Radio: el final de la Oral Deportiva, un decano que se despide a los 87 años

Muñoz, Zavatarelli, Macaya Márquez y Julio Ricardo, algunos de los históricos periodistas de la Oral Deportiva

saas

La Oral Deportiva, creada por Edmundo Campagnale en 1933, marcó durante décadas el pulso de la actividad dentro de la radiofonía argentina. Programa decano, el más antiguo en nuestro país, se emite ininterrumpidamente desde 1933 por Radio Rivadavia, pero se despide del aire junto con 2020. La emisora dispuso cambios, con una programación más enfocada en la política, y la tira deportiva ya no será parte del dial. Anoche se realizó el último programa en vivo, conducido por Martín Liberman. A partir de febrero, se prevé que en ese segmento horario estará el programa de Oscar González Oro.

A lo largo de sus 87 años de enorme e histórica trayectoria, por la Oral Deportiva pasaron destacados periodistas como José María Muñoz, Enrique Macaya Márquez, Juan Carlos Morales, Néstor Ibarra, Osvaldo Caffarelli, Horacio García Blanco, Washington Rivera, Ulises Barrera, Juan José Lujambio, Dante Zavatarelli, Enzo Ardigó, Julio César Calvo, Jorge Bullrich, Walter Saavedra, Julio Ricardo, Enrique Sacco y Ernesto Cherquis Bialo, entre otros.

Lo admitan o no, todos los programas deportivos de la radiofonía argentina que se precian de ser importantes existen gracias a la Oral Deportiva. De ella tomaron sus dos características principales: la diversidad informativa y el debate cotidiano sobre los hechos más destacados del momento. Podrá haber hoy mayor perfección técnica en la salida al aire y un trabajo de producción muchísimo más sofisticado, pero la esencia es la misma. Invariable. No hay nada nuevo. Todo se inventó en La Oral.

José María Muñoz, un relator símbolo de radio Rivadavia
José María Muñoz, un relator símbolo de radio Rivadavia Crédito: archivo

El oyente acostumbrado a escuchar por radio a la «patria deportiva» sabe, por ejemplo, que los grandes programas de fútbol se jactan de contar con un periodista dedicado casi con exclusividad a seguir día a día a determinado club. Sobre todo a los denominados «grandes». Nada demasiado lejano de aquélla premisa de La Oral en los tiempos de José María Muñoz, la de contar con «un cronista en cada cancha».

Las polémicas sobre el fútbol nuestro de cada día son la sal y la pimienta de la radio dedicada al deporte. Al mediodía, al atardecer o por la noche los opinadores desmenuzan la fecha del fútbol local, discuten sobre las características de tal o cual equipo, analizan el futuro de los jugadores más destacados y observan la marcha del fútbol en el mundo. Nada demasiado distinto a lo que ocurría con los inventores de esa polémica, los protagonistas de la «Mesa de café» de La Oral en su mejor época. Con Muñoz, Osvaldo Caffarelli, Horacio García Blanco, Dante Zavatarelli, Julio César Calvo, Beto González, Roberto Rinaldi, Roberto Ayala y muchos más. Con un solo matiz: hasta la llegada de Sport 80, nunca formaron parte del debate futbolístico las relaciones entre deporte y poder.

Enrique Sacco y el equipo periodístico de La Oral, hace unos años
Enrique Sacco y el equipo periodístico de La Oral, hace unos años

El libro Días de radio identifica a la Oral Deportiva, nacida en 1933, no solo como la decana del periodismo deportivo nacional, sino «en la más antigua del mundo». Guarda en su memoria las voces de las más grandes voces de nuestra radio consagradas al deporte. Y los oyentes más memoriosos saben que en un momento funcionaba como única caja de resonancia de la información y el análisis deportivo en la radio.

En un momento, la Oral Deportiva era al dial lo que El Gráfico era para el periodismo escrito. Así como cada martes se esperaba la llegada de la nueva edición del histórico semanario de Editorial Atlántida para completar el análisis pendiente de la fecha y entender las claves de la semana futbolística, había que aguardar cada tarde hasta las 19 para que en la sintonía de Radio Rivadavia (hogar de toda la vida para la Oral) se actualizara la información del fútbol, que hasta ese momento parecía congelada. Los programas periodísticos de la mañana o de la tarde no tenían, como ahora, columnistas deportivos. De Boca, de River y del resto del fútbol se hablaba solo en la Oral.

Un anuncio de la Oral Deportiva, con Muñoz como protagonistas, y con Julio Ricardo, Néstor Ibarra y Juan José Lujambio, entre otros, como parte del equipo
Un anuncio de la Oral Deportiva, con Muñoz como protagonistas, y con Julio Ricardo, Néstor Ibarra y Juan José Lujambio, entre otros, como parte del equipo Crédito: Archivo

La historia también registra algunas curiosidades. En un momento, Luis Sandrini llegó a formar parte del staff de la Oral. No era raro que Muñoz convocara a algún personaje del espectáculo porteño en su faceta más risueña para sazonar los debates futbolísticos con un poco de humor. Otra figura de la radio y del teatro porteño, Tomás Simari, también llegó a ocupar un asiento en la «Mesa de Café».

En la Oral no solo había fútbol. Juan José Moro hablaba de tenis y se convirtió en corresponsal permanente por el mundo de las aventuras de Guillermo Vilas y sus continuadores. Rodolfo Civitarese comentaba golf, Mario Serafini acercaba las novedades del ajedrez y Julio Gonzalo Pertierra se ocupaba de toda clase de disciplinas ajenas al fútbol. También había básquet y, por supuesto, boxeo, con la influyente presencia de Caffarelli y García Blanco, una dupla excepcional. El automovilismo pasó también por la Oral, hasta que consiguió con Carburando un espacio propio en Rivadavia.

Enrique Macaya Marquez y Muñoz.
Enrique Macaya Marquez y Muñoz. Crédito: archivo

Pero a menos que algún acontecimiento extraordinario (una pelea por el título mundial de box protagonizada por un púgil argentino, los Juegos Olímpicos o Panamericano, las grandes hazañas del tenis) modificara las prioridades, la Oral siempre arrancaba con el fútbol, seguía con el fútbol y dejaba para el final al resto de los deportes.

La Oral mantuvo hasta el final ese espíritu coral que marcó sus mejores momentos. El periodismo deportivo en la Argentina no era cuestión de un reducido grupo de voces, sino de un esfuerzo colectivo amplio que le dio sentido a un despliegue que hoy se manifiesta en toda su plenitud dentro de las transmisiones deportivas. Las conexiones facilitadas en la actualidad gracias a la tecnología digital y a los celulares eran en el pasado mucho más complicadas y costosas. Había que prepararlas con mucha anticipación e invertir muchísimo dinero en algo que hoy resulta muy fácil: comunicarse desde la Argentina con el exterior.

Enrique Sacco llevó adelante La Oral durante varios años en el siglo XXI
Enrique Sacco llevó adelante La Oral durante varios años en el siglo XXI Fuente: Archivo – Crédito: ESPN

Hasta en las experiencias finales, comandadas por Ernesto Cherquis Bialo, Enrique Sacco y Fernando Niembro, entre otros, la Oral Deportiva conservó su esencia. Información más debate, datos duros más polémica, testimonios más opinión. Hoy, las tiras deportivas porfían entre ellas para demostrar quién es la más influyente en la discusión futbolística. Antes de eso deberían empezar por reconocer la influencia de la Oral Deportiva en la manera de hablar de deportes por radio en nuestro país.

Fuente: Marcelo Stiletano, La Nación