Una escritora en la cresta de la ola: El elogio de Patti Smith a la argentina Mariana Enriquez en Instagram

La “madrina del punk” califica a la narradora de “talentosa” y dice que “escribe sus historias con un giro poético oscuramente descriptivo”.

ascvav

“Esto es lo que estoy leyendo, cuentos de la talentosa escritora argentina y periodista Mariana Enriquez”, dice en su post de Instagram, junto a la típica imagen de un café, un cuaderno de notas y el libro en cuestión. Casi un lugar común en la red de las fotos, pero en este caso no. Hay una pequeña enorme diferencia. La que muestra un retazo de sus intereses es Patti Smith. Y su interés es la traducción al inglés del último libro de cuentos de Mariana Enríquez, Las cosas que perdimos en el fuego.

Sí, Patti Smith, la misma que fue a recibir el Premio Nobel de Literatura en nombre de Bob Dylan. La que llevó la poesía francesa del siglo XIX al rock. La que recientemente, cuando estuvo en Buenos Aires, se reunió con el entonces presidente electo Alberto Fernández para charlar de sobre los derechos de las mujeres, la crisis ambiental y la unidad latinoamericana, entre otros temas.

Mariana Enriquez. Maestra argentina del terror. / EFE

Mariana Enriquez. Maestra argentina del terror. / EFE

Ella, la que es, además de música, una gran escritora que también disfruta de compartir y difundir lo que ama como una fan cualquiera, pero iluminada. Entre sus hits más exitosos está Because the Night, una colaboración con Bruce Springsteen de 1977. Hace un cover de Smells Like Teen Spirit, de Nirvana, en homenaje a Kurt Cobain. En su repertorio hay una canción de Amy Winehouse, porque la admiraba. Hace pocos días le escribió un poema a la activista Greta Thunberg para celebrar su cumpleaños 17.

Pero Patti Smith, además de casi todo lo que significa y hace, es una gran lectora. Voraz. Lúcida. Dice sobre Mariana Enriquez: “Su trabajo: ríos contaminados, calles corruptas, carne arruinada, niños asesinados, un registro profundo del horror de lo común, lo conocido. Ella escribe sus historias, basadas en la atmósfera de lo real, con un giro poético oscuramente descriptivo”. Ese es su post, que ya tiene casi 25 mil favs. Remata con “¿Y qué estamos perdiendo todos en el fuego? Vidas humanas, especies, bosques, el zapato de un niño pobre, la querida muñeca de una niña”.

Breve, contundente y celebratoria, Patti Smith recomienda el libro de Mariana Enriquez con el mismo entusiasmo con el que señala injusticias alrededor del mundo, proclama que la gente tiene el poder, arenga, celebra, vive. Y lo hace con ojo crítico, de reseña precisa. Como en 2015 hizo con el libro de relatos El cerebro musical, de César Aira, en una columna en The New York Times. Y como el año pasado, cuando puso su foto con él para celebrar su cumpleaños y declararse (otra vez) fan. O como cuando avisó, con conocimiento de causa, quién quería que fuera su telonera para su último show en Buenos Aires, en julio de 2019: Paula Maffía.

Fuera de toda etiqueta, Patti Smith es una de las artistas más influyentes del arte en general. Y cuando el sábado a la noche posteó su recomendación del libro de cuentos de Mariana Enriquez, el que casi dio la vuelta al mundo y se publicó en más de 19 países y 14 idiomas, por supuesto que agarró a la autora desprevenida. “Recién me levanto porque enero y estoy un poco impresionada”, escribió en su Twitter el domingo al mediodía, con el link al post en cuestión. En pocas horas, Enriquez tenía más de 35 retweets, casi 900 «Me gusta» y un hilo eterno de respuestas que la felicitan de todas las formas.

A Mariana Enriquez siempre le fue bien con su literatura, pero el reconocimiento enorme, global, lo obtuvo con este, su último libro de relatos, Las cosas que perdimos en el fuego, que publicó Anagrama en 2016. Y como dice Smith, ahí la escritora cuenta el presente como pocos. Apenas corrida de la norma, un poco torcida de lo evidente. Con una extrañeza cotidiana que crece a lo largo de su obra hasta ser, sí, tan horrorosa como hipnótica.

Enriquez trabaja como subeditora del suplemento Radar en Página/12, donde además suele escribir, con ánimo de fan, pero con toda su pericia narrativa, sobre música, cine y literatura. Igual que hace Patti Smith con lo que le gusta. Y ahora, en un post de Instagram, se unen esos dos mundos darks, rockeros, medio punks, góticos, eruditos.

La segunda novela de Mariana EnríquezCómo desaparecer completamente (Emecé, 2004), la afianzó como autora, aunque todavía no había probado el género de terror. Fue con el libro de cuentos Los peligros de fumar en la cama (Emecé, 2009) cuando hizo su primera incursión macabra, una pequeña joya que en su momento pasó desapercibida y se reaprecia ahora, con reediciones y también una versión ilustrada de uno de sus cuentos, Ese verano a oscuras, que publicó recientemente la editorial española Páginas de Espuma.

Su libro de crónicas de viajes a cementerios, Alguien camina sobre tu tumba (Galerna, 2013), es un excelente mix de su mirada periodística, talento narrativo y alma dark. El perfil riguroso de Silvina Ocampo, La hermana menor (Ediciones Universidad Diego Portales, Chile, 2014 y editado en la Argentina por Anagrama en 2018), es una hermosa biografía. La nouvelle Éste es el mar (Random House, 2017) se sale de toda norma, como un fantasy rocker. Además están sus muchos otros relatos compilados aquí y allá en antologías, más los sueltos que todavía buscan libro, pero que aparecen tal vez en alguna web, como un regalo inesperado.

Desde su primera novela, Bajar es lo peor (Espasa Calpe, 1995, y reeditada por Galerna en 2013), Enriquez fue construyendo su voz. Y si Las cosas que perdimos en el fuego la catapultó al mundo, su última novela, Nuestra parte de noche, por la que ganó el Premio Herralde, la termina de consagrar como reina del horror local. La cereza de su postre es la reseña de la madrina del punk. Patti Smith y Mariana Enríquez, un solo corazón (dark).

Fuente: Clarín