Murió Omar Moreno Palacios, símbolo de la canción folclórica surera

MIRÁ LOS VIDEOS. Este emblema y referente de la tradición bonaerense, falleció a los 82, tras permanecer varios meses internados por una encefalitis, según anunció su hija Rocío.

omarmorenopalacios5

«No puedo elegir bien las palabras en este momento. Hablo, escribo y todavía no lo creo», lamentó la hija en el texto en el que precisó que el deceso se produjo cerca de la medianoche e invitó a participar del velorio, que se llevó a cabo en Temperley, en donde residía desde hacía varios años.

En tal sentido, remarcó que «él no quería nada. Ni despidos, ni llantos, ni que lo estén mirando, solo quería estar escuchando milongas» y añadió que «todo aquel que quiera y pueda pasar a lo que quiera, despedirse, llorar, hablar, pasar o tocarse un tema, será bienvenido».

Con una larga trayectoria, que incluye la creación de clásicos como «Sencillito y de alpargatas», aclamada en festivales europeos y considerada una especie de himno del folclore característico del sur bonaerense, Moreno Palacios se posicionó como uno de los referentes indiscutidos de este estilo, junto a otros grandes como José Larralde y Argentino Luna.

Pero además tuvo una ardua labor como difusor de ese estilo a través de diversos programas radiales, como el caso del legendario ciclo «La Posta», que pasó por varias emisoras hasta que en 2017 recaló en Radio Nacional.

Nacido en Chascomús, «El Gaucho», como se lo conocía popularmente, tuvo un temprano debut en la música, a los ocho años, y mantuvo una intensa actividad en la región hasta los 18 años, cuando se radicó en Uruguay, tierra natal de sus abuelos.

Allí tuvo su primera gran exposición en los medios a partir de su participación en la popular Radio Carve, en donde se codeó con figuras como Sabina Olmos y Charlo, y en Radio El Espectador, en donde trabajaba como locutor un joven Alfredo Zitarrosa.

En la década del `60 regresó a la Argentina e inició una notable carrera con actuaciones en los principales escenarios del país, junto a figuras como Los Chalchaleros, Los Hermanos Ábalos, Raúl Barboza y Julia Elena Dávalos, entre otras.

En ese contexto, comenzaron a sonar sus obras más reconocidas entre las que destacan «La paloma indiana», «Huella sin huella», «Provincia de Buenos Aires», «Te dije la verdad», «Trovador surero» y «Buen rumbo», entre tantas.

Pero la labor artística de Moreno Palacios no se limitó a la música, debido a que también tuvo intervenciones actorales en teatro, en donde actuó en una adaptación de la obra «Joven, viuda y estanciera»; y en televisión, siendo las más recordadas sus apariciones en programas que tenían a Luis Landriscina como protagonista.

El artista también encontró en la radio el gran sitio para difundir la música tradicional en diversos ciclos y, en la década del `90, comenzó a participar con asiduidad de distintos festivales europeos, en donde llamó la atención su particular estilo.

Más allá su incansable labor para llevar la música autóctona a escenarios de todo el mundo, tal vez sean las palabras que le dedicó su colega Horacio Guarany las que mejor grafiquen el arte de «El Gaucho» Omar Moreno Palacios.

«Cuando lo escuchaba, en el exilio, yo sentía que regresaba a mi patria. En la lejana Europa, Omar Moreno Palacios nos congregaba a los argentinos nostalgiosos. Cada vez que teníamos sed de pampa y de nuestra tierra. ¡Ah, las veces que hemos reído y llorado escuchando sus canciones y sus relatos lejos de la patria!», lo definió el recordado autor de «Si se calla el cantor».

Omar Moreno Palacios, un artista único y «cantor de cosas con historia»

Omar Moreno Palacios, exponente único del canto surero, no solamente por cultivar un género atravesado por los ritmos de milonga, cielo, cifra y estilo sino, además, por su indagación poética y la pericia de su mano derecha, se definía como «un cantor de cosas con historia».

Mucho más que un mero intérprete pero convencido de ser parte de un engranaje cultural surcado de lazos, puentes y memorias, el artista fallecido anoche a los 82 años, habló muchas veces con Télam y sus palabras lo definen y presentan tanto como su imponente obra.

En agosto de 1994 y tributado en el imprescindible ciclo «Maestros del alma», sostuvo: «Para muchos cultores de la milonga, hablar del zaino y vestir bombachas es una mera puesta en escena, para mí es lo cotidiano».

En el mismo sentido, en septiembre de 1999, expresó: «Yo no me disfrazo para cantar, vivo con ropa de gaucho porque me siento cómodo y es la forma de ser de cada uno. Puede haber otros intérpretes que cambian su pilcha para actuar, allá ellos, los respeto, pero no comparto su posición».

Aunque su voz lograba ser escuchada, el músico se quejaba del poco espacio que el género que abordaba tenía dentro del propio universo del folclore. Por ello, en 2003 y habiendo grabado un nuevo álbum, «Surero en todas partes», después de 17 años, dijo: «En mis comienzos anduve 12 años para poder grabar y me cansaba de recorrer las grabadoras para que todas me dijeran ‘lo suyo es muy bueno, pero no vende'».

«Actualmente -abundó Moreno Palacios- se puede ver que cualquier otro género, aun dentro del folclore, edita enseguida pero el canto de la pampa no tiene el espacio ni el lugar que se merece».

Tres años más tarde, en noviembre de 2006, señalaba a esta agencia que el canto surero no aparecía en los festivales folclóricos «porque en esos lugares quieren solo palmas y bulla arriba del escenario».

Hacia enero de 2013, tras ser jurado del Pre-Cosquín y antes de tocar en ese festival, reflexionó: «El público responde un poco a aquello que le piden. Si le piden palmas hace palmas, pero si le apuntás al hombre interior y te ponen el oído que necesitás, podés llegar hasta el alma. Tengo confianza. El público sabe escuchar».

También por entonces y a cuento de haber evaluado a nuevos valores folclóricos, lamentó que «los muchachos aprenden un tema y lo cantan sin tener memoria de lo que están cantando».