«Después de un tiempo»… un poema que cumple 50 años

Atribuido erróneamente a Jorge Luis Borges, su autora es la poetisa estadounidense Verónica Shoffstall - Por Diana Montanari, especial para DiariodeCultura.com.ar.

veronica
después...

Desde pequeña, me gustaban las frases, y los poemas, de los que hice una gran colección. Guardaba las hojitas de los almanaques de taco y copiaba sus frases, coleccionaba poesías, y ya de más grande, compraba libros de poemas.

Corría el año 1992 y, por una amiga, llegó a mis manos el poema «Después de un tiempo»… atribuido erróneamente a Jorge Luis Borges. Su autora, es la poetisa estadounidense Verónica Shoffstall.

«Después de un tiempo» caló muy hondo en mi. Recuerdo una tarde, de compartir pileta con mi amiga Anita y que me dijera: “Te voy a leer un poema que te llegará muy profundo” y, al escucharlo, sinceramente… me paralizó. Necesitaba volver a escucharlo, una y otra vez. Me sentí muy identificada, a mis entonces veintiséis años.

Y con el transcurrir de la vida, cada vez lo quiero más.

Les presento el poema que durante décadas, circuló en librerías, a través de tarjetas, y que en 2021, cumple 50 años.

 

DESPUÉS DE UN TIEMPO

© 1971 Verónica A. Shoffstall

 

Con el tiempo, aprendes la sola diferencia

que hay, entre tomar la mano de alguien

y encadenar a un alma.

Y aprendes que el amor,

no significa apoyarte en alguien,

y que la compañía no siempre significa seguridad.

Y empiezas a entender que los besos,

no son contratos, ni los regalos, promesas.

Y empiezas a aceptar tus derrotas,

con la cabeza en alto,

con los ojos bien abiertos,

con la compostura de un adulto,

no con el rostro compungido de un niño.

Y aprendes a construir,

todos tus caminos en el hoy,

porque el terreno del mañana,

es demasiado incierto para hacer planes

y los futuros tienden a caer en pleno vuelo.

Con el tiempo, aprendes, que incluso,

los agradables rayos del sol, queman,

si te expones a ellos, demasiado.

Por lo tanto, siembra tu propio jardín

y adorna tu propia alma,

en vez de esperar a que alguien te lleve flores.

Y así aprenderás, que en realidad,

puedes sobrellevarlo todo…

que de verdad, eres fuerte

y que en realidad, vales mucho.

Y aprendes y aprendes,

con cada adiós, aprendes…

 

Por estos días, decidí investigar acerca de su autora, Verónica Shoffstall. Hice distintas búsqueda en la web y pude saber que vive en Nueva York. Entonces, me decidí a ubicarla. No quiero irme de este mundo, sin agradecerle lo que su poema provocó en mí. Encontré una dirección electrónica y, con mucho entusiasmo, le escribí, preguntándole si realmente era ella, la autora de «Después de un tiempo» y si podría acceder a su obra original, ya que en Internet circulan diferentes versiones. Envié ese mensaje, sin imaginar si habría respuesta. En menos de veinticuatro horas, sorprendida, ví en mi correo un mail de Verónica Shoffstall… no lo podía creer…¡lloré de emoción!.

A continuación, transcribo sus palabras:

“Hola Diana, sí, soy la autora del poema «Después de un tiempo». A menudo se le ha atribuido erróneamente a Jorge Luis Borges (¡disculpas!). Pero es mío. Lo escribí en 1971, a la edad de 19 años. Estaba impreso en mi anuario universitario («The Ivy», Mohawk Valley Community College, SUNY). Hacia 1982, se publicó en la columna de consejos de Ann Landers. A partir de ahí llegó a todas partes.

Es como juntar plumas en el viento para intentar reclamar mi legítimo derecho a este trabajo.

Se adjunta el poema auténtico. Muchas gracias por tu solicitud.

Me siento honrada.

Saludos, Verónica A. Shoffstall”

 

Y aquí va «After a While», («Después de un tiempo»), su poema original que tan amablemente me envió:

“After a While”

© 1971 Veronica A. Shoffstall

 

After a while you learn the subtle difference

between holding a hand and chaining a soul

And you learn that love doesn’t mean leaning

and company doesn’t always mean security

And you begin to learn that kisses aren’t contracts

and presents aren’t promises

And you begin to accept your defeats

with your head up and your eyes ahead

with the grace of a woman, not the grief of a child

And you learn to build all your roads on today

because tomorrow’s ground is too uncertain for plans

and futures have a way of falling down in mid-flight.

After a while you learn that even sunshine burns

if you get too much.

So you plant your own garden and decorate your own soul

instead of waiting for someone to bring you flowers.

And you learn that you really can endure

that you really are strong

and you really do have worth

And you learn and you learn

with every goodbye you learn…

La foto de portada de esta nota es una de las pocas que se conocen de Verónica Shoffstall y el facsímil de la columna de Ann Landers, en donde vuelve a transcribir el poema, años después, a petición de una de sus fieles lectoras.

Le agradezco profundamente a la Sra. Verónica Shoffstall, haberse tomado el tiempo, no sólo de responder a mi inquietud, sino de enviarme su obra original.

Si al leerlo, sienten que les toca el alma, no dejen de escribirle a esta mujer para felicitarla, ya que en 1971, con tan sólo 19 (diecinueve) años de edad, escribió algo tan profundo, como si hubiera vivido cincuenta.

Felices 50 años «Después de un tiempo»… ¡Gracias Verónica por existir!

================================================================

Diana Montanari: Docente argentina.

Investiga y divulga efemérides en La Página de Diana:

https://www.facebook.com/LaPaginaDeDiana