Crucigrama: una rueda imparable

El verano 2019/20… - Por Norberto Tallón, especial para DiariodeCultura.com.ar.

v4
v9
v7
v2
v5
v3
v6
v8
v1

La más cálida de las cuatro estaciones de las zonas templadas: el verano. Solsticio de verano (según la Astronomía). Al sur del Ecuador, desde el 21 de diciembre de un año hasta el 20 de marzo del siguiente.

En la Villa de Albaoi en Ercolano, región italiana de la Campania, cuatro diosas representan a esos segmentos temporales. La del verano aparece corriendo con una antorcha encendida en cada mano, en alguna otra versión tiene una hoja de trébol.

Quedan días para el final de estas jornadas mayormente tórridas porque, sin duda, lo han sido, al menos en el almanaque, pero también sumó elementos diferentes a la habitualidad.

El turismo interno que se anticipaba escaso estuvo en las antípodas de la predicción, en el carnaval porteño, como desde hace años, la partición barrial lo hace trivial y sin brillo, en vez de concentrar en menos lugares desfiles, actuaciones, etc. y, obviamente, a la gente.

Pero… El verano encontró en la Argentina a un presidente asumido once días antes, con las expectativas, reuniones y la necesidad mediática del “vértigo” de la noticia funcionando a pleno.

Pasado mitad de enero en Villa Gesell ocurrió lo que, en alguien normal no tiene cabida y menos los argumentos de “algunos” que buscan morigerarlo y una troupe de abogados desocupados opinando en los medios, de manera de buscar trabajo contando como los criminales no pagarían su delito. Sí, criminales (están allí los videos, chats, testigos, reconocimientos), una bandita de adolescentes mayores unidos por practicar rugby, lazos de amistad y familia, con la “protección” del dinero y “supuestas” influencias de su zona de origen. Los que asesinaron a Fernando Báez Sosa a la salida de una discoteca, a golpes de puño y de pie. Una banda contra uno. En mi barrio dirían, al menos, que es cobardía.

Día tras día, la suma de un femicidio más a una lista increíble de casos. Algunos culpables detenidos, otros no… El poder judicial dictando restricciones y perimetrales que nunca se cumplen, ni nadie controla.

Mucho más ocurrió, con mayor o menor relevancia y efecto. Pero lo principal fue desde comienzo de año, cuando se conoció de un estallido epidémico en una ciudad y provincia de China, una nueva variante de coronavirus que la Organización Mundial de la Salud bautizó (además del nombre científico) con el profano de “Covid-19”.

Del brote a la epidemia y de ésta a la pandemia. Más de 120 países afectados, enorme cantidad de infectados, muertos y, también, curados. No vale ingresar más en lo que se sabe. A cada rato y según el impacto en cada lugar, hay noticias sobre consecuencias, las de salud, prevención, contención o “¡paren que me quiero bajar!”, que incluyen limitaciones, suspensiones, prohibiciones, cancelaciones y cuarentena.

Asimismo válidos aunque se repitan, los cuidados básicos. No se va ir con el verano austral ni con la primavera boreal, sería milagroso, pero marcó este tiempo y lo sigue haciendo… Ojalá que pronto, tal vez solo sea una gran utopía, podamos decir ¿Te acordás del verano del coronavirus?

Un Clic para que I Musici interprete “Verano”, de “Las Cuatro Estaciones” compuestas por Antonio Vivaldi… La música, ésta, puede darnos, con certeza, unos minutos de la Paz requerida.

Norberto Tallón

Twitter: @betotallon