Murió Franco Battiato, ícono de la música italiana

Fue un artista ecléctico y original, un cosmonauta casi místico que probó con todo tipo de sonidos. Su querida Sicilia y el país entero están de luto

asdasd

La muerte Franco Battiato, uno de los más célebres cantautores y compositores italianos, conmocionó hoy este país, que se tiñó de luto por la desaparición de unos de sus músicos más poéticos y originales, cuyas canciones acompañaron a los italianos durante los últimos 50 años. Falleció a los 76 años en su Sicilia natal, donde permanecía alejado de los escenarios en los últimos años.

El cantautor dejó la música en 2017 a su propio estilo, de forma críptica: sin despedidas formales ni dando grandes detalles sobre las razones que le llevaron a ello. Todo comenzó con una caída que le postró en una “larga convalecencia”, según indicó su productora.

Battiato tenía el aire de una contradicción: su rostro adusto, con esa gran nariz y unos gruesos cristales que enmarcaban sus ojos, escondía un maestro sin miedo que tocó todo tipo de música, desde el rock a la étnica, y deambuló por la pintura y hasta el cine.

Nacido a faldas de un volcán, el Etna, el Battiato veinteañero dejó su Sicilia natal tras la muerte de su padre, camionero, y se asentó en Milán, la gran capital económica y artística del país, donde conectó con la música y con su generación.

Se volvió mundialmente conocido por canciones como “Centro di gravità permanente” (1981) o “Voglio vederti danzare” (1982). Sus canciones han sido traducidas a numerosos idiomas, también al español. Su último disco salió en 2019, con catorce versiones sinfónicas de algunos de sus himnos más recordados, y un inédito.

Battiato recibe hoy el homenaje en redes sociales del mundo de la música, la cultura y la política, mientras las páginas web se llenaron de artículos sobre “el maestro”, como todos le recuerdan.

El presidente de la República, Sergio Mattarella, se mostró “profundamente apenado por la prematura muerte de Franco Battiato, artista culto y refinado que con su inconfundible estilo musical – fruto de intensos estudios y febril experimentación – ha fascinado a un vasto público, incluso más allá de las fronteras nacionales”.

”Un Maestro nos ha dejado. Uno de los más grandes de la canción de autor italiana. Único, inimitable siempre en busca de nuevas expresiones artísticas. Deja un legado eterno”, dijo por su parte el ministro de Cultura, Dario Franceschini, nada más conocerse la triste noticia.

El mundo de la política fue el primero en recordarle en las redes sociales, con mensajes de respeto y emoción, como el del ex primer ministro Giuseppe Conte, que escribió: “Y mi maestro me enseñó lo difícil que es encontrar el amanecer dentro del atardecer. Adiós Maestro”.

”Mi sincero y profundo pesar por la desaparición de Franco Battiato. Maestro. Poeta. Señor de la música y las palabras. Lo echaremos de menos”, tuiteó David Sassoli, presidente del Parlamento Europeo, mientras el ministro de Exteriores, Luigi Di Maio, le considera “uno de los mejores artistas italianos, que en su larga carrera ha sabido experimentar y modelar la música como ningún otro”.

Aunque siempre alejado de las actitudes militantes, Battiato nunca ocultó sus simpatías por la izquierda, pero hoy también la derecha quiso rendirle homenajedesde los ultraderechistas Matteo Salvini, “Una oración, un recuerdo y una canción para el gran Maestro”, al conservador Antonio Tajani ,“Nos deja Franco Battiato, un filósofo, un hombre libre que nunca se ha doblegado a la moda. Descansa en paz Maestro”.

También sus compañeros músicos quisieron recordarle, desde Piero Pelú, “Franco Battiato, Artista único e irrepetible en el panorama mundial, dejó su cuerpo en esta tierra y emprendió un largo viaje hacia mundos distantes y encontrar su centro de gravedad permanente”, a Marco Mengoni, “Que gran tristeza. Estoy sin palabras”, pasando por el veterano Roby Facchinetti: “Tu sensibilidad artística y humana ha sabido con nobleza transmitirnos a todos la gran belleza de la música. Gracias y buen viaje artista verdadero”.

Morgan le considera “el último de los verdaderos hombres de cultura en esta Italia mediocre y apagada”, mientras Eros Ramazzotti recuerda su “ironía, sabiduría, inteligencia infinita, genialidad”.

Asimismo se suceden los mensajes del mundo del espectáculo, con el célebre y veterano presentador de televisión Pippo Baudio, siciliano como él, a la cabeza: “Estoy realmente conmocionado por esta noticia, Franco era un amigo y un gran artista, era un personaje único, muy célebre, delicado. No fue un compositor y músico refinado, fue un poeta”.

Otros famosos presentadores televisivos quisieron también recordarle, como Fabio Fazio, “A ti querido Franco, con el corazón lleno de tristeza dedico mi silencio en el recuerdo de las emociones y de las sonrisas que me regalaste”, o Simona Ventura, “Se va el más grande poeta contemporáneo. Después de tanto sufrimiento, que la tierra sea suave para ti”.

Incluso desde el Vaticano el cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, le recordó en Twitter con el verso de una de sus canciones: “. . . cuán difícil es encontrar el amanecer dentro del atardecer (Franco Battiato, R. I. P. ) “.