Un argentino en Brasil: “Ilha do Mel”, en Paraná

¿A QUIEN NO LE GUSTA DISFRUTAR SUS VACACIONES ENTRE CALLES DE ARENA EN LAS QUE NO CIRCULAN VEHICULOS? - Por Alberto Curia, especial para DiariodeCultura.com.ar.

Comenzamos este texto de una manera que se diferencia de las anteriores presentaciones de playas brasileñas y esto es, no solamente por la fascinación de hablar sobre una isla, (¿a quien no le gustaría vacacionar en una Isla?) sino también porque es una muy especial.

La “Ihla do Mel” (Isla de Miel), está ubicada en el estado de Paraná, y tiene como una de sus características más particulares la de controlar el ingreso de sus visitantes, ya que -además de ofrecer sus calles pequeñas y de arena-, en ese arrecife no entran automóviles y de noche, una linterna es el elemento obligatorio para poder guiarse.

A pesar de su rusticidad, sus confortables posadas y hoteles hacen muy placentera la estadía en el lugar, acompañados de sus interesantes comercios, bares y restaurantes.

Su nombre ya figuraba por 1666 en algún mapeado del lugar y varias hipótesis folklóricas son conocidas sobre su origen: la extracción de miel silvestre anterior a 1950 era muy común, ya que por la dificultad de obtener azúcar industrializada desde el continente, todo se endulzaba con miel.

Antes de la segunda Guerra Mundial, la isla era conocida como la “Isla del Almirante Mehl”, personaje que se dedicó a la apicultura. También, algunos marineros retirados tenían el mismo hábito y desde allí consiguieron producir y exportar miel en la década de 1960.

Otra de las característica que pueden haber dado lugar al nombre, es el agua dulce de este hermoso lugar, contiene mercurio, y en contacto con el agua salada causa una coloración amarillenta, semejante al producto de la abeja. De hecho, los “Indios Carijós”-antiguos habitantes-, consumían el apacible producto.

Sus playas son desiertas y algunas muy buenas para el surf. Las más visitadas por el turismo, son calmas y con muchas piscinas naturales, de mareas cálidas. Dentro de estas, encontramos “Praia Encantadas”, que tiene la característica de recibir la mayor cantidad de visitantes y posee los servicios más completos.

Con la corriente baja, además de tener acceso a una gruta, es posible llegar a la playa de “Nova Brasilia”, por un pasaje de dos horas de caminata y a la bella ribera de “Fora das Encantadas”, que tiene una especie de plaza de alimentación con bares, restaurantes y kioscos, con especialidades en frutos de mar y comidas regionales.

“Praia da Fortaleza”, es la más grande de la isla, tiene 4 kilómetros de extensión y abriga a la edificación que da inicio a su nombre: la “Fortaleza de Nossa Senhora dos Prazeres”, único monumento militar del Siglo XVIII existente en el estado de Paraná, instalado en los contrafuertes del “Morro da Baleia”, erguido con paredes de un metro y medio de espesor.

Esta fortaleza fue concluida un 23 de abril de 1769. Allí pueden apreciarse los cañones, trincheras y el llamado “Labirinto de los Canhoes”, y un mirador con una impresionante vista panorámica. Desde “Nova Brasilia”, son 10 minutos de barco o taxis náuticos.

Pueden visitarse las costas de “Limonero”, semi desiertas y “Praia Grande”, ideal para surfear, que junto a ‘Praia do Farol”, conforman las bellezas del archipiélago.

En la isla se respira tranquilidad, adonde uno vaya. Existe mucha seguridad –no hay robos-, e irrumpen muchas veces los pescadores con sus redes dando un marco natural transmitido por el color de sus embarcaciones y la simpleza de sus trabajos.

El Patrimonio Artístico e Histórico del estado de Paraná, destaca al “Farol das Conchas” y a la “Gruta das Encantadas”. Son lugares dignos de conocer. La gruta está formada por una enorme abertura en la roca a nivel del mar y solamente puede ser visitada con marea baja, a solo 10 minutos de caminata desde el “Trapiche do Vilarejo de Encantadas”. Está situada en la parte sur de la isla, formada por un tipo de roca llamado “Migmatito” y dividido por un filón de piedra negra de nombre “Diabasio”. La caverna se formó debido a la erosión del mar.

Otro lugar muy recomendable de visitar es la “Baia dos Golfinhos” (Bahía de los delfines). Para observarlos, es necesario contratar un paseo de barco los que son de un impacto impresionante en una navegación nocturna y máxime en el periodo de luna llena.

Así describimos parte de lo mucho que puede disfrutarse en La “Ilha do Mel”, Paranaguá, estado de Paraná.

[email protected]