Crucigrama: El poder del dinero

Camino y realidad de la Fórmula 1 - Por Norberto Tallón, especial para DiariodeCultura.com.ar.

thumbnail_Dinero 01
thumbnail_Dinero 02
thumbnail_Dinero 03
thumbnail_Dinero 04
thumbnail_Dinero 05
thumbnail_Dinero 06
thumbnail_Dinero 07
thumbnail_Dinero 08
thumbnail_Dinero 09
thumbnail_Dinero 10

No es mucho lo que esta columna va a referir a lo específicamente competitivo de la Fórmula 1, más allá de ver estadísticas, méritos y señalar que tiene y tendrá algunos volantes con asientos “ganados” a través, y ese sí es tema, de fondos llegados a los equipos a través de sponsors particulares.

Este domingo, luego de las prácticas y clasificación, se disputa el Gran Premio de Miami, primero en esa ciudad estadounidense, en el Autódromo Internacional de Miami, circuito urbano de carreras, de 5,41 km de longitud, de Miami Gardens. Distancia total de 308,7 km en 57 vueltas.

Tampoco es la idea describir distintas épocas, salvo en un punto que será necesario, pero sí comentar lo ocurrido a partir del “reinado” de Bernie Ecclestone, a mitad de los 70. Una “evolución” en muchísimos sentidos (escenarios, seguridad, creación de un producto, quizás con reglas no escritas como uniformes de pilotos, ingenieros, mecánicos y otras tantas que sumaron al Show). Hace pocas temporadas cuando una nueva empresa adquirió el “circo” hubo cambios, algunos discutibles y secundarios, al par de otros sobre intereses de los propietarios. Un ejemplo claro, es haberle “otorgado” al negocio de la televisión réditos al generar espectadores, que sí o sí, abonan un canon especial para sintonizar cada acontecimiento. También, la definitiva pérdida de mando de la FIA (Federación Internacional del Automóvil), que continúa “escribiendo” normativas, controlando el cumplimiento, etc., con relativa injerencia en lo trascendente. Asimismo, las “grandes decisiones” tecnológicas y distribución y requisitos económicos-financieros, están bajo el “Acuerdo o Pacto de la Concordia” (Federación, la empresa “comercializadora” y los equipos y constructores participantes), firmado originalmente en marzo de 1981 y renovado por períodos, hoy, a 2025.

Algo notable, desde hace un par de años, fue la aparición (la Pandemia como explicación) para competiciones que ya no llevan el nombre de un país, sino Miami, Catalunya, San Pablo, Emilia Romagna-Made in Italy, Estiria, algo, en otros tiempos, disimulado con los GP de Luxemburgo, San Marino, de Europa, etc.

Este 2022 el programa consta de 22 citas, la quinta en pleno desarrollo. De ellas solo en 10 hay pilotos locales participando, la restante docena carece de un “nacional” en la pista. Solo 11 pueden exhibir en su historia campeones mundiales, contando doble a Italia. 8 poseen factorías de construcción de los vehículos (6, en realidad, ya que el chasis de Haas es un “Dallara” origen italiano y el “es o no es” del motor Honda).

Existen 5 países con campeones del mundo en la “Máxima” que carecen de Grand Prix, incluyendo al que suma mayor cantidad de coronas: Alemania. De las originarias marcas de los 50, cuando solo 7 u 8 eran carreras puntuables, están “afuera” los ya mencionados germanos y Suiza (Si bien el suizo Peter Sauber es propietario de la, ahora, Scuderia Alfa Romeo).

La distribución zonal muestra 11 celebraciones en Europa (Insisto, Italia 2 -Éste es el poder de Ferrari, ya que la península sin pilotos activos, sus campeones son: Giuseppe Farina y Alberto Ascari, en el primero y tercer torneo desde el origen-), sin embargo, muchos de ellos en peligro de continuidad ante la meta de incorporar nuevos lugares, aún a costa de los más clásicos. Miren el “caso alemán”, por ejemplo. 5 en América, cuatro en América del Norte (dos, con este recién llegado a Florida, en Estados Unidos y los de Canadá y México). Al sur de Ecuador (¡Gracias Chico!) solo Brasil o, ahora San Pablo. Es interesante decir que las naciones del norte solo han conseguido tres lauros mundiales (Phil Hill y Mario Andretti (EUA), más el canadiense Jacques Villeneuve). En Sudamérica hay contar dos de Emerson Fittipaldi, tres de Nelson Piquet y tres de Ayrton Senna para Brasil, más los cinco de Juan Manuel Fangio para La Argentina, cuenta fácil: 13. En Asia y Oceanía, 3 pruebas, Australia, Japón y Singapur. Finalmente, en los Emiratos Árabes los restantes tres, Bahrain, Arabia Saudita y Abu Dhabi. Sin visita a África que supo tener alguno (Sudáfrica, Marruecos). No están China Popular ni Rusia.

Y la última línea anterior hay una clave del poder del dinero, tanto como auspiciantes (líneas aéreas, bebidas energéticas, captación de turismo y el “Amo Petróleo” a su favor), patrocinadores principales y organizadores se han convertido en destino en crecimiento y con lista de espera, Dubái, Qatar, los que arriban rápido a la memoria.

¿El deporte? Bien, quizás, muy bien. 2021 fue una gran temporada con dos candidatos en igualdad de puntos para una definición en el último giro. Este año en la grilla de partida hay cuatro campeones y una sobresaliente generación de jóvenes potencialmente ganadores. Además, como si fuera poco… una inédita cantidad de televidentes a lo largo de planeta.

Pero como la vida, parafraseando a Rubén Blades, siempre te da sorpresas, también el “poder del dinero” las posee.

A un clic de distancia, imágenes destacadas de la más reciente lucha, en Ímola (Autódromo Dino y Enzo Ferrari) el Grand Prix Emilia Romagna-Made in Italy… Las fotografías corresponden las Prácticas Libres 1 y 2 del flamante GP de Miami.

Cuídense.

Norberto Tallón.