Crucigrama: Otra elección

thumbnail_Otra 01
thumbnail_Otra 02
thumbnail_Otra 03
thumbnail_Otra 04
thumbnail_Otra 05
thumbnail_Otra 06
thumbnail_Otra 07
thumbnail_Otra 08
thumbnail_Otra 09
thumbnail_Otra 10

Seis décadas atrás, 8 de noviembre de 1960, un demócrata fue elegido como el 35° presidente de Estados Unidos de América, el sucesor tras dos mandatos de Dwight Eisenhower, pero con otro signo político. Fue el más joven en ocupar ese cargo (Excepto el vicepresidente Theodore Roosevelt, en 1901, que ejerció tras el asesinato de William McKinley). Fue el católico, hasta hoy único en conseguirlo y segundo en obtener la candidatura.

En enero de ese año John Fitzgerald Kennedy, obviamente de quien se trata, hizo pública la idea de participar en las elecciones presidenciales de ese año. En las elecciones primarias del partido Demócrata, compitió con los senadores Hubert Humphrey (Minnesota) y Wayne Morse (Oregon), los venció en Wisconsin, Virginia Occidental, Maryland y Oregon. Igual sucedió con una oposición simbólica (candidatos informales), en New Hampshire, Indiana y Nebraska. En Virginia Occidental, donde la mayoría era conservadora y protestante, muy desconfiada de su catolicismo, tras sus visitas también triunfó. Quedaba el principal oponente en la convención de Los Ángeles, el senador de Texas Lyndon B. Johnson y, asimismo, el pretendiente e integrante del Senado Stuart Symington (Missouri). El 13 de julio, Kennedy fue proclamado candidato presidencial del Democratic Party. Pidió a Johnson que fuera su aspirante a vicepresidente, pese a delegados en desacuerdo de diferentes grupos. Tenía clara la necesidad del texano y su popularidad en los estados sureños, en los que se vaticinaban los comicios más disputados desde 1916. Los asuntos centrales de la discusión eran su catolicismo, Cuba, la carrera espacial soviética y los programas de misiles.

El 12 de septiembre dio un discurso ante la “Gran Asociación Ministerial de Houston (Greater Houston Ministerial Association)”, líderes y predicadores protestantes de esa área, e intentó aclarar dudas sobre su religión y cómo actuaría en situaciones políticas contrarias a sus conceptos religiosos. Al tiempo, abordó preocupaciones sobre otros asuntos. Entre septiembre y octubre participó de tres debates con Richard Nixon, entonces vicepresidente de EUA. 70 millones de espectadores vieron el inicial del 26 de septiembre, primero transmitido por televisión en la historia del país. Superada esa instancia ganó impulso en la campaña y consiguió aventajar por algunos puntos a su rival en la mayoría de las encuestas.

El 8 de noviembre, obtuvo la victoria en una de las elecciones más ajustadas del siglo XX. Por 0,2% de ventaja en el voto popular nacional y, en el colegio electoral, con 303 votos contra 219 (necesarios: 269). 14 electores de Misisipi y Alabama declinaron respaldarlo por su apoyo al movimiento de derechos civiles y lo hicieron por el senador Harry F. Byrd.

Sus padres fueron el exitoso empresario Joseph P. Kennedy, Sr. y Rose Fitzgerald, hija de un prominente político de Boston. Nació en 83 de Beals Street, Brookline (Massachusetts) el 29 de mayo de 1917. Estudió en colegios públicos y privados para hombres. A los 10 años su familia se mudó a Riverdale, en el Bronx neoyorquino y luego a un campo en Bronxville. Fue scout. Las fiestas de Navidad y Pascua de Resurrección se reunían en su casa de Palm Beach (Florida). En septiembre del 35 viajó a Londres, su primera salida al extranjero. Sufrió durante este período diferentes y frecuentes problemas de salud. Se graduó “cum laude” en Harvard. Cumplió tareas en Europa. Sirvió en la Segunda Guerra Mundial, alférez de fragata, en una oficina a cargo de boletines e informes para el Secretario de la Marina.

Murió asesinado el 22 de noviembre de 1963 en Dallas (Texas), cuando desfilaba a bordo de una limusina descapotable, con su esposa Jacqueline Bouvier, entre la gente por las calles de la ciudad. Éste es otro y extenso tema. A un clic de distancia, un video proporciona más datos de su vida, actuación política y de gobierno. Cuídense… más que nunca.

Norberto Tallón

@betotallon