Un argentino en París: La catedral de Chartres

Reverenciada por los artistas, alabada por los poetas, Chartres es la reina sublime de las catedrales - Por Jorge Forbes, desde Francia, especial para DiariodeCultura.com.ar.

chartres

«Aquel que viaje a Chartres por primera vez y esté a unos 30 kilómetros, verá esa inmensa catedral que reina en la inmensidad del campo». Con esa frase la describió Elio Vittorini. Rodín la llamaba la «Acrópolis» de Francia. Y J.K. Huysmans hizo de ella la heroina de una novela.

Se cuenta que desde 876 la catedral conserva una túnica de la Virgen María que Carlomagno habría recibido en regalo en el curso de una cruzada a Jerusalén. En realidad, esa reliquia era un presente de Charles le Chauve (Carlos el Calvo) y se pudo demostrar que el tejido venia de Siria y había sido confeccionado en el curso del primer siglo de nuestra era.

Chartres, la catedral de la luz con un laberinto en su interior

Durante un centenar de años, Chartres fue un importante centro de peregrinación marial y aún hoy los fieles se desplazan desde el mundo entero para honrar la reliquia. En 1020 un gran incendio destruyó un primer edificio de la época carolingia.

Las ruinas iban a servir para los fundamentos de la construcción de la iglesia gótica. Panes de los viejos muros fueron utilizados para la realización de la cripta. Los grandes trabajos fueron erigidos a principios del siglo XII bajo la dirección del obispo Fulbert y más tarde la de Geoffreyde Léves.

Lo mejor que ver en Chartres, catedral gótica Patrimonio de la Humanidad

Las fachadas norte y oeste fueron terminadas en el siglo XIII. Pero en la noche del 10 al 11 de junio de 1194 un incendio destruyó la catedral y una gran parte de la ciudad. La población, desesperada, al principio creyó que la reliquia también había desaparecido con el fuego.

Pero había sido salvada y, gracias a importantes donaciones, la catedral pudo ser reconstruida según los planos del antiguo edificio. En efecto, siguieron las instrucciones del primer arquitecto, cuyo nombre se desconoce, y pudo preservarse el aspecto armonioso de la catedral.

Lo mejor que ver en Chartres, catedral gótica Patrimonio de la Humanidad

Mientras tanto, la técnica del arte gótico había evolucionado: se había renunciado a las galerías porque ya no eran necesarias por la estética del edificio y se habían agregado arcadas; linternas o cupulinos, las cuales permitían que la luz penetrara ampliamente.

Pero lo que constituye la gloria de Chartres, son sus magnificas esculturas y, sobre todo, la luminosidad de sus esplendidos vitraux. Sobre los 186 vitraux originales con motivos de una increíble variedad, 152 subsisten y bañan a la catedral de una luz casi sobrenatural.

Chartres: la 'otra' Notre-Dame de Francia - Tendencias Hoy

La catedral de Chartres no fue destruida ni saqueada durante la Revolución y las numerosas restauraciones felizmente no alteraron su gran y esplendida belleza.

Quedó lo que siempre fue: el gran triunfo del arte gótico.

=================================================================

Jorge Forbes es un periodista argentino que reside en Francia y que desde 1982 fue corresponsal en París para diferentes medios, tanto de la Argentina (Radio Continental), como de Estados Unidos (Voice of América), México (Radio Noticias) y Uruguay (Radio Sarandí).

Actualmente colabora con Diario de Cultura y con Arte y Colección y propone visitas a la capital francesa (privadas o en grupo, no más de 4 personas) por lugares donde vivieron argentinos famosos y conocidos, así como sitios poco conocidos para los turistas, incluso aguerridos en la materia. Se recomienda hacer el pedido por email a [email protected] o al teléfono celular en Francia: 00 336 0683 7915.

También puede visitarse su página web: www.jorgeforbes.com.ar