Crucigrama: El Tano…

Piero - Por Norberto Tallón, especial para DiariodeCultura.com.ar

p1
p2
p3
p4
p5
p6
p7
p8
p9
p10

De un ariano a otro: para vos, Amigo.

Este domingo, hace dos años, en el Hotel Four Seasons de Las Vegas, en Nevada/Estados Unidos, horas antes de la gala de los Grammy Latinos (Latin Grammy Awards), el Consejo Directivo de la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación entregó los premios especiales. El músico, cantante, autor y compositor Piero recibió el premio a la Excelencia Musical.

Piero es Piero Antonio Franco de Benedictis, nacido en Italia, radicado en la Argentina desde chico, ciudadano de Colombia en reconocimiento de su defensa e intenso trabajo y participación en diferentes causas sociales en ese país.

Con sus recitales recorrió incontables veces Latinoamérica y visitó naciones europeas y ciudades de Estados Unidos. ​Llegó a Buenos Aires, primero a Banfield y pronto Allen (Río Negro). Adolescente se mudó a Buenos Aires, continuó estudios como seminarista, no concluidos, paralelos a su vocación por la música. Los sacerdotes Alejandro Mayol, Eliseo Morales y Carlos Mugica, entre otros, influiyeron en su personalidad y camino musical.

Allá por 1964, con Alejandro Romay de por medio, debutó en Canal 9 cantando en italiano. Luego replanteó su carrera, se formó y compuso en búsqueda de su identidad y la profundidad temática. Con José Tcherkaski integró una dupla creativa destacada en el género popular. Desde “Mi viejo” hasta otros éxitos (“Juan Boliche”, “Pedro Nadie”, “Canción a Magdalena” y sigue la lista…). En 1969 logró el Primer Premio en el Tercer Festival Buenos Aires de la Canción con el tema “Como somos”. En el 70 el Primer Puesto y los tres Gallos de Oro en el Festival Internacional de Río de Janeiro. Reconocido en primer lugar en el Festival de Split (Yugoslavia) y distinciones en México y en Chile.

En el 72 publicó “Coplas de mi país” y en 1973 “Para el pueblo lo que es del pueblo”, en que  intentó contar la realidad del país. Muchos de los temas que integraron esos álbumes se transformaron en himnos de las luchas sociales. Con el crecimiento de hostigamientos a su persona, más la censura y prohibición de su obra, en 1976 se exilió ante un intento de secuestro. Se refugió en España casi cuatro años en un viejo Molino que fue  su hogar. Pocos meses antes de su regreso a América se radicó en Madrid, retomó su actividad musical y empezó a traducir varias canciones italianas, con las que completaría su nuevo disco: “¿Y mi gente dónde va?”.

De vuelta en esta tierra, en 1981, crea su banda “Prema”, con la vista en un público más joven. Se presentó en el B.A. Rock, realizó dos conciertos en el Estadio Obras y siete en el Ópera, todos colmados de público. Surgieron más canciones y el lanzamiento de nuevas obras discográficas, así como la idea de “Manso y tranquilo” y otras tantas que “vuelan” siempre en su pensamiento y visión del mundo. En el 82, conoció a su maestra y guía espiritual, Mátashi​ Indra Devi, con ella hizo giras y vivió una intensa y profunda relación de amistad y cariño que lo renovó interiormente.  Recibió el aplauso del público  por sus espectáculos y participación (vivo o grabación) con importantes intérpretes locales e internacionales.

 En uno de sus trabajos más recientes señaló, lo que sabemos y compartimos, “Todavía no hicimos lo mejor”. A un clic Rubén Blades dice…

Norberto Tallón

Twitter: @betotallon