El valor de la palabra: El legado

Por Sandra Auteri, especial para DiariodeCultura.com.ar

Legado

Estimados lectores,

Quiero acercarles la carta de despedida que preparé para dejar la oficina en la que me desempeñé durante, casi, 35 años. Un lugar del que quise retirarme transmitiendo parte de lo aprendido en estos años de ensamble entre mi vida personal y profesional.

La comparto, simplemente, para resaltar una de las respuestas que recibí en ese día.

Lo que rescato de esta experiencia fue la importancia de soltar el mensaje y la esperanza de que éste a alguien le resuene y le sume a su vida.

_________________________________________________________________

Queridos todos,

Cierro un ciclo más de mi vida, con mucha alegría y con mucho por hacer.

Kübler Ross, en su libro “Lecciones de vida”, nos recuerda algunas valoraciones que quiero compartirles.

Ella dice: “Los que sueltan, son los verdaderos héroes, trascienden todas sus experiencias y reafirman todo lo que somos capaces de hacer y ser. Nos alerta sobre esa capacidad que tenemos para fomentar el sentirnos vivos y renovar fuerzas uniéndonos a otras nuevas fuerzas, que elegimos y nos esperan”.

Esto hace que nuestras lecciones aprendidas enriquezcan la textura de nuestra vida.

Decidir en la adversidad y aprender las lecciones de la vida no consiste en hacer que nuestra vida sea lo que idealizamos, sino en ver la vida como es, confiando en que se trata de un plan perfecto.

Debemos saber que tenemos defectos, pero no somos defectos. Puede que padezcamos una dolencia, pero no somos ese diagnóstico. Quizás seamos ricos, pero no somos nuestra solvencia. Nuestro ser es mucho más que nuestras circunstancias.

Aún, cuando nos percibimos débiles, la vida nos recuerda que, en nuestro interior, está todo el poder del universo.

 Todos sabemos, en lo más profundo de nuestro interior que hay alguien que es, quien estamos destinados a ser. Existe una autenticidad con la que nacemos y vivimos. Estemos motivados a descubrir el sentido de lo autentico en nosotros.

Celebremos nuestra singularidad porque todos somos portadores de una semilla de grandeza.

 Debemos hacer las cosas porque nos proporcionan paz y alegría, desde las tareas que desempeñamos hasta las ropas que vestimos.

Dejar de nadar en ríos secos, será el desafío de cada experiencia en nuestras vidas.

Hasta que nos volvamos a encontrar les deseo que puedan construir la mejor versión de ustedes mismos.  Yo haré lo propio, en mi camino.

Gracias a todos con los que me tocó alternar, por todo lo que le vinieron a enseñar a mi alma.  Sepan, que me quedo cerca. 

Su compañera de vida.

Sandra

__________________________________________________

 Hola Sandra, al final te conocí el mismo día que te fuiste con esas hermosas palabras que no leí ni escuche de nadie en toda mi corta vida. Palabras con una sabiduría de vida interior que permite ver y sentir de otra manera.  Te escribo para darte las gracias por las mismas y a su vez desearte que en esta nueva etapa agregues a tu mejor versión , mas experiencias de vida sin limites repletas de amor , cariño, felicidad  y salud.  No me voy a despedir porque a partir de esas palabras,  que no solo me cambiaron,  hoy te recordaré por siempre.

Cariños

Víctor

__________________________________________________________________

Sandra Auteri – Locutora Nacional MN 10.523
Difundir valores a través de palabras cotidianas es un desafío que les propongo transitar.
La consigna es que en cada encuentro, teniendo como guía la palabra elegida, podamos celebrar y superar lo que creamos que son nuestras limitaciones.

www.sandraauteri.com.ar
La luz de las palabras – FM 88.7 Radio Espacio Buenos Aires