Murió en Madrid el director teatral y regisseur argentino Constantino Juri por la pandemia

Falleció en la capital de España, donde residía, a los 96 años, víctima del coronavirus y en plena actividad artística, mientras esperaba reponerse de una caída en la calle que sufrió en febrero pasado.

juri

Según la especialista cordobesa Beatriz Molinari, la noticia llegó a la provincia a través de un amigo y la cuarentena sumó una tristeza más.

«Para este año, el maestro había sido convocado para dirigir ópera en el Teatro del Libertador», de la capital mediterránea, apuntó.

El director artístico de ese coliseo, Hadrian Avila Arzuza, señalaba a principios de marzo: «La ópera está más vigente que nunca y tenemos todo para hacer nuestras producciones. La dirección escénica será de Constantino Juri, un verdadero emblema que ha hecho una gran carrera internacional y que como cordobés merece el reconocimiento aquí ante su gente; eso será a principios de agosto».

Juri había nacido en Morrison, provincia de Córdoba, y la crónica más reciente lo mostró en plena temporada teatral, como integrante del equipo de «Le cantatrici villane», de Valentino Fioravanti en febrero de 2020 en el Teatre de Sarrià, en Barcelona.

La crítica señaló «la divertida y dinámica dirección de escena del nonagenario director argentino Constantino Juri, afincado desde hace tres décadas en Madrid».

Constantino cursó estudios secundarios y universitarios en la ciudad de Córdoba. Becado en 1963 por el gobierno italiano y con el auspicio del Fondo Nacional de las Artes, realizó su perfeccionamiento de director teatral en la Academia Nacional de Arte Dramático Silvio D´Amico y de director de escena de ópera en la Academia Nacional de Música Santa Cecilia, de Roma.

La última vez que Juri dirigió ópera en Córdoba fue en la temporada lírica de 2001, a propósito de los cien años del fallecimiento de Giuseppe Verdi (1813-1901); en esa oportunidad montó «Rigoletto», con una descollante actuación de Marcelo Álvarez y dirección musical de Fernando Álvarez.

Según Molinari, mucho más cercana en el tiempo fue la experiencia con la Comedia Cordobesa: «El escenario es la droga más increíble. No se deja nunca. Tuve mucha voluntad y mucha suerte», señaló Constantino cuando dirigió en Córdoba el sainete «Los tres berretines», en junio de 2011.

Juri puso en escena alrededor de 80 óperas y dirigió a cantantes argentinos y extranjeros como Alfredo Kraus, Luciano Pavarotti y Plácido Domingo.

También dirigió zarzuelas, operetas y comedias musicales y montó más de 40 puestas de autores nacionales y extranjeros. Durante décadas repartió su agenda entre el teatro y la ópera, en Madrid, Buenos Aires, Córdoba y La Plata.