Volver a las salas, de Broadway a la calle Corrientes: “El teatro no es algo que está garantizado: es algo sagrado por lo que hay que trabajar”

La reapertura de Broadway y las inminentes temporadas en París, Londres y Roma buscan recobrar la confianza del público y el turismo internacional; en las salas de Buenos Aires se trabaja con un aforo de 70 %

asdasdf

No debemos considerar el teatro como algo que está ahí siempre, garantizado. Porque es algo sagrado”. Esto lo decía Lin-Manuel Miranda, creador de Hamilton, uno de los musicales más exitosos de Broadway de los últimos años, el último martes frente al teatro Richard Rogers, poco antes del reestreno de esta obra después de año y medio de silencio por la pandemia. Aunque algunos escenarios de Nueva York regresaron a la actividad en el verano boreal, ha sido esta última semana cuando han vuelto a levantar el telón las producciones más populares, devolviendo la vida al corazón cultural de la Gran Manzana y sumándose por fin a la progresiva reapertura de teatros y salas de ópera que se ha vivido en todo el mundo. También han arrancado sus nuevas temporadas o están a punto de hacerlo los principales coliseos de Londres, París, Roma y, por supuesto, España, uno de los pocos países donde estuvieron abiertos toda la temporada 2020.

La nueva temporada comienza con muchas ganas por parte del público y grandes expectativas, pero también con cautela, porque la falta de actividad ha dejado muy tocado al sector y porque las normativas anticovid todavía imponen límites, aunque de manera diferente según el país. Mientras en Estados Unidos, Francia e Italia los espectadores necesitan presentar su certificado de vacunación para asistir a los espectáculos, en otros, como España o Reino Unido, no son necesarios. Rigen además distintas restricciones de aforo incluso dentro de un mismo país: por ejemplo, Madrid permite vender el 100% de las entradas disponibles en una sala, frente a las limitaciones que se mantienen en el resto de España.8Ads by

La reactivación de Broadway va más allá de lo cultural: resucita el tejido económico en torno a los teatros (restaurantes, bares, tiendas de souvenirs, taxis), que empleaba en conjunto a cerca de 97.000 personas y proporcionaba a Nueva York 14.700 millones de dólares al año. El cartel de “no hay más localidades, no obstante, no podrá colgarse hasta que regresen a la ciudad los millones de turistas, nacionales y extranjeros, que constituían el 65% de su público.

Como hongos, gracias a la magia de los teatros, han brotado en las últimas semanas en Manhattan restaurantes y terrazas nuevos; veteranos diners y pubs que permanecían cerrados desde 2020; vendedores ambulantes de entradas o imitadores de personajes de Disney o Marvel: Broadway vuelve a ser una borrachera de gente y luces, tras año y medio como un agujero negro (este fin de semana se realizará la ceremonia de los premios Tony a la producción 2019-20). Rose y Allen aguardaban el jueves con ansiedad en la fila para Hamilton. “Es la primera vez que vamos al teatro desde la pandemia y hemos tenido mucha suerte al conseguir entradas, está todo vendido hasta Navidad. Estamos emocionados, ¡otra vez al teatro!”, decían a la puerta del edificio, dos horas antes de la función. Personal con termómetros digitales y lectores de escáner para comprobar el estatus de vacunación desfilaban entre el público. Las mascarillas, obligatorias dentro de las salas, también se veían en las colas, sin excepción.

El público que asiste a las salas de Manhattan debe mostrar su carnet de vacunación. Las salas funcionan con la capacidad total de butacas
El público que asiste a las salas de Manhattan debe mostrar su carnet de vacunación. Las salas funcionan con la capacidad total de butacasTIMOTHY A. CLARY – AFP

En el Ambassador, el teatro donde se representa el incombustible musical Chicago, Joan, la boletera, decía tener “casi todo vendido, aunque no sea una obra puntera, sino un clásico”. Los tres grandes éxitos (HamiltonEl rey León y Wicked) que hacían cada uno más de un millón de dólares de taquilla a la semana antes del cierre por el coronavirus son en estos días un hervidero de fans, pero las pequeñas salas también se benefician del impulso. “Hemos tenido que delimitar la fila con cintas, para ordenar al público y hacer la comprobación de la vacunación. La gente colabora porque está deseando recuperar la normalidad”, explicaba un trabajador del teatro, desde el que también se emite un famoso late show televisivo y que registraba la fila más copiosa de la zona.

De la resistencia en el Odeón a la vuelta del público en París

También en París hay filas por estos días. Elisabeth preparaba el jueves pasado la mascarilla y su certificado Covid-19 a las puertas del Odéon de París. “Lo extrañaba mucho”, afirmaba esta jubilada, fiel desde hace años a la mítica sala de la rive gauche parisina. Al igual que durante 1968, este teatro del Barrio Latino se convirtió durante la pandemia en un símbolo de resistencia: en marzo, un grupo de artistas y técnicos ocupó, como medio siglo atrás, el Odeón para reclamar más ayudas para el sector del espectáculo durante el segundo cierre por coronavirus de cines, teatros y otros espacios culturales, que duró casi siete meses, hasta mediados de mayo. El movimiento se extendió rápidamente por toda Francia y decenas de salas permanecieron ocupadas durante semanas.

En plena cuarentena,  los trabajadores de la cultura tomaron el Teatro Odeón, de París, como a otras tantas salas públicas francesas, reclamando al gobierno ayuda para sostener al sector. Con las salas y en funcionamiento, se teme que la nueva normalidad tarde en regresar
En plena cuarentena, los trabajadores de la cultura tomaron el Teatro Odeón, de París, como a otras tantas salas públicas francesas, reclamando al gobierno ayuda para sostener al sector. Con las salas y en funcionamiento, se teme que la nueva normalidad tarde en regresar

Las pancartas de protesta han sido sustituidas por grandes afiches con la nueva cartelera. Elisabeth se ve “completamente segura” y feliz de poder regresar a “su” teatro. Tampoco Anne Marie y su hijo Ferhat, otros habitués del Odéon, sienten temor alguno a la hora de volver a sentarse en una sala con público. “La primera vez fue un poco raro, pero ya nos hemos acostumbrado”, dice él. “Estamos vacunados y llevamos mascarilla, no es menos seguro que ir al trabajo o en metro”, acota su madre.

El mundo del espectáculo en vivo francés necesita público apasionado, como Elisabeth, Anne-Marie o Ferhat. Pese a las generosas ayudas públicas durante la pandemia —el plan de reactivación de la economía anunciado en septiembre de 2020 prevé 2000 millones de euros para la cultura, de los que ya han sido otorgados 793, según el Ministerio de Cultura—, el sector ha sufrido por el largo cierre y la amargura es amplia. “A pesar de haber recibido muchas ayudas y acompañamiento de los poderes públicos, hay un sentimiento de relegación en las prioridades, como si la cultura fuera un tema de segunda categoría”, resumía recientemente en Le Monde Françoise Benhamou, profesora de Economía en La Sorbona. “Creía que un país como el nuestro, que habla tanto de la excepcionalidad cultural francesa, se habría enorgullecido de mantener los lugares culturales abiertos”, lamenta el actor Nicolas Briançon.

El también director teatral comparte un miedo generalizado del sector: que la normalidad tarde en regresar. En la rue de la Gaîté, donde los pequeños teatros privados -que solo ahora retoman su actividad de forma generalizada- se multiplican entre bares y restaurantes, vuelven a formarse desde hace unos días colas ante las salas de espectáculos. Pero todavía no se ha recuperado el ritmo, dice Briançon. “El público empieza a volver, pero no es tan sencillo”, cuenta poco antes del comienzo de Jacques y su amo, la pieza de Milan Kundera que dirige y protagoniza en el teatro Montparnasse. “Todos decíamos que la gente tiene sed de cultura, pero no es verdad, muchos han perdido la costumbre de ir al teatro y vamos a tener que recuperarla. Se han acostumbrado a Netflix, a regresar a casa por la tarde. Es más difícil decir ‘voy al teatro’ que decir ‘bueno, me saco una cerveza de la nevera y me pongo una serie en casa’. Esto va a tomar algo de tiempo”, advierte. Aun así, la sensación de alivio de avanzar hacia una normalización de la vida cultural es compartida, asegura. “Pese a todo, para nosotros es una liberación poder ejercer nuestro oficio”, dice mientras reparte saludos entre los que esperan a la función.

Regreso escalonado en Londres

A finales de agosto, el entonces ministro británico de Cultura, Deportes, Medios y Asuntos Digitales, Oliver Dowden, expresaba su entusiasmo en una columna de opinión para el diario londinense Evening Standard: “Ha sido un placer ver cómo todos aquellos recintos culturales que el Gobierno apoyó durante la pandemia regresan a la vida y vuelven a ponerse en pie”. Dowden, sin embargo, ha caído en la reciente remodelación del gabinete impulsada por el primer ministro Boris Johnson. En gran parte, por su escaso tacto para relacionarse con el mundo de las artes, pero también por las críticas recibidas por su falta de ayuda financiera frente a la que recibían sus homólogos de Francia o Alemania. Los teatros pudieron acogerse al llamadoJob Retention Scheme, pero no han recibido casi apoyo económico para sus dos principales amenazas: la escasez de turismo externo que los sostenía -especialmente, en Londres- y el cambio de hábitos culturales de muchos ciudadanos después de la pandemia.

Esta fue una de las fotos dominantes de West End de Londres en tiempos pandémicos. El pasado 19 de julio, el llamado "Día de la LIbertad", las salas de la ciudad recuperaron su actividad
Esta fue una de las fotos dominantes de West End de Londres en tiempos pandémicos. El pasado 19 de julio, el llamado «Día de la LIbertad», las salas de la ciudad recuperaron su actividadAFP

Desde el llamado “Día de la libertad”, el pasado 19 de julio, cuando se levantaron las últimas restricciones, los teatros del West End, el Royal Albert Hall, la Royal Opera House o el Globe han podido volver a abrir con pleno aforo. Muchos han preferido hacerlo de un modo escalonado y han mantenido reglas de distancia social o controles aleatorios para algunos clientes para comprobar si disponían de la pauta completa de vacunación. Los musicales del West End londinense han resucitado gracias al lanzamiento de proyectos de presupuesto extraordinario: la Cenicienta de Andrew Lloyd Weber (el rey Midas de los musicales); Frozen, de Disney; o la versión teatralizada del éxito cinematográfico Volver al futuro.

Los empresarios teatrales han renunciado a las matinées de los miércoles, muy populares entre los turistas extranjeros por su bajo precio, y han redoblado funciones los sábados y domingos para atraer a un público nacional que, de momento, no ha fallado. El ahorro acumulado por las personas que pudieron mantener su empleo durante la pandemia y las vacaciones forzosas en el interior del país han permitido a los teatros más populares lograr aforos de más del 90%.

Sobre las restricciones en Italia

El Teatro de la Ópera de Roma ha vuelto a abrir sus puertas después de un año y medio en el que ha sobrevivido con espectáculos de streaming y gracias a dos temporadas estivales extraordinarias al aire libre en el Circo Máximo de la capital. El 14 de septiembre se abrió la temporada en el mítico Teatro Costanzi con el ballet Notre-Dame de París, de Roland Petit, con un aforo reducido del 30%, lo que ronda los 500 espectadores (su aforo normal es de 1600 asistentes), como explica a este diario la directora del cuerpo de baile de la Ópera de Roma, Eleonora Abbagnato.

La normativa en vigor en Italia es de las más estrictas. La ley dicta que el aforo de las salas culturales deberá reducirse al menos al 50% y especifica que los espectáculos al aire libre no pueden superar los mil asistentes, y los que se desarrollen en espacios cerrados deberán tener como máximo un público de medio millar de espectadores. Además, para acudir al cine, al teatro, a conciertos o a cualquier espectáculo en vivo es obligatorio llevar mascarilla, respetar las reglas de distancia social y mostrar el certificado covid que acredita la vacunación, que se ha superado la infección o que se ha dado negativo en una prueba reciente de coronavirus. El ministro de Cultura, Dario Franceschini, varios gobernadores regionales y numerosos exponentes del mundo del espectáculo, entre ellos músicos, directores de cine como Paolo Sorrentino o actores como Toni Servillo han pedido que se revisen estas normas y se amplíen los aforos de cara a la nueva temporada.

La imagen es de abril de este año, en una de las tantas manifestaciones de artistas y trabajadores de al cultura italiana que reclamaban ayuda al gobierno. Actualmente, las salas, lentamente, volvieron a abrir aunque con un aforo limitado
La imagen es de abril de este año, en una de las tantas manifestaciones de artistas y trabajadores de al cultura italiana que reclamaban ayuda al gobierno. Actualmente, las salas, lentamente, volvieron a abrir aunque con un aforo limitadoStefano Guidi – Getty Images Europe

“La situación sigue siendo incierta, hay que estar muy atentos y hay que tutelar la salud, se puede hablar de recuperación, pero todavía es muy complicado”, apunta Abbagnato. Y explica que los 75 bailarines que salen a escena se realizan pruebas de covid cada dos días. Durante el confinamiento y lo peor de la pandemia la Ópera de Roma consiguió mantener la programación tanto con retransmisiones en línea como con las obras al aire libre en verano, que esta temporada vieron más de 31.000 personas, un 37% más que el año anterior. “Es importante volver a experimentar las emociones de los espectáculos en espacios cerrados. Los teatros no pueden y no deben morir”, señala. Para esta temporada tienen previstas doce óperas y seis ballets.

La pandemia ha asestado también un duro golpe a la música clásica. Habitualmente, para un artista de este sector, el 70% de sus ingresos proviene de los conciertos. Aunque han sobrevivido con retransmisiones en internet y gracias a las ayudas del Gobierno, ha sido complicado. Además, volver a atraer al público es ahora un reto. “Se ha perdido el sentido de agregación de los conciertos, eran momentos de comunidad entre el público y los artistas”, señala el pianista Francesco Taskayali. Y añade: “Percibo una cierta desconfianza del público. No hay las mismas ganas de ir a un concierto que antes, puede ser por la burocracia, por la necesidad de presentar el certificado covid, por el miedo al virus o porque se ha perdido la costumbre. La pandemia ha tenido un impacto psicológico sobre las costumbres del público”.

El virus también cambió la agenda de Taskayali: menos conciertos, ni rastro de salidas internacionales y un voluntariado con la Cruz Roja que lo llevó a tocar en los barcos que el Gobierno italiano habilitó el pasado año para que los inmigrantes que llegaban a través del mar pasaran la cuarentena. Además, decidió trasladarse a la isla de Ventotene, en el mar Tirreno, para inspirarse a la hora de componer. “Muchos compañeros tenían problemas para escribir: estar en casa no inspira”, dice. En el entorno idílico de la isla creó un disco que acaba de grabar y que presentará en los próximos meses. Afronta la nueva temporada con optimismo. “Me están llegando peticiones para conciertos, se está recuperando el ritmo lentamente”, apunta, pero lamenta que la obligatoriedad del pasaporte covid pueda disuadir al público. “Humanamente, lamentaré si alguien no puede entrar en un concierto por no tener el certificado. Este salvoconducto lo que hace es dividirnos entre quien lo tiene y quien no lo tiene”, apunta. “Los músicos en el Titanic tocaron hasta el final: la música es una salvación”.

Postal porteña: a la espera del trabajar sin aforo limitado

Desde marzo de 2020, todas las grandes ciudades han vivido la misma situación: la falta de actividad, el transitar una crisis única, los reclamos, la tensión con los gobiernos de turno, el estar pendiente del avance de la pandemia. Buenos Aires no es la excepción de esta regla plagada de marchas y contramarchas.

El Broadway y el Multitabarís Comafi fueron las dos salas que, en las dos vueltas a la actividad, tomaron la delantera en la compleja tarea de volver a recibir al público en las salas
El Broadway y el Multitabarís Comafi fueron las dos salas que, en las dos vueltas a la actividad, tomaron la delantera en la compleja tarea de volver a recibir al público en las salasGerardo Viercovich – LA NACION

La actividad se cerró en marzo, volvió lentamente a partir de noviembre último, volvió a cerrar y luego volvió a abrir en junio en medio de una especie de Juego de la Oca permanente en la que ya hubo que volver al casillero inicial.

Carlos Rottemberg, dueño de varias salas y presidente de Aadet, la entidad que nuclea a las salas comerciales de teatro y música de todo el país, expone su propio análisis de la situación en la ciudad. “De junio a ahora, recodemos que empezamos con un 50 % de aforo para llegar al 70 por ciento, en estos momentos recién estamos superando el 30 por ciento de entradas vendidas del total de butacas dispomibles en las salas comerciales porteñas. Recuperar la confianza del espectador nos va a llevar todo este año y el próximo. Nuestro objetivo es seguir sumando audiencias”, comenta en diálogo con LA NACION.

En este complejo proceso, el poder trabajar con la capacidad máxima de las salas es el próximo paso a dar teniendo en cuenta siempre la curva de contagios. “Siempre con barbijos y con los cuidados necesarios, trabajar al cien por cien nos permitiría incorporar más fuentes de trabajo y que puedan volver los grandes musicales que, en las actuales condiciones, se hace imposible -explica el experimentado productor-. Por otra parte, con la llegada de la primavera, estamos en una buena época del año para que haya más movimiento para aumentar el aforo”. El responsable de implementar esa medida es el Gobierno de la Ciudad, con el que Aadet, como ocurre también con el Gobierno nacional, mantiene permanente contacto. Se esperan los detalles de la confirmación del aforo del 100 por ciento anunciado hoy para actividades en espacios cerrados. En perspectiva, Rottemberg considera que el mejor crédito de la actividad teatral en su conjunto fue no haber apurado las decisiones y acompañar la actividad sanitaria. Lo concreto es que, en todo este tiempo, se han sumados títulos, salas y espectadores al eje de la avenida Corrientes.

El panorama que analiza el productor no difiere mucho de lo que sucede con la escena pública y en la alternativa, las más afectada por las restricciones. Como sucede en el centro porteño, semana tras semana, se van sumando títulos a la escena independiente. Claro que para estas últimas salas, cuya capacidad ronda entre los 80 a las 120 butacas, el trabajar con un aforo limitado se les hace más cuesta arriba salir de los casilleros iniciales de este especie de Juego de la Oca.

Fuente: María Antonia Sánchez-VallejoSilvia AyusoRafa de Miguel, La Nación