«Acá besan como si fueran un lavarropas»: una extranjera que vive en Buenos Aires hace diez años compartió sus impresiones de la ciudad

Vanessa Bell publicó una controvertida lista de impresiones sobre los porteños que se hizo viral

sdvsvsv

Una británica instalada en Buenos Aires desde hace diez años, hija de madre argentina y con fuertes sentimientos de amor por el país, publicó en Twitter una divertida lista acerca de cuestiones típicas de los argentinos de acuerdo con su interesante mirada extranjera pero nativa a la vez.

Vanessa Bell – @cremetourBA– vive hace solo una década en la ciudad, pero conoce lugares que muchos porteños ni siquiera imaginan. Gracias a su proyecto Creme de la Creme puede pagar las cuentas y ser una ciudadana independiente. Trabaja de ofrecer una exclusiva curaduría de tours urbanos, con recorridos fotográficos y algo de historia.

«Una curiosidad insaciable de Buenos Aires me llevó a investigar sus callejuelas adormecidas y descubrir sus lugares más escondidos, las tendencias emergentes y el talento emergente.», dijo la escritora independiente, que colabora con The Independent, Departures Magazine, Fathom, Traveldo.se y Time Out.

Esta mañana, Vanessa preparó un hilo con catorce observaciones acerca de la ciudad y de quienes habitamos en ella. En pocas horas consiguió 1,6 mil retuits y 9,9 mil «me gustas».

  1. Hace diez años me mudé a Buenos Aires desde el este de Londres y empecé a escribir un blog con con mis impresiones sobre la ciudad trabajando como profesora de inglés e intentando entender a los argentinos y a sus costumbres.
  2. Buenos Aires le hace sombra a Nueva York. Realmente esta es la ciudad que nunca duerme. Llevo cansada 359 días.
  3. Por alguna razón desconocida, los porteros de los edificios de departamentos «riegan» las veredas. El resultado es que las baldosas flojas son el enemigo número uno de los peatones salvo que alguien sea un fanático del agua sucia que salpica hasta las rodillas.
  4. Los chicos argentinos dan besos como si sus lenguas fueran lavarropas puestos en ciclo de centrifugado rápido y los juegos sexuales previos son algo que necesitan guglear (a menos que una tenga suerte).
  5. La escasez de monedas y de billetes de poco valor en esta ciudad resulta un misterio. Existen distintas leyendas urbanas y teorías conspirativas que especulan sobre este curioso hecho.
  6. La mayoría de los kiosqueros y comerciantes preferirían sacarse un riñón que darte cambio de cien pesos cuando compraste algo de veinte.
  7. Hacer cola es el pasatiempo oficial de los argentinos. La fila rápida no existe y la muerte por burocracia es algo frecuente.
  8. No hay nada parecido a un almuerzo gratis. Prefiero pagar a medias.
  9. Los hoteles sexuales (telos) son tan cursis como suenan. Las habitaciones tienen una pantalla LED que cuenta los minutos de intimidad, hay espejos desde las paredes hasta los techos, muebles kitsch, jacuzzis, habitaciones temáticas, juguetes sexuales a la venta y hasta algunos ofrecen tarjetas de fidelidad (no es un chiste). Se suele sentir como si estuvieras en una escenografía de una película pornográfica poco confiable de los setenta.
  10. Las demostraciones públicas de afecto son totalmente aceptadas tanto en el asiento del subte, en el banco de una plaza o en un restaurante siempre ruidoso y amontonado.
  11. Los porteños no saben nada de especias. Les mencionás la pimienta negra y huyen despavoridos.
  12. Buenos Aires es el reino de la acelga, aunque reciba un trato injusto y cuando, en su encarnación final, termina siendo cocida, resulta un manto arrugado que dice ser una verdura.
  13. No hay una explicación lógica para entender el precio de las cosas acá. Por lo que vale un litro de leche se puede viajar el equivalente de Londres a Brighton dos veces.
  14. En cuanto a la moda en esta ciudad todo se trata de los viejos chochos. En estos días recibo mis consejos sobre estilo de octagenarios.

Fuente: Infobae