Vacaciones: qué tener en cuenta para cuidar la salud al viajar

Preparar un viaje de descanso implica revisar qué vacunas hay que aplicarse y qué consejos seguir para disfrutar al máximo

werewr23

Seguir las recomendaciones antes y durante el viaje son parte de una experiencia feliz (Crédito: Sanofi Pasteur)

La flexibilización en la movilidad y la reactivación del turismo están dando lugar a que cada vez más personas vuelvan a viajar, ya sea con fines sociales, de ocio o profesionales. Cualquiera sea la razón, es importante mantenerse sano tomando recaudos y siguiendo las recomendaciones para evitar contraer enfermedades.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que todos los viajeros tengan su esquema de vacunación al día antes de iniciar un viaje. Ya sea por vacaciones, para visitar familiares o por trabajo, es importante realizar una consulta con el médico de cabecera o con un especialista en medicina del viajero sobre las recomendaciones de prevención según el destino e itinerario elegido, la condición de salud de cada persona, y las actividades a realizar durante el viaje. Se recomienda hacerlo entre cuatro y seis semanas antes de partir.

“En la consulta, además de asesorar sobre medidas de prevención, es importante revisar el calendario de vacunación y, de ser necesario, indicar las vacunas para ponerlo al día teniendo en cuenta la edad y los antecedentes de cada persona. Además, se debe considerar si hay alguna vacuna que sea particularmente requerida por el país o región que se va a visitar y también recomendar las necesarias para que la persona esté protegida según el destino”, explica el Dr. Tomás Orduna (MN 61.528), médico infectólogo tropicalista, jefe de la Unidad de Medicina Tropical y Medicina del Viajero del Hospital Muñiz de Buenos Airesy ex presidente de la Sociedad Latinoamericana de Medicina del Viajero (SLAMVI).

En la consulta, el profesional evaluará distintos factores como la región o área geográfica del destino e itinerario, la duración del viaje y la época del año. También indagará sobre las actividades a desarrollar, la edad del viajero, las inmunizaciones previas, si tiene enfermedades pre-existentes e, incluso, considerará situaciones particulares como podría ser el embarazo.

Salir de viaje preparados incluye revisar si el esquema de vacunación está completo (Crédito: Sanofi Pasteur)

Es importante tomar ciertos recaudos durante el viaje. En este sentido el Dr. Orduna advierte sobre algunos factores como el consumo de agua y alimentos seguros para prevenir, por ejemplo, la diarrea del viajero: “Recordar siempre consumir agua embotellada o potabilizada y alimentos bien cocidos. Mantener una adecuada y frecuente higiene de las manos y evitar las picaduras de insectos”.

Ciertos vectores como los mosquitos, flebótomos, chinches, garrapatas, moscas tsé-tsé, ácaros, caracoles y piojos pueden transmitir enfermedades causadas por parásitos, virus y bacterias. Para evitar las picaduras de mosquitos u otros vectores puede utilizarse repelente de insectos, espirales y/o mosquiteros. Además, se recomienda el uso de ropa de mangas largas con colores claros, pantalones largos y, al estar al aire libre, proteger la cuna y el coche del bebé con mosquiteros tipo tul. También existen enfermedades que se transmiten por mordeduras de animales, por lo que se sugiere evitar el contacto con animales salvajes o que estén en la vía pública porque pueden morder y transmitir enfermedades como la rabia.

En el actual contexto de pandemia por COVID-19 se deberá tener en cuenta la situación epidemiológica de cada destino y mantener los cuidados como lavado de manos, respetar distancia social, el uso de tapabocas y contar con la vacunación contra COVID-19, según lo establecido por cada destino.

Las vacunas del viajero se clasifican en tres tipos. Las habituales o de rutina, aquellas que forman parte del calendario oficial de vacunación para niños y adultos de cada país.

Las requeridas u obligatorias, responden al Reglamento Sanitario Internacional (RSI 2005): algunos países solicitan el certificado de vacunación internacional contra la fiebre amarilla, en tanto otros pueden tener exigencias particulares por situaciones epidemiológicas puntuales o determinados momentos del año. Por ejemplo, en Arabia Saudita se exige la vacuna antimeningocócica tetravalente conjugada a todas las personas que realicen la peregrinación a La Meca, además de la antipoliomielítica y contra fiebre amarilla a personas provenientes de países con circulación de esos patógenos.

En tanto, las vacunas recomendadas son las inmunizaciones sugeridas para los viajeros de acuerdo con las enfermedades a las cuales se pueden exponer durante el viaje. Estas recomendaciones son dinámicas porque están sujetas a los cambios epidemiológicos que pudieran aparecer, por lo que es necesario actualizarse antes de viajar.

Según la epidemiología y las características del viaje, actualmente se sugieren las vacunas contra la fiebre amarilla, hepatitis A, hepatitis B, difteria, tétanos y pertussis o tos ferina, poliomielitis, fiebre tifoidea, meningitis por meningococo, gripe o influenza, rabia, sarampión, rubéola y paperas, cólera, encefalitis japonesa y encefalitis centroeuropea. Tener el esquema de vacunación completo según el destino que se visite puede prevenir enfermedades y salvar vidas.

Fuente: Infobae