Woody Allen estrena aquí, y no puede en los Estados Unidos

MIRÁ EL TRÁILER. Llega el jueves 7 de noviembre. Con la acusación de abuso sexual en el medio, Un día lluvioso en Nueva York no se ve en Norteamérica. De qué va el filme, la demanda del director y su próxima película. Con los jóvenes. Timothée Chalamet -quien después de rodar dijo que donaría su sueldo- y Selena Gomez escuchan a Allen (83), que les marca una escena.

xzczczxcz

La última película de Woody Allen, Un día lluvioso en Nueva York, una comedia romántica protagonizada por Timothée Chalamet y Elle Fanning, fue desechada por Amazon, que la produjo, el año pasado. No hay señales de que se la vaya a estrenar en los Estados Unidos. (En la Argentina la empresa Digicine, la misma que había estrenado su película anterior, La rueda de la maravilla, la estrenará el próximo jueves 7).

El filme se centra en una pareja de jóvenes estudiantes universitarios (Chalamet y Fanning), que deciden pasar un par de días en Nueva York, pero una serie de hechos desafortunados hace que se separen físicamente, amén de que les toca un tiempo de lluvia.

Tiene en su elenco, además, a Jude Law, Diego Luna, Selena Gomez, Liev Schreiber, Kelly Rohrbach y Cherry Jones (la serie 24).

En Europa, la historia del estreno de la película es otra.

El filme está en los cines de Italia desde el 3 de octubre. Y el día siguiente se lanzó en España.

Con Virttorio Storaro, su director de fotografía (y el de "Apocalypse Now").

Con Virttorio Storaro, su director de fotografía (y el de «Apocalypse Now»).

La vocera de la distribuidora Filmwelt/NFP respondió al ser igualmente consultada por teléfono que también se dará en Alemania y Austria. La firma no efectuó más comentarios al respecto, pero su director gerente Christopher Ott le dijo al diario de izquierda Süddeutsche Zeitung que era un placer para él ser parte de la familia de distribuidores que llevaban la película a Europa, China, Japón, Corea del Sur, Rusia y Sudamérica. “Allen es uno de los directores más destacados de nuestra época”, sostuvo Ott.

Caroline Turner, agente de prensa de Woody Allen fuera de los Estados Unidos, señaló telefónicamente que “el filme se está vendiendo muy ampliamente”.

A raíz del movimiento #MeToo volvieron a cobrar actualidad acusaciones de que Allen había agredido sexualmente a su hija adoptiva Dylan Farrow en 1992, acusaciones que Allen ha rechazado sistemáticamente.

Desde entonces el director ha sido rechazado por Hollywood. El año pasado, Amazon, que iba a estrenar Un día lluvioso en Nueva York, canceló un acuerdo por cuatro películas con Allen y el director ha demandado a Amazon por 68 millones de dólares, alegando que la empresa se echó atrás indebidamente en el trato.

Allen con Selena Gomez, coprotagonista del filme que se estrena el jueves 7 de noviembre.

Allen con Selena Gomez, coprotagonista del filme que se estrena el jueves 7 de noviembre.

Allen también parece haber perdido status en la industria editorial de los Estados Unidos. A lo largo del último año trató de vender una autobiografía, pero fue rechazado por numerosos editores, según informaron a The New York Times diversos ejecutivos de ese rubro.

Sin embargo, en gran parte de Europa, donde países como Italia y Francia han tenido una respuesta apagada ante el movimiento #MeToo, hace mucho que Allen encuentra público y escenarios para sus películas. El año pasado Javier Bardem, el actor español que protagonizó el drama romántico de Woody Allen Vicky Cristina Barcelona, dijo que no estaba de acuerdo “con el linchamiento público” de Allen.

El director neoyorquino, cuando iniciaba el rodaje de su próxima película en San Sebastián. En la foto aparecen el productor Jaume Roures (d) y los intérpretes Elena Anaya (2ª fila, 2d), Wally Shawn (2ª fila, d), Gina Gershon (2ª fila, 2i) y Sergi López (2ª fila, d). EFE/Javier Etxezarreta

El director neoyorquino, cuando iniciaba el rodaje de su próxima película en San Sebastián. En la foto aparecen el productor Jaume Roures (d) y los intérpretes Elena Anaya (2ª fila, 2d), Wally Shawn (2ª fila, d), Gina Gershon (2ª fila, 2i) y Sergi López (2ª fila, d). EFE/Javier Etxezarreta

“Si Woody Allen me llamara para trabajar otra vez con él, estaría allí mañana mismo”, agregó Bardem. “Es un genio.” Allen rodó una nueva película en España (Rifkin’s Festival), con el apoyo de Mediapro, productora de Barcelona que ha financiado varios de sus filmes, entre ellos Vicky Cristina Barcelona y Medianoche en París.

En relación con Un día lluvioso en Nueva York, de acuerdo con Adolfo Blanco, director general de A Contracorriente Films, su distribuidora en España, sostuvo que “la película es tan buena que creemos que merece llegar al gran público. Tener un filme de uno de los mejores directores de la historia es un motivo de orgullo”.

Stefano Massenzi, jefe de adquisiciones y asuntos comerciales de la distribuidora italiana Lucky Red, y el ejecutivo de la distribución en Italia, se hizo eco de tales opiniones. Al preguntársele por qué su empresa Lucky Red había comprado la película, contestó “No vemos qué problema hay”.

Añadió que la actitud respecto de Allen en Italia era completamente diferente y que si bien las acusaciones de abusos en la industria cinematográfica eran terribles, en el caso de Allen no se había probado nada. “¿Conocemos la vida privada de la mayoría de los artistas?”, preguntó. “No, ¿verdad? Pueden ser las personas más abominables del mundo.” Es tarea del distribuidor considerar si las películas son obras de arte y entretenimiento, agregó.

Traducción: Román García Azcárate

Fuente: Clarín