Son el 2% más inteligente del país y forman el primer club de superdotados

En el primer piso de una antigua casona del barrio de San Nicolás, cercado por retratos presidenciales y placas de bronce que instalaron los actuales dueños del edificio, funciona uno de los clubes más singulares de la ciudad. Acá la gente no se junta para intercambiar opiniones sobre un libro, celebrar un deporte o catar vino. A los miembros de esta sociedad los reúne un objeto más inasible: la inteligencia. José Martínez, presidente del club de superdotados

2874046w1000

Mensa es una entidad sin fines de lucro fundada en 1946, en la ciudad británica de Oxford, que busca identificar y poner en contacto a individuos de todo el mundo con un cociente intelectual (CI) superior al del 98% de la población. Este valor puede variar de acuerdo con el método que se use para medirlo y será equivalente a un CI igual o superior a 131 en la escala de Wechsler, 133 en la de Stanford-Binet o 149 en la de Cattell.

El nombre de la entidad deriva de la palabra latina para «mesa», en alusión a la mesa redonda del mítico rey Arturo, donde todos eran iguales y no existían privilegios. El objetivo es subrayar que en este lugar reina la igualdad, más allá de sexo, raza, nacionalidad, religión o ideología de los integrantes.

A la fecha, el organismo está presente en más de 100 países y tiene cerca de 120.000 miembros, algunos de ellos reconocidos, como el autor de ciencia ficción Isaac Asimov, el director de cine Quentin Tarantino y los actores Geena Davis, Steve Martin, Sharon Stone y James Woods.

Para entrar en este club es necesario haber cumplido, al menos, tres años (la edad asciende a los 16 en nuestro país) y rendir una prueba de ingreso con ejercicios de observaciones lógicas que luego es corregida por un psicólogo evaluador.

 

El Club del Progreso, la sede de Mensa Fuente: ArchivoEl capítulo argentino nació en 2001 y tiene actualmente 360 miembros, con un promedio de edad de 37 años que pagan una cuota anual de $700.

En la actualidad ya hay sedes en Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Rosario y La Pampa. Es el segundo más grande en América Latina después del de Brasil y también hay sedes en Colombia y México.

La existencia de sociedades como Mensa no está bien vista por todos y, de hecho, algunos investigadores plantean dudas sobre el mecanismo de ingreso. Un estudio de la revista New Scientist publicado en 2012, sobre la base de 110.000 personas que realizaron exámenes de CI vía internet, concluyó que la inteligencia no se puede definir por un método solamente, sino por una combinación de al menos tres pruebas separadas en campos como el razonamiento y la habilidad verbal y la memoria a corto plazo.

Conducción joven
Lejos de lo que se esperaría de un club de «superdotados», los encuentros de Mensa son bastante descontracturados. Existen diferentes grupos de interés centrados en temáticas como fotografía, ajedrez, go y animé, que se reúnen cada 15 días en bares, las casas de los miembros o la sede actual del organismo, en el Club del Progreso, ubicado en Sarmiento 1334. Además, organizan un asado trimestral y diversas actividades en las sucursales del interior.

Con sus escasos 31 años, barba frondosa y tatuajes de bandas new metal, uno no se imaginaría que José Martínez es el presidente de Mensa Argentina. Sin embargo, este músico y consultor de business intelligence venció el año pasado a una lista integrada por los miembros fundadores del organismo.

«Cuando sos un pibe con coeficiente intelectual alto, en el colegio te toman como que sos lento o disperso, y la realidad es que estás a otra velocidad. Para mí, Mensa fue la confirmación de que no estaba loco, sino que tenía otras características que encontré en mucha gente parecida a mí. Acá agarré confianza y me pude desarrollar en otros aspectos», reveló a LA NACION.

Otros miembros del club también dijeron sentirse incomprendidos en su juventud por maestros, compañeros y hasta familiares.

Este fue el caso de Héctor Roldán, dueño de una empresa de máquinas etiquetadoras y uno de los primeros integrantes de la filial argentina. «Tuve una infancia y adolescencia bastante fulera -admitió-. En la escuela sufría problemas de bullying y de comportamiento. Me hicieron estudios neurológicos y, finalmente, me terminaron medicando. Me encaminé cuando tenía 20 años y, con el advenimiento de internet, se me dio por hacer algunos test de inteligencia y me dieron valores muy altos».

Cuando fue admitido, Roldán se encontró con otras personas que habían experimentado problemas similares a los suyos. «Pensé que era el único que hacía cinco carreras sin terminar ninguna. Ahí descubrí que a mucha gente le había pasado lo mismo que a mí -sostuvo-. Acá encontré un grupo de pares donde me siento contenido y más seguro de mí mismo».

Gracias a esta experiencia, en 2002 Roldán decidió fundar Creaidea, una ONG que enseña tanto a padres como a docentes a detectar si un chico es dotado o talentoso.

¿Cortos de mujeres?
En Mensa Argentina, como en otras sucursales del mundo, hay pocas mujeres. En nuestro país, apenas dan cuenta del 15% de los socios y, en las demás sedes del interior, esa cifra raramente supera el 25%. Sin embargo, sus integrantes reconocen que el interés de ellas ha crecido sostenidamente en los últimos meses de la mano de los movimientos que reivindican sus derechos.

«Somos pocas, tenemos menos porcentaje de mujeres que México, que es uno de los países más machistas», dijo Cintia Allega Fernández, profesora de la carrera de Logística en el Instituto Braun Menéndez de Berazategui y titular de la Secretaría de Inclusión Académica (SIA) de Mensa, que trabaja con representantes de la comunidad educativa para concientizar sobre la temática de los chicos con altas capacidades.

Dentro de la institución, Allega Fernández impulsó Mensa Fem, una toma del examen de ingreso exclusiva para mujeres que tiene lugar en su día, el 8 de marzo. Más allá de esta iniciativa, señaló que en este grupo no es realmente necesario promover una agenda diferenciada por géneros. «El resto de las actividades son para hombres y mujeres, acá hay muchísima igualdad», afirmó.

El próximo 16 de marzo, la entidad buscará sumar nuevos integrantes en la ciudad de Buenos Aires. Los interesados en rendir el examen de ingreso pueden anotarse a través del grupo de Facebook «Amigos y aspirantes de Mensa Argentina».

Fuente: La Nacion,  Andrés Krom