Un argentino en Italia: La estatua que surgió en Milán, fue inaugurada en Argentina y es símbolo norteamericano

Por Carlos Dios, especial para DiariodeCultura.com.ar.

new york cityscape skyline empire state building and statue of liberty

Milán es la capital industrial y económica de toda Italia así como la segunda ciudad más poblada del país. Fundada en el año 400 AC alberga un millón y medio de habitantes y recibe un caudal turístico anual que quintuplica su población.

Resulta difícil establecer el itinerario a desarrollar al llegar a Milán aunque, de manera casi invariable, todo comienza en la Piazza del Duomo, centro estratégico de la ciudad, de paso obligado por los mismos milaneses en su trajín cotidiano. En el centro de ese centro, la Catedral que le da nombre, tercer templo católico en superficie, tras la Basílica de San Pedro y la Catedral de Sevilla, con sus 157 metros de largo, poco menos de un centenar de ancho y una altura de 108 metros, que alberga a más de cuarenta mil personas en su interior.

Piazza del Duomo - Turismo.org

Si para los ciudadanos es imposible no detenerse a diario para los turistas, que superan los dos millones anuales, es imperativo visitarla, advertir las peculiaridades de su construcción, subir a sus techos, o, simplemente quedarse de pié y llenarse los ojos ante una estructura que comenzó a construirse en 1386, llevó medio siglo de trabajo y contó hasta con la opinión de Napoleón Bonaparte en su gestación.

Entre los miles de visitantes que pasaron en ese tiempo hubo uno en especial que reparó en las dos estatuas, entre las 3400 que la adornan, ubicadas apenas por encima de la puerta central a ambos lados del balcón: “La Legge Nuova” (La Nueva Ley) a la izquierda y «La Legge Vecchia” (La Vieja Ley) situada sobre la baranda opuesta. Ambas, creadas por el escultor italiano Camillo Pacetti, con un tema central leves diferencias, y entronizadas en 1810.

Quien se encontraba sobrecogido al pié del Duomo era Frederic Auguste Batrtholdi, un joven escultor francés imbuido de las ideas libertarias de su joven nación, quién había sido jefe de escuadrón de las guardias nacionales y fue edecán de Giuseppe Garibaldi durante la Guerra Franco Prusiana.

Giuseppe Garibaldi, la espada de la unificación. - LOFF.IT Biografía,  citas, frases.

Años después, el gobierno francés decidió homenajear a su par estadounidense al cumplirse el centenario de su independencia y encargó el presente a Bartholdi. En ese momento, el francés recordó los ideales garibaldianos, así como las estatuas del Duomo. Tomó la base de “La Nuova Legge” y suplió la cruz en la mano derecha por el libro que porta “La Antigua Legge”.

El escultor alsaciano, previo a elaborar la estatua original diseñó una copia a modo de guía. Mientras su referencia se alzaba a tres metros, planeó el original en una relación aproximada de uno a quince.

Recién en 1883 pudo llegar la Estatua de la Libertad a los Estados Unidos, desarmada en más de trescientas partes y embalada en 214 cajas que atravesaron ríos y cruzaron el océano Atlántico. Diversos inconvenientes técnicos y económicos dilataron su emplazamiento (el diario “New York Times” lanzó una campaña para reunir un millón de dólares entre sus lectores para hacer el sótano y levantar el pedestal) hasta que, y efectivamente poder ser inaugurada el 28 de octubre de 1886 y convertirse en símbolo de la ciudad y el país.

▷ Historia de la Estatua de la Libertad 【 EL ORIGEN 】

Pocos recuerdan, y menos aún conocen, que la primera copia hecha por Bartholdi, aquella de tan solo tres metros de altura y que fue la primera versión de su par norteamericana, fue instalada veinticinco días antes en la ciudad de Buenos Aires, en la plaza de Barrancas de Belgrano, sobre la calle La Pampa. Al pié de la misma, la firma del autor y el detalle de los talleres donde fue construida: “Val d’Osne – 8 Rue Voltaire, Paris”.

En tiempos donde todo está al alcance de un teléfono celular, resulta complicado entender como los grandes ideales, cuando están destinadas a trascender, no conocen fronteras.

Una idea de Libertad, plasmada en una escultura, que atravesó continentes y siglos, para unir Milán, Nueva York y Buenos Aires.

“Val d´Osne – 8 Rue Voltaire, Paris», dice al pié de la escultura emplazada en Barrancas de Belgrano, que es la dirección del taller francés donde se hizo la Estatua de la Libertad.

Estatua De La Libertad en la ciudad Barrancas

Para sorpresa de muchos, la Estatua de la Libertad de Buenos Aires fue inaugurada antes que la de Nueva York. Sin embargo, hay discusiones acerca de la fecha exacta: se dice que fue en 1886, casi un mes antes que su gigantesca hermana; sin embargo, Nicolás Gabriel Gutiérrez, autor de “Mármol y Bronce”, afirma que, según Alberto Octavio Córdoba en su libro «El Barrio de Belgrano, Hombre y Cosas de su Pasado», la Estatua de la Libertad porteña fue inaugurada 11 años antes, en 1875[1]. Según una nota del diario La Nación, el Ministerio de Cultura se basó en la misma obra de A. O. Córdoba para presentar también esa fecha como correcta ante la consulta de un miembro del Club de los Amigos de la Estatua de La Libertad[2].

Frédéric-Auguste Bartholdi, también conocido con el seudónimo de Amilcar Hasenfratz (Colmar, 2 de agosto de 1834 – París, 4 de octubre de 1904), fue un escultor francés que en 1886 creó la Estatua de la Libertad regalada por Francia a los Estados Unidos . Monumento que se inspiró en «La Legge Nuova» y «La Legge vecchia» de Camillo Pacetti (Roma, 2 de mayo de 1758 – Milán, 16 de julio de 1826) ubicado en el balcón de la Catedral de Milán .

Bartholdi, patriota y ferviente republicano y partidario de los ideales de Garibaldi, tanto que vestía generalmente una camisa roja, durante la guerra franco-prusiana de 1870-1871 fue ayudante de campo de Giuseppe Garibaldi (Niza, 4 de julio de 1807 – Isla de Caprera, 2 de junio de 1882).

La corona de la Estatua de la Libertad vuelve a abrirse a los visitantes -  Noticias | Planet of Hotels

En 1871, a petición del político Édouard René de Laboulaye (París, 18 de enero de 1811 – París, 25 de mayo de 1883) y en nombre de la amistad franco-americana, realiza su primer viaje a Nueva York, donde a la entrada de el puerto que identificó en Bedloe’s Island (desde 1956 Liberty Island), un islote situado en la desembocadura del río Hudson, el lugar más adecuado para erigir la futura Estatua de la Libertad. El estudio de ingeniería para su sustento fue confiado a Gustave Eiffel (15 de diciembre de 1832 – 27 de diciembre de 1923), ingeniero que construyó la torre homónima.

La estatua llegó a Nueva York por mar dividida en cajas de 1883. El sótano necesitaba más de un millón de dólares que no existían, por lo que el New York Times lanzó una suscripción pública. Los estadounidenses respondieron con prontitud y la suma necesaria estuvo disponible de inmediato en unos pocos días.
El 28 de octubre de 1886, durante la inauguración, se distribuyeron unas miniaturas de la estatua, realizadas por la empresa francesa Gaget, Gauthier & Co. Debido a la dificultad de pronunciar la palabra Gaget, los estadounidenses la transformaron en la conocida palabra gadget.

Dejando el congreso para «sumergir en la ardua expedición por la liberación de Roma de la tiranía papal que terminó dos meses después con la aplastante derrota de Mentana», Garibaldi participó en la última campaña que luchó «al frente del ejército de los Vosgos contra los prusianos, en defensa de la renacida república francesa sobre las cenizas del Imperio de Napoleón III, en la que logró la victoria de Dijon en enero de 1871 arrebatando a los prusianos la única bandera que perdieron en aquella guerra”. Fue en esa ocasión que Garibaldi conoció e influenció al escultor alsaciano Frédéric Auguste Bartholdi, cuyo nombre está vinculado con la Estatua de la Libertad donada por Francia a los Estados Unidos en el centenario de la declaración de independencia americana. La obra fue entregada con casi una década de retraso e inaugurada el 28 de octubre de 1886.

================================================================

Carlos Dios es un periodista argentino que vive en Italia, es conductor del programa radial “Italiatinos”, que se emite de manera semanal por Radio Puente (www.estacionradiopuente.com) para la comunidad latina en Italia y Europa. Ejerce la corresponsalía desde Italia para el programa “Sensaciones”, que sale al aire de lunes a viernes, entre las 17 y las 18, por AM 830 Radio del Pueblo en Argentina, así como para el programa “La Esquina de los Sábados”, a través de Radio Albano (www.radioalbano.com).