremos siempre», remata el texto.

Anne Reinking, con el Premio Tony que ganó por el musical Chicago. Foto AP

Anne Reinking, con el Premio Tony que ganó por el musical Chicago. Foto AP

Nacida en Seattle, Washington, fue más conocida por sus actuaciones como bailarina en los grandes escenarios de su país, pero en el exterior brilló desde su debut cinematográfico como comediante en Movie Movie (1978), de Stanley Donen, título que antecedió a una carrera corta pero brillante en la pantalla, seguida por All that Jazz (1979) y Annie (1982), de John Huston.

Los críticos reconocieron como su mejor trabajo el que hizo en la comedia de Blake Edwards Mis dos mujeres (1984), junto al prematuramente fallecido Dudley Moore, sobre un bígamo en problemas, que en la Argentina fue el modelo para programas televisivos como Naranja y media.

El trabajo de Reinking en Chicago le sirvió, en 1997, para ganar los Premios Tony, Drama Desk y Outer Critics Circle. Reinking replicó su coreografía en producciones de todo el mundo: Inglaterra, Australia, Austria, Suecia, Países Bajos y otros lugares.

En 1998, codirigió Fosse, tributo a la mayor influencia, tanto profesional como personalmente, en su vida, «Una de las mejores bailarinas del idioma jazz-moderno», declaró el admirado actor, bailarín, coreógrafo y director.

Ann Reinking, coreógrafa y bailarina, en una nota del año 2000 con Clarín. Foto Adriana Grosiman/Archivo Clarín
 .

Ann Reinking, coreógrafa y bailarina, en una nota del año 2000 con Clarín. Foto Adriana Grosiman/Archivo Clarín .

“Si hay un cielo, creo que Bob (Fosse) puede mirar hacia abajo y estar satisfecho. Realmente tuvo un efecto exponencial en la próxima generación de coreógrafos y bailarines ”, dijo una vez Reinking. «Te exigía lo mejor de uno y vos querías dárselo. Los grandes directores te dan ganas de ser bueno».

Sus créditos cinematográficos incluyen también Annie (1982) y el documental Mad Hot Ballroom (2005), que retrató a Reinking como jueza de una competencia de baile para niños de la ciudad de Nueva York.

La carrera de Reinking comenzó en Seattle, donde creció. Al principio, quería ser bailarina de ballet, «como todas las chicas», dijo. Cuando era estudiante ganó una beca en San Francisco con el Joffrey Ballet, pero en muchas de las improvisaciones de los estudiantes fuera del horario de atención, solo cantaba y no bailaba.

Su personalidad tempranamente adquirió rasgos de extrovertida. “Ahorré meses para lograr el dinero suficiente dinero para llegar aquí”, dijo sobre la ciudad de Nueva York, donde arribó con un boleto de ida y vuelta a Seattle, aunque nunca usó ese pasaje de regreso.

Fuente: Clarín