¿Alcanzarán las innovaciones tecnológicas para sacar a flote los viajes en cruceros?

Por Verónica Vasallo, especial para DiariodeCultura.com.ar.

crucero

Un viaje en crucero es un viaje en grupo, podría decir: la antítesis del distanciamiento social.

Con hasta ocho mil pasajeros a bordo, mantener un crucero a salvo de contagios del Covid19 es verdaderamente una tarea enorme, pero ¿será imposible?

Las grandes navieras apuestan a las soluciones tecnológicas y digitales para extremar la seguridad de huéspedes y trabajadores e intentar “reflotar” su industria, una de las más castigadas por la pandemia.

Filtros de aire de última generación capaces de eliminar el 99,95 por ciento de virus del ambiente, ascensores y puertas inteligentes que funcionan con comandos de voz, miembros de la tripulación robotizados, sistemas de pago sin contacto, aplicaciones que pueden informar a los pasajeros qué sectores de las naves aún tienen capacidad para poder asistir con tranquilidad, casinos con máquinas tragamonedas que se manejan desde el celular y telas antimicrobios son algunas de las innovaciones implementadas en estos gigantes del mar.

La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA), y un panel de expertos científicos independientes, desarrollaron nuevos procedimientos operativos para hacer frente a la situación y para dar cumplimiento a las normas sanitarias nacionales e internacionales.

Entre esas disposiciones se establece que el check-in será únicamente online para evitar las filas que se suelen formar al momento del embarque. También se les pedirá que completen un formulario de certificación sanitaria que será de carácter obligatorio.

Una vez arribados a la terminal, a cada viajero y a cada miembro del staff, se le tomará la temperatura corporal a través de un escáner térmico. Todos los huéspedes recibirán un equipo de protección y habrá dispensadores de alcohol en gel por doquier, y por supuesto, usar cubrebocas será obligatorio.

Para dar cumplimiento al distanciamiento social, se reducirá la ocupación del barco especialmente en las zonas comunes, y se controlarán los accesos a lugares de entretenimiento y relajación. Estos espacios serán rediseñados y remodelados para garantizar la seguridad sanitaria con la colocación de mamparas si fuera necesario.

En cuanto a la limpieza de los barcos, los protocolos de higiene se basan en las normativas de la Organización Mundial de la Salud que fijan la desinfección de las áreas públicas interiores y exteriores varias veces al día, procedimiento que se multiplica en los baños de uso común. El saneamiento se realizará con productos antivirales y también con el uso de tecnología de pulverización electrostática que asegura la efectiva esterilización de todas las superficies y objetos decorativos.

Los camarotes serán sometidos a una fumigación antiviral previo a la ocupación y a una higiene a diario durante la estadía. Se trabaja en lograr tejidos antimicrobios que podrían repeler los gérmenes de las superficies que incluyen camas, cortinas, sofás y sillas.

Las experiencias que se suelen contratar una vez a bordo podrán gestionarse online con anticipación y también se habilitaran aplicaciones de celular para hacer reservas en los comedores, conocer horarios de actividades y contactar a la tripulación.

Los sectores de restauración serán organizados para controlar la circulación de los pasajeros, asegurar la distancia entre comensales y cada mesa será atendida de manera individual, ya no existirá el buffet autoservicio, sino que un empleado detrás de una mampara servirá lo que el huésped le indique.

Los autobuses utilizados durante las excursiones y paseos serán desinfectados luego de cada uso y su capacidad también será reducida para asegurar el distanciamiento social. Los guías al igual que todos los empleados del crucero deberán usar kit de protección y someterse al control de temperatura corporal antes de iniciar su turno de trabajo.

Para ganar confianza y recuperar al alicaído sector, las navieras están lanzando promociones con grandes rebajas y el tentador 2×1. ¿Será esa oferta suficiente para generar ventas? ¿El precio prevalecerá sobre la seguridad sanitaria?. Los ejecutivos de las compañías saben que navegarán en aguas complicadas hasta tanto emerja una solución definitiva como una vacuna o un tratamiento efectivo, una realidad que complica a todo el sistema turístico.

=============================================================

Verónica Vasallo es Locutora, Periodista y Agente de Viajes.

Instagram: @Verovasallo