Crucigrama: Manhattanhenge

Los fenómenos solsticiales - Por Norberto Tallón, especial para DiariodeCultura.com.ar.

thumbnail_Mhenge 01
thumbnail_Mhenge 02
thumbnail_Mhenge 03
thumbnail_Mhenge 04
thumbnail_Mhenge 05
thumbnail_Mhenge 06
thumbnail_Mhenge 07
thumbnail_Mhenge 08
thumbnail_Mhenge 09
thumbnail_Mhenge 10
thumbnail_Mhenge 11
thumbnail_Mhenge 12

Este lunes, a las 0.32 hora de Argentina (3.32 GMT), se inicia el Solsticio austral de Invierno y en el Hemisferio Norte el de Verano, pero… Hay fenómenos solsticiales que, sin idénticas fechas, se producen con iguales o similares características.

Un ejemplo, año a año más “famoso” es “Manhattanhenge”, al que también se denomina “Solsticio de Manhattan”. Acontece dos veces al año, ambas con dos “tiempos”, uno fue el pasado 29 de mayo y el próximo será el 11 de julio. La ocasión es cuando el Sol, en la hora del ocaso (20.25 aproximadamente en esta época) se alinea en dirección Este-Oeste con las principales arterias de la traza urbana principal, entre los edificios de la neoyorquina isla de Manhattan, en Estados Unidos. Habitualmente ocurre entre el 28 de mayo y el 12/13 de julio, tiempo cercano al antes mencionado Solsticio de Verano. La otra en las mañanas, entre el 5 de diciembre y 8 de enero, y son menos populares, porque tal vez puedan no ser visualmente tan atractivos.

El nombre, difundido por un astrofísico del Museo de Historia Natural, Neil de Grasse Tyson, allá por 2002, remite por analogía a la alineación de piedras y el Sol en Stonehenge, monumento megalítico de comienzos de la Era de Bronce, construido en el condado inglés de Wiltshire, patrimonio de la Humanidad desde 1986.

Hay quienes sostienen que lo que ocurre, no ocurre de casualidad. Por el contrario, estuvo perfectamente estudiado por sus constructores, en un plano urbanístico (“Plan de los Comisarios de 1811”) seguido de un ordenamiento de calles, caminos, pasajes, senderos, etc. en ese sector del Lower Manhattan, conocido como la “colonia de New Amsterdam”, que se encuentran desfasadas 29 grados con el Este-Oeste real.

Dejando a un lado, aunque es difícil, la sensación personal de “estar allí” viéndolo. Ahora, más que nunca por las posibilidades tecnológicas, está el “desafío” de obtener las mejores fotos y/o videos. Los “especialistas” recomiendan como “mejores ubicaciones estos cruces: La 14 y Broadway cerca de Union Square; 23 y Broadway al igual que 34 y la Quinta Avenida, ambas próximas al Empire State; 42 y la Tercera o el Viaducto de Park Avenue, con vistas del Chrysler Building; asimismo la 57 y la Octava, en la zona del Edificio Hearst. Una regla: no mirar, incluso con lentes oscuros, directamente a la luz del sol que se duplica a través de una cámara con zoom o lentes largas.

Los que no se encuentran allí en esos meses pueden tener vistas imborrables subiendo a “The Edge”, la nueva plataforma de observación al aire libre de 345 metros de la altura en la ciudad de Nueva York, con un mirador interior en el piso 100.

Otros acontecimientos similares, aún en ciudades de esquema uniforme, que suelen ser, algunos, coincidentes de la misma manera con el otoño y la primavera (Los Equinoccios).Son los casos de Baltimore (Maryland), Chicago (Illinois) y Toronto en Canadá, país que a su vez posee un “Montrealhenge” los 12 de julio.

A un clic de distancia, un breve informe de la Antena 3 Televisión de España que permite “ingresar” en este otro atractivo de la “Gran Manzana”.

Cuídense mucho, muchísimo.

Norberto Tallón

@betotallon