Música y educación vial se unen para la concientización de los niños y niñas de todo el país

En el marco del Plan Federal de Educación Vial que el ministerio de Transporte, a través de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, desarrolla en todo el país, el artista Luis Pescetti grabó 7 canciones para que los niños y niñas aprendan y debatan en las escuelas sobre la importancia de respetar las normas de tránsito, la prohibición de utilizar el celular al conducir y lo riesgoso que implica exceder los límites de velocidad.

qweqweqwe

Con eje en la concientización vial y proponiendo un ámbito de entretenimiento y diversión, la iniciativa busca llegar a los más jóvenes por medio de canciones que permitan incluir a la seguridad vial en el sistema educativo argentino, sirviendo como herramienta accesible para todos los y las docentes del nivel inicial y primario de todo el país.



La acción se enmarca dentro de la segunda etapa del Plan Federal de Educación Vial que además incluye la entrega de cuadernillos de actividades para los distintos niveles educativos, talleres para supervisores y directores y charlas de sensibilización para estudiantes de cuarto, quinto y sexto año. Además, se continuará con la capacitación en seguridad vial a docentes con otorgamiento de puntaje.

En la primera etapa de esta iniciativa federal, que comenzó en julio de 2021, más de 25 mil docentes del país recibieron las capacitaciones con los aspectos básicos y fundamentales para educar y concientizar a los estudiantes sobre las buenas prácticas y costumbres para lograr un tránsito respetuoso de las normas y una convivencia vial pacífica.

En este sentido, las obras de Pescetti, impulsadas por el ministerio de Transporte y la Agencia Nacional de Seguridad Vial, ofrece la construcción de una nueva conciencia vial a través de la comprensión del sentido y la función de las normas, así como visibilizar hábitos viales incorrectos como el uso del celular al volante (“Mensajitos” y “Si chateás, pará”) y el exceso de velocidad y conductas temerarias (“Yo no freno”).

El autor también resalta la importancia del traslado seguro de los más chicos mediante el uso del Sistema de Retención Infantil o sillita infantil (“Voy sentado atrás”), cómo cruzar la calle correctamente como peatones (“El único animal para pisar”) y la importancia de una conducción prudente y responsable (“La calle es de todos” y “Manejar no es de vivos”).