Crucigrama: No te la mojo…

La muerdo y saco un mordisco… - Por Norberto Tallón, especial para DiariodeCultura.com.ar.

thumbnail_Mojo 01
thumbnail_Mojo 02
thumbnail_Mojo 03
thumbnail_Mojo 04
thumbnail_Mojo 05
thumbnail_Mojo 06
thumbnail_Mojo 07
thumbnail_Mojo 08
thumbnail_Mojo 09
thumbnail_Mojo10

En la Argentina en glosarios de términos gauchescos y criollos una antigua costumbre entre chicos y jóvenes era mojarse un dedo de la mano con saliva y tocar con él la oreja del otro, señal de desafío a pelear, “¿A que te mojo la oreja?”, en el lunfardo y/o modismos sumaba la provocación. El 31 de mayo de 2016, en un almuerzo/mitin en Badajoz, el presidente en funciones del gobierno español y líder del Partido Popular (PP) Mariano Rajoy utilizó, refiriendo a diferencias políticas y partiendo del mismo dicho popular la frase “mojar la oreja”.

En este caso, no se conoce pese al título de esta columna haya existido un aviso verbal. El 28 de junio de 1997, este domingo se cumplen 23 años, en el Grand Garden Arena del MGM Hotel de Las Vegas -Nevada-, dos estadounidenses en choque muy publicitado y esperado combatían por el campeonato mundial de los pesos completos (Versión de la Asociación Mundial de Boxeo -AMB-).

Los rincones, para el poseedor de esa corona, medallista olímpico originario de Atmore -Alabama-, Evander Holyfield, conocido también como de “The Real Deal” y “The Sound” y el múltiple campeón, nacido en Brooklyn -Nueva York- (Nacido Michael Gerard Tyson), Mike Tyson, “Kid Dinamite, “Iron Mike”. The Fury, “The Baddest Man on the Planet”.

El enfrentamiento, revancha de un match anterior de polémica definición, se convertiría en un inédito y gran escándalo. Fue calificada una de las peleas más extrañas de la historia del deporte de los puños.

En el inicio Holyfield fue sancionado por continuos cabezazos a su rival, que incluso provocaron un corte en la ceja.

Enfurecido, el ícono de la categoría desde mediados de los 80 hasta gran parte de los 90, se olvidó de sus puños para con su oponente y lo atacó, en el tercer round, con un infame mordiscón, pese a que lanzó tarascones en las dos, con que arrancó un pedazo de cartílago de la oreja derecha de Holyfield, que escupió sobre la lona y fue hallado pero no se pudo reimplantar.

La situación derivó en la detención de la pelea y la descalificación de Tyson, quien días después fue duramente sancionado con un año y medio de suspensión y millonaria multa sobre la bolsa.

Finalmente, “frutilla de la torta” diría alguien, se produjo tras la decisión una refriega, sobre el mismo ring, con mucha gente involucrada.

Algunas de las fotografías de esta nota pertenecen al archivo digital, disponible en la Web, de la revista “El Gráfico”.

A un clic de distancia los momentos culminantes de aquella inesperada noche…

Cuídense.

Norberto Tallón

Twitter: @betotallon