Avance científico: Podés vivir mucho más tiempo

¿Qué pasa si retrasamos el envejecimiento?

ertet

Phil Mickelson acaba de ganar el Campeonato de la PGA a los 50 años.

Tom Brady ganó la Super Bowl con 43 años.

Serena Williams es una estrella del tenis a los 39 años.

Joe Biden llegó a la presidencia con 78 años. El año pasado,

Bob Dylan publicó un excelente álbum a los 79 años.

Dos mujeres ancianas juegan a brain age 2 en nintendo ds. AFP Foto Diane  Bondareff.

Dos mujeres ancianas juegan a brain age 2 en nintendo ds. AFP Foto Diane Bondareff.

Está claro que todos estamos aprendiendo a ajustar nuestra concepción de la edad.

La gente vive más tiempo, goza de mejor salud y logra cosas a una edad avanzada que antes sólo parecían posibles a edades más tempranas.

Y no se trata sólo de las superestrellas.

La fracción de personas mayores de 85 años en EE.UU. clasificadas como discapacitadas se redujo en un tercio entre 1982 y 2005, mientras que la proporción de personas institucionalizadas se redujo casi a la mitad.

Los investigadores distinguen entre la «edad cronológica», es decir, la edad que dice el calendario, y la «edad biológica», es decir, la edad que parece tener el cuerpo según las mediciones del funcionamiento de los órganos y otros marcadores.

Resulta que la gente varía mucho.

En un estudio realizado con más de 1.000 neozelandeses, los participantes más lentos envejecieron sólo 0,40 años biológicos por cada año cronológico, mientras que los más rápidos envejecieron 2,44 años biológicos por año natural.

ConfEn esto influyen mucho la genética, el entorno y el estilo de vida.

Condiciones​

En conjunto, los estadounidenses parecen envejecer más lentamente que antes.

Eileen M. Crimmins, de la Universidad del Sur de California, y Morgan E. Levine, de Yale, compararon cómo envejecían los hombres de 60 a 79 años entre 1988 y 1994 y entre 2007 y 2010.

Descubrieron que en esos últimos años, los hombres que estudiaron tenían una edad biológica cuatro años menor que los hombres de los primeros años, en parte debido a las mejoras en el estilo de vida y los medicamentos.

Esto sugiere que no sólo la gente vive más tiempo, sino que también se mantiene más sana durante más tiempo.

Por un lado, el aumento de la salud y la longevidad es una historia antigua.

En 1900, la esperanza de vida en Estados Unidos era de unos 47 años y ahora es de unos 78.

Pero también podemos estar en la cúspide de algo nuevo.

A lo largo del siglo XX, hemos contribuido a la longevidad principalmente con la lucha contra las enfermedades.

En la primera mitad del siglo, las vacunas y otras innovaciones evitaron que la gente muriera joven de enfermedades contagiosas.

En la segunda mitad, las mejoras en el estilo de vida y otros avances médicos evitaron que muchas personas murieran en la mediana edad de cosas como ataques al corazón y cáncer.

Pero aunque estas mejoras han hecho más probable que la gente viva hasta los 65 años, después de eso, el propio envejecimiento se cobra un precio inexorable.

Aunque se supere el cáncer de pulmón o se sobreviva a un ataque al corazón, el deterioro del cuerpo acabará con uno antes de que pase mucho tiempo.

Enfermedades

Una persona de 80 años padece de media unas cinco enfermedades.

Por eso, aunque pudiéramos curar totalmente el cáncer, añadiría menos de tres años a la esperanza de vida media.

La cura total de las enfermedades del corazón nos daría, como mucho, dos años más.

Para mantener el tren de la longevidad en marcha puede que no baste con curar las enfermedades.

Es posible que también tengamos que abordar la condición subyacente del envejecimiento en sí, que es, después de todo, el principal factor de riesgo para el declive de la vida tardía.

S. Jay Olshansky, profesor de epidemiología y bioestadística de la Universidad de Illinois Chicago, ha contribuido a definir el envejecimiento como «la acumulación de daños aleatorios en los componentes básicos de la vida -especialmente en el ADN, ciertas proteínas, los carbohidratos y los lípidos (grasas)- que comienza en los primeros años de vida y acaba superando la capacidad de autorreparación del organismo».

La pregunta es: ¿Podemos intervenir para frenar el proceso de envejecimiento?

Esta semana Olshansky me envió un correo electrónico: «Aunque hoy en día no hay intervenciones documentadas que hayan demostrado ser seguras y eficaces para retrasar el envejecimiento en los seres humanos, estamos a punto de lograr un gran avance».

Es una opinión que comparte Andrew Steele, autor de «Ageless: The New Science of Getting Older Without Getting Old».

Describe una serie de intervenciones experimentales diseñadas para ralentizar los procesos biológicos que forman parte del envejecimiento.

Por ejemplo, a medida que envejecemos, acumulamos cada vez más células «senescentes«, que segregan moléculas inflamatorias que pueden acelerar efectivamente el envejecimiento.

En 2011, los investigadores eliminaron estas células en ratones y prolongaron su vida.

Los ensayos clínicos en personas comenzaron en 2018.

«Tratar el envejecimiento suena a ciencia ficción hasta que te enteras de los últimos avances en la biología del envejecimiento», escribe Steele.

Y añade: «El momento crucial llega si podemos empezar a desarrollar y desplegar tratamientos para el envejecimiento que supongan un aumento de la esperanza de vida de un año por año. Eso significaría que, de media, nuestra fecha de muerte se alejaría en el futuro tan rápido como la perseguimos».

Una era de envejecimiento lento podría plantear algunos retos reales.

Ya existen grandes desigualdades en materia de salud.

Un hombre blanco de 25 años con menos de 12 años de educación tiene un 61% de posibilidades de llegar a los 65 años.

Un hombre blanco de 25 años con 16 años o más de estudios tiene un 91% de posibilidades.

Teniendo en cuenta quiénes reciben atención sanitaria de calidad en este país, me pregunto si la clase con estudios universitarios estaría aún más adelantada.

Sin embargo, a pesar de las disparidades, es probable que todos los estadounidenses puedan tener una vida más larga y saludable.

Me imagino a una persona de 80 años saltando de la cama, montando en bicicleta por la mañana y jugando al softball por la tarde.

Todos tenemos tiempo prestado.

Más tiempo es más vida, y más de ella será dulce.

Fuente: Clarín