Con la incertidumbre como punto de partida: ¿A dónde nos vamos de vacaciones?

Por Verónica Vasallo, especial para DiariodeCultura.com.ar.

vacaciones

Esa pregunta resuena en el seno de cada hogar o de cada persona que cuenta con las posibilidades de tomarse unos días para escapar de la rutina.

Hay quienes apenas regresan de un viaje, ya están planificando su próximo período de descanso buscando propuestas, ofertas, oportunidades, y otros que hasta último momento no deciden nada y se amoldan a lo que surge o pueden afrontar en esa instancia.

Hoy, sin embargo, estamos en un stand by obligatorio en el que fluctuamos entre sueños y realidades, pero inmersos en una incertidumbre que pone coto a nuestros planes. Las ganas de viajar seguramente siguen intactas, pero ¿de dónde nos aferramos para imaginar factible nuestros deseos?

Cuando uno emprende un viaje sabe que por más minucioso que sea en la planificación siempre hay lugar para el azar y lo inesperado. En esta situación que atravesamos, lo inesperado es lo planificado: las agencias de viajes ofrecen promociones tentadoras con granes descuentos y regímenes de flexibilidad, precios y oportunidades que seguramente no se repetirán, pero quienes se animan a comprar lo hacen en medio de la certeza de la incertidumbre.

Nadie por ahora ha garantizado cuándo volverán los vuelos comerciales de cabotaje o internacionales regulares, o si el destino elegido estará abierto en el momento elegido, o si los ómnibus de larga distancia comenzarán a circular en octubre ni tampoco si tendremos temporada de verano. Respecto a esta cuestión de vital importancia para tantos municipios, el ministro Matías Lammens abrió la esperanza de muchos al declarar que tiene “la firme idea de que efectivamente haya temporada de verano”.

Lo único cierto hasta ahora es que las ganas de viajar no se pierden y que las ciudades se preparan e invierten para el día del regreso de los visitantes. El beneficio que significa el turismo para la economía es fundamental y en muchos lugares funciona como un “monocultivo” siendo el único ingreso de relevancia, una situación de alto riesgo que la pandemia sacó a la luz.

Según revelan las encuestas, el turismo interno es lo más buscado en internet por parte del público argentino para enero y febrero de 2021. La seguridad sanitaria es la prioridad, y la pérdida de poder adquisitivo y el miedo al contagio los principales factores negativos para la recuperación del turismo.

Mientras tanto, destinos ya instalados de nuestro país y también aquellos que quizás eran tenidos en cuenta sólo para pasar el día, intentan convertirse en una opción entre los lugares elegidos para vacacionar por su cercanía a los centros emisores de turistas y por sus espacios naturales y abiertos que ayudan a evitar aglomeraciones. Habrá que poner un ojo sobre ellos, para conocer qué nos ofrecen y evaluarlos como alternativas.