Un argentino en París: Descubrimiento de la Francia subterránea (1ra. parte)

Vías ocultas, caminos secretos, canteras de piedras, catacumbas, criptas, minas, monasterios, refugios, santuarios, trogloditas. Por Jorge Forbes, desde Francia, especial para DiariodeCultura.com.ar.

fileKRVR29PU

Secreto! el tesoro de los Cátaros. Misterioso! los alineamientos de Carnac. El país de Descartes es también el del encanto, la seducción y de la emoción, de las tradiciones y del terruño; de cuentos y de leyendas.

Alineamientos de Carnac - EcuRed

  • Los alineamientos de Carnac

Catedrales de la naturaleza

Jamás el hombre podrá superar en belleza lo que la naturaleza y los tiempos geológicos han podido esculpir.

Bajo la superficie de la tierra, el paso de las aguas a creado verdaderas catedrales naturales. Rivalizan en proporción con aquellas construidas por el hombre y rivaliza con lo que los más locos arquitectos habrían podido imaginar.

Las grutas forman un vasto pasaje subterráneo, a raíz del lento trabajo de erosión y disolución de rocas calcáreas producido por el chorreo del agua,  Ese fenómeno se llama «karst». Las cavidades que resultan de la actividad de un karst se reparten en dos categorías diferentes: las redes fósiles, en donde el agua terminó su lento trabajo en las rocas y, las redes activas, en donde continua su obra de escultura.

Nuevo informe: ¿Se esconde la solución a la crisis del agua bajo nuestros pies? | iAgua

Los espacios activos son alimentados por una corriente subterránea de agua de menor importancia. Los espacios los más importantes de los paisajes subterráneos son las grutas y las cavernas cuyo desarrollo es, mayoritariamente, horizontal. Esas cavidades están decoradas con estalactitas (a partir de la bóveda) y estalagmitas (a partir del suelo).

Cueva - Wikipedia, la enciclopedia libre

La variedad de los paisajes subterráneos depende de las características geológicas de cada región y de la actividad tectónica que dejó fallas y fisuras para favorecer la acción del agua.

La historia del mundo subterráneo en Francia está salpicada de anécdotas bien curiosas: como la de una vaca de Montbèliard que, caída al fondo de un abismo, salió nadando por una corriente de agua de mediana importancia que la llevó a más de 10 km del lugar de donde se precipitó. Algunas leyendas se le pueden asociar: Julio Verne, en su «Viaje al centro de la Tierra» no describía un planeta ahuecado con un mar interior.

Si, al describir las curiosas formaciones geológicas del subsuelo, los primeros exploradores confirmaron su aspecto insólito y pusieron fin a las leyendas. Los subterráneos son, sin embargo, lugares de misterio. Que poblado en Francia no posee su cupo de estrechos caminos, bien oscuros, que esperan a un descubridor armado de mucha más imaginación que de coraje?

Exploradores de la noche abismal

A partir de fines del siglo XV, los hombres exploraron las cavernas de poca profundidad para extraer el salpetre que se necesitaba en la composición de la pólvora para cañón. En 1792, un paso suplementario fue realizado por Vernet d’Ongles, quien descendió a más de 60 m de profundidad en el abismo de Cruis.

Abismo de Cruis - frwiki.wiki

  • Abismo de Cruis

A principio del siglo XIX, los hombres se envalentonaron y la exploración del subsuelo comenzó lentamente y gestó el nacimiento de una nueva disciplina: la espeleología. Edouard Martel fue el primero en explorar, metódicamente, las cavidades naturales, en particular en el abismo de Padirac.

Del equipo de Martel compuesto por zapatos con clavos, escaleras de cuerdas y velas, la espeleología moderna no conserva nada. Para paliar los numerosos accidentes la técnica espeleológica hizo importantes progresos copiando del alpinismo y la inmersión submarina todo lo sofisticado de su equipamiento.

Gouffre de Padirac - Wikipedia, la enciclopedia libre

  • Abismo de Padirac

Desde la antigüedad hasta nuestros días, la exploración de las profundidades se convirtió en una actividad a la vez que deportiva, también científica. Las grutas son parte de nuestro patrimonio natural y forman un medio sensible que, en muchos casos, se ve amenazado por el propio hombre.

En ellas se encuentran animales de diferentes razas, en muchos casos con los colores de su piel alterados y, también, ciegos, por su adaptación, desde hace millones de años, a la vida subterránea.

Entre las exploraciones de Edouard Martel (1859-1938), fundador de la Sociedad de Espeleología en 1889, el pozo Rabanel (- 125 metros), de Norbert Casteret en 1953, en la Pierre Saint-Martin (-730 metros), y las profundidades alcanzadas en la actualidad, cerca de los 2.000 metros, los espeleólogos aprendieron a familiarizarse con los sifones, los abismos vertiginosos y las zambullidas de gran alcance.

El enigmático pozo sin fondo del que nadie sabe su origen - Porque no se me ocurrio

  • Pozo de Rabanel

París, proveedora de canteras de piedra

París nació de sus subsuelos. Desde la época de los romanos, los parisienses supieron aprovecharse de las riquezas minerales con las que la naturaleza los dotó, para construir la capital.

Extracción del «gypse» (para el yeso), de la «caliza», piedra para la construcción, de la «creta», para la cal; de la arcilla, para los ladrillos y las tejas, que sirvieron para la construcción de la ciudad, y que dejó galerías dando al subsuelo parisiense el aspecto de un queso gruyere. Esas ramificaciones se extienden a lo largo y ancho de 860 hectáreas.

Orgues ille sur tet chimeneas de piedra caliza sitio de piedras languedoc roussillon en francia | Foto Premium

  • Piedra Caliza

La explotación intensa y sin vigilancia llegó a un resultado paradojal: en el siglo XVIII los edificios de París se construían sobre un vacío provocando desmoronamientos, y eso llevó a la creación de un servicio de canteras, encargada de su administración y consolidación. Y era solo cuestión de tiempo; el mismo día de entrar en funciones una casa fue «tragada» y se hundió a 28 métros de profundidad.

La explotación de las canteras fue prohibida en 1828, pero ya habían encontrado otros usos. En efecto, por cuestiones de salubridad pública, el cementerio de los Inocentes fue cerrado y las osamentas transferidas a las canteras situadas debajo de la plaza Denfert-Rochereau. A ese osario, bendecido en 1786, se le dio el nombre de catacumbas. Allí, reposan 6 millones de parisienses.

Cementerio de los Santos Inocentes - Wikipedia, la enciclopedia libre

  • Cementerio de los Santos Inocentes

Durante las visitas se pueden admirar los nombres de calles, al igual que los multiples  elementos de arquitectura: fuentes, escaleras, fosos e incluso, esculturas. Sobre el dintel de la puerta de entrada están grabadas estas palabras: «Detente! Estás en el imperio de la muerte.»

Las canteras de Meudon. Los vacíos dejados por los explotadores de éstas son de una belleza sin igual y las galerías ofrecen espléndidas bóvedas cavadas en plena piedra calcárea. Desde el final de su explotación sirvieron de champiñoneras. Trogloditas de Chaillot. Solo algunas caves (sótanos) son todavía testigos de la existencia de trogloditas en la rue Raynouard en Paris.

El primer recurso de la exploración urbana - Tejados, techos panorámicos de París, las catacumbas, la construcción, búnkeres, túneles de metro y metro - Exploración urbana en Francia - Las fotos de

  • Canteras de Meudon

París bajo París

Bajo la ciudad luz se extienden miles de kilómetros de desagües directos de las aguas evacuadas de las casas, de galerías técnicas y de acueductos. Bajo las veredas de la capital tejieron una telaraña, cuyos hilos se entrelazan con la red de las canteras.

París no fue siempre la ciudad limpia que hoy conocemos. Es cierto que las primeras cloacas datan de la época romana. Se pueden visitar algunos vestigios en el subsuelo del hotel de Cluny.

Sin embargo, hubo que esperar hasta el siglo XIX para que la capital tenga un sistema moderno de cloacas. La obra fue encarada por el barón Haussmann y tiene una longitud de 2.100 km. Paralelas a las cloacas, las galerías técnicas, se extienden sobre 2.600 km permitiendo encaminar agua, gas y electricidad.

Georges Eugène Haussmann (1809-1891) - Musée protestant

  • Barón Haussmann

El agua fue, durante mucho tiempo, el principal problema de París. Durante la Revolución, en París, cada habitante solo disponía de un litro de agua por día. Para mejorar esa situación, Napoleón 1ero. hizo construir el canal del Ourq, en 1808, que unía el Ourcq con el Sena. Hoy, un conjunto de acueductos subterráneos y de inmensas reservas permiten alimentar la ciudad.

Canal de l'Ourcq | Villeparisis

  • Canal de l’Ourcq

Ciertas reservas tienen diferentes funciones, como por ejemplo el lago de la Opera. Se trata en realidad de una cisterna prevista para apagar eventuales incendios. La agitación que se nota en la superficie se debe al regular pasaje del cercano Metro. Las primeras líneas del Metropolitano fueron realizadas para la Exposición Universal de 1.900.

_______________________________________________

*Jorge Forbes es un periodista argentino que reside en Francia y que desde 1982 fue corresponsal en París para diferentes medios, tanto de la Argentina (Radio Continental), como de Estados Unidos (Voice of América), México (Radio Noticias) y Uruguay (Radio Sarandí).

Actualmente colabora con Diario de Cultura y con Arte y Colección y propone visitas a la capital francesa (privadas o en grupo, no más de 4 personas) por lugares donde vivieron argentinos famosos y conocidos, así como sitios poco conocidos para los turistas, incluso aguerridos en la materia. Se recomienda hacer el pedido por email a [email protected] o al teléfono celular en Francia: 00 336 0683 7915.

También puede visitarse su página web: www.jorgeforbes.com.ar