Profesor virtual

Educación a distancia: El cambio de paradigma que obligó el Covid-19 - Por la Profesora Elizabeth Otero Llorián, especial para DiariodeCultura.com.ar.

educ dist

Si de algo estoy segura en esta extraña época, es que somos muchos los que aprendimos sobre tecnología durante la pandemia.

Algunos docentes que hace unos meses pedíamos asistencia para usar el proyector en el aula, hoy manejamos diversas plataformas, dictamos clases a través de videoconferencias y tomamos exámenes de manera remota.

La educación a distancia existe hace más de 20 años, pero fue el 2020 el año donde explotó. Miles y miles de docentes tuvimos que convertir las planificaciones de nuestras clases presenciales a un formato remoto de la noche a la mañana.

Ésto, no convierte a nuestras materias en virtuales u online. Una materia virtual es aquella que fue pensada, diseñada y ejecutada desde el principio
como tal.

Quienes corrimos por el anuncio de suspensión de clases, lejos estábamos de tener material digitalizado, presentaciones sobre las cuales trabajar, plataformas instaladas en nuestras pc que nos permitieran subir material, programar encuentros sincrónicos, filmarnos y subir los videos, organizar los exámenes y capacitarnos. Fue sin preaviso, y lo logramos.

Todo parece indicar que esta vez, la educación a distancia llegó para quedarse. Ya sea 100% online o blended; así se denomina la metodología que combina la educación online con la presencial; las nuevas modalidades nos ofrecen posibilidades y herramientas que no queremos dejar afuera en el futuro. Pero para esto, tenemos que re-aprender.

Un profesor exitoso en sus clases presenciales, que se destaca por su carisma y por su capacidad de improvisación, no tiene el éxito asegurado en la modalidad virtual. En este nuevo formato de educación hay mucho para replantearse y aprender.

La educación a distancia requiere de planificación, preparación y dedicación. Desarrollar un tema verbalmente a través de una
videoconferencia pasa a ser una tarea más de la clase. Se suman nuevas planificaciones, presentaciones, foros, videos, actividades y tareas donde la presencia y acompañamiento del ocente es primordial.

La buena noticia es que el futuro llegó con novedades para la educación. La mala, es que no llega a todos por igual. Mientras que algunos países ya están pensando en utilizar la realidad virtual como herramienta educativa, otros esperamos tener conectividad en todo el territorio.

Cada quien dentro de sus posibilidades, pero somos muchos los docentes que trabajamos con energía y dedicación por un mismo fin : actualizar
la educación y darle el reconocimiento y la importancia que se merece.

===============================================================

Elizabeth Otero Llorián es Profesora de Matemática Financiera en la UADE.