Crucigrama: Forever Bob Dylan

Never Ending Tour (La gira de nunca acabar) - Por Norberto Tallón, especial para DiariodeCultura.com.ar.

Dylan 01
Dylan 02
Dylan 03
Dylan 04
Dylan 05
Dylan 06
Dylan 07
Dylan 08
Dylan 10
Dylan 09

Bob Dylan nació en Duluth (Minnesota/Estados Unidos) el 24 de mayo de 1941. Su nombre de registro civil es Robert Allen Zimmerman. Músico (Guitarra, armónica, bajo, piano y teclado), compositor, cantante (voz de barítono) y poeta, considerado una de las figuras más prolíficas e influyentes en la música popular del siglo XX y comienzos del Tercer Milenio. Nacido en el Judaísmo, a fines de los 70 se convirtió en “Cristiano Renacido (Nuevo nacimiento o nacido de nuevo)”, basado en la creencia de la Resurrección de Jesús, fundamental en el cristianismo evangélico, asociado a la salvación, conversión y nacimiento espiritual.

Educado en la Universidad de Minnesota y el Hibbing High School. Casado y divorciado dos veces (Sara Lownds y Carolyn Dennis), cinco hijos (Jesse, Anna Lea, Samuel, Jackob y Desirée Gabrielle). Tuvo relación de pareja con dos cantantes: Suze Rotolo y la fulgurante Joan Báez.

Los “guías” fueron Woody Guthrie, Robert Johnson y Hank Williams, Sus letras tratan una diversidad de temas sociales, políticos, filosóficos y literarios que desafiaron al Pop convencional existente.

Durante su carrera, iniciada en 1959, grabó para las discográficas Columbia y Asylum. Una gran parte de su obra más célebre y celebrada es de la década del 60, cuando se presentó como cantautor folk y contenidos de protesta social.

En 1965 modificó la música popular con el álbum “Bringing It All Back Home” y luego en “Highway 61 Revisited”, uno de los trabajos musicales más influyentes del siglo XX, donde combinó el rock con composiciones complejas y literarias influidas por el surrealismo.

Más tarde, se concentró en el rock y el blues y alguna exploración del Country. Tras un período accidentado, reapareció con fuerza en los últimos años de los 80 con “Oh Mercy” y la integración de The Traveling Wilburys con George Harrison, Roy Orbison, Tom Petty y Jeff Lynne. Tras un breve retorno al folk, volvió sobre sus pasos con un gran reconocimiento de la prensa musical y el público, a la vez de compartir escenario con otros grandes artistas.

En junio de 1988 inició una nueva gira, con una pequeña banda liderada por el guitarrista G.E. Smith, que llamó “Never Ending Tour (La gira de nunca acabar o interminable)”, un recorrido por el mundo, incluyendo Buenos Aires, que repitió a lo largo de casi tres decenios. A mediados de 1997, frente a 200 mil personas, tocó en el XIII Congreso Eucarístico Internacional, en Bologna (Italia), ante el Papa Juan Pablo II. El Papa Wojtyla leyó, a continuación, un sermón basado en la letra de “Soplando en el viento”.

Su trayectoria ha sido distinguida por infinita cantidad de premios, pero además de los Grammy, Golden Globe y Oscar es válido destacar: Salón de la Fama del Rock and Roll, Caballero de la Orden de las Artes y las Letras por el ministro de Cultura de Francia Jack Lang, Príncipe de Asturias de las Artes, Pulitzer honorario, Medalla Presidencial de la Libertad otorgada por Barack Obama y el Premio Nobel de Literatura 2016.

Cuando es imposible contar la cantidad de libros editados sobre él, así como documentales y las versiones, reversiones y covers de sus canciones, sin duda es también aventurado intentar resumirlo en estas líneas, que quizás solo se justifican en tener presente el perfil de quién se habla.

Y ante y sobre todo, escuchar una de sus canciones, una de las tantas con su “sello personal”, “Tocando a la puerta del cielo (Knockin’ On Heavens Door)”, creada en 1973 a invitación del director Sam Peckinpah para incluirla en la banda sonora de su película “Pat Garrett & Billy The Kid”. Si bien el film no consiguió el favor del público, el tema consiguió un éxito arrollador, al igual que veinte años después en una revisita de Gun’s & Roses y también Eric Clapton la registró en disco. La letra cuenta: “Mamá, quítame el arma y esta placa/ Porque ya no puedo usarlo/ Se está poniendo oscuro/ demasiado oscuro para ver/ Siento que estoy llamando a la puerta del cielo. Toc-Toc-Tocando en las puertas del cielo/Toc-Toc-Tocando en las puertas del cielo/Toc- Toc-Tocando…”.

Espero se sigan cuidando mucho… A un clic de distancia, en este retorno otoñal, la versión unplugged del “Grandísimo” Bob Dylan…

Norberto Tallón

@betotallon