Crucigrama: Los días de Coachella

Casi veinte años de música y arte, por Norberto Tallón, especial para DiariodeCultura.com.ar.

co1

Se cuenta que lo que está sucediendo, una vez más desde este viernes, nació en 1993 cuando Pearl Jam, en un “desencuentro” con una famosa empresa distribuidora de entradas optó por actuar en Indio, en vez de la ciudad de Los Ángeles.

Indio es una ciudad ubicada en condado californiano de Riverside, el lugar donde se encuentra el Valle de Coachella.

Durante dos fines de semana de este abril “ocurre” la decimonovena edición del  Festival Coachella (Obvio “Coachella 2019”), oficialmente “Coachella Valley Music and Arts Festival”, que año a año va en crecimiento en la atención del mundo, por los nombres de primerísima línea que se presentan.

La primera y experimental edición (después de la anécdota original) se llevó a cabo en octubre de 1.999. Algunos problemas hicieron desistir a los organizadores de la de 2.000, pero desde el siguiente 2.001 fue en crecimiento constante, superándose con nuevos y más famosos artistas.

En un impresionante 2.017, concurrieron a los conciertos más de 250 mil personas a lo largo de los tres días y, por primera vez en la historia de un festival anual, las ganancias brutas superaron los 100 millones de dólares.

Pero no solo son los recitales. También están las estructuras artísticas que cada oportunidad ven la participación de decenas de artistas y contribuyen a hacer del Empire Polo Club (sitio clásico del acontecimiento) un lugar místico y perfecto para una actuación en gran y especial estilo.

Lo estético, junto a la trascendencia mediática, en muchos casos es decisivo en la evolución de la carrera de los artistas que exhiben esculturas e instalaciones. Asociación más que eficaz para llevarlos a recorrer el planeta con sus trabajos. En tiempos en que el presupuesto era menor, se reciclaban las obras del “Burning Man” anterior.

Asimismo, el público vive de una manera muy particular los días del festival pero, sin duda alguna, esa es otra historia.

Un suceso que recién se inicia este año, seguramente, a con el pensamiento y la vista en los 20 años en 2.020.

A un clic, un poco de “Coachella 2.018”…

Norberto Tallón

(Twitter) @betotallon