Murió la primera fotógrafa de The Beatles: la creadora del famoso flequillo

Tenía 81 años. La alemana Astrid Kirchherr fue una de las mujeres que más influyó en ellos. Estuvo ahí cuando todo estaba comenzando, y lo dejó inmortalizado en imágenes fundacionales y en los peinados que se hicieron famosos en las tapas de varios discos de los Fab Four.

oi

Astrid Kirchherr los siguió de la nada para tener hasta su cuota de responsabilidad en que ellos se convirtieran en Los Beatles. Conocida por ser la primera persona en fotografiarlos, se dice que es la creadora del famoso flequillo. Tratándose de ellos, cabe decir que Astrid es la primera influencer de la historia. A los 81 años, la innovadora artista alemana murió el pasado miércoles 13 de mayo, en Hamburgo, pocos días antes de cumplir 82 años.

La noticia fue dada a conocer hoy a través de un mensaje de Twitter de Mark Lewisohn, uno de los más importantes estudiosos de la banda a nivel mundial.Newsletters Clarín Viva la música.

Astrid conoció a los Beatles en Hamburgo, quedó maravillada con su música (Shutterstock)

Ninguno de los dos mensajes da precisiones sobre los motivos del fallecimiento de quien fue una de las más cercanas amigas del famoso cuarteto de Liverpool.

Astrid era una estudiante de arte, aficionada a la fotografía, que mantuvo un noviazgo fulminante con el por entonces bajista Stuart Sutcliffe, el primer quinto integrante, íntimo amigo de John, quien abandonó la banda para dedicarse a las artes plásticas. Stu, como le decían todos, murió antes de que Los Beatles explotaran.

Se recuerda una foto tomada por ella, cuando en el quinteto aún estaba Pete Best en la batería. La imagen los muestra en un parque de diversiones de Hannover, sentados en una vieja locomotora de tren abandonada.

Esa fotografía dio la vuelta al mundo atribuida a una importante agencia de noticias internacional. Sin embargo, la artista no armó lío y desistió de entablar una demanda judicial por sus derechos de autor. «Apenas eran las imágenes tomadas a unos viejos amigos», fue el argumento que daba cuando se la consultaba al respecto.

Además es conocida en el ambiente como la creadora del corte de pelo mop top adaptado a los Beatles. Ella renegó siempre de esa fama capilar: «Toda esa mierda que la gente dijo, que yo creé su corte de pelo… ¡Eso es una pavada! Muchos jóvenes alemanes tenían el mismo estilo. Stuart lo tuvo por un tiempo, y los otros lo copiaron. Yo creo que la cosa más importante en la que contribuí fue en nuestra amistad».

La lente de Astrid Kirchherr para retratar a George Harrison, Stuart Sutcliffe y John Lennon. (Foto: AP Photo/Fleetwood Owen, Astrid Kirchherr)

La lente de Astrid Kirchherr para retratar a George Harrison, Stuart Sutcliffe y John Lennon. (Foto: AP Photo/Fleetwood Owen, Astrid Kirchherr)

Al momento de conocer al grupo, y quedar flechada con el bajista, Kirchherr estaba de novia con Klauss Voorman, otro estudiante de arte que años más tarde tocaría con Lennon solista, y ganaría fama global diseñando la estupenda portada del disco Revolver.

Envenenada con su reputación de estilista, en más de una entrevista le restó importancia al asunto. ​»Todos mis amigos en la escuela de arte usaban este tipo de corte de pelo. Mi novio de entonces, Klaus, ya lo tenía. A Stuart le gustó muchísimo. El fue el primero que realmente tuvo el valor de quitarse la gomina y pedirme que se lo cortara así».

La fotógrafa y sus amigos comulgaban con el movimiento existencialista francés de Sartre y compañía y copiaban su estética de cortes de cabello con flequillo y poleras negras. Los Beatles llegaron a ese pelo sin saber de dónde provenía la tendencia, dejando de lado sus ropas de cuero, botas tejanas y raros jopos rockeros.

Más inclinado a la plástica que a la música, el entonces quinto beatle, Stu,dejó el grupo para casarse con la fotógrafa, cuando todos debían regresar a Liverpool. Sin embargo, a las pocas semanas Sutcliffe murió a raíz de una lesión cerebral originada por una agresión callejera.


Aunque las fotos de Astrid tomadas al grupo tuvieron una gran circulación, Kirchherr dejó esa actividad por no sentirse «lo suficientemente capacitada» para eso.

En las décadas siguientes, manejó una galería de arte en Hamburgo y fue asesora de los realizadores del filme Backbeat, de la década del ’90, que contaba la historia de los primeros días de Los Beatles. La película estaba básicamente centrada en la figura del propio Sutcliffe.

Fuente: Clarín