Arqueólogos descubrieron una iglesia de los tiempos bíblicos: creen que podría haber sido erigida en honor al “milagro de la mujer sangrante”

La excavación reveló restos de cruces que datan del siglo IV d.C., lo que sugiere que la casa de oración fue considerada como lugar de peregrinación por los primeros cristianos

plo

Arqueólogos descubrieron una iglesia que, creen, podría haber sido en la que Jesús de Nazaret curó a la “mujer sangrante”. La casa de oración también habría sido un lugar de adoración por los primeros cristianos.

Según expertos de la Universidad de Haifa, la iglesia se habría erigido en la antigua ciudad de Banias, que pertenecía al Imperio Romano y que había sido rebautizada como Cesarea de Filipo durante el periodo en el que se cree vivió Jesús.

La historia de la mujer sangrante se refiere, de acuerdo con los evangelios cristianos, a un milagro que realizó Jesús cuando una mujer que llevaba menstruando por 12 años sin detenerse se curó de su padecimiento al tocar su manto.

En el evangelio de Lucas, por ejemplo, se habla de una mujer sangrante que se enteró de la presencia de Jesús en su ciudad y se acercó a pensando: “si tan solo toco su ropa, seré curada”. Al hacerlo, el sangrado se detuvo de inmediato y la mujer sintió que “todo su cuerpo se había liberado del sufrimiento”.

Dice el texto que Jesús se volvió a la multitud y preguntó quien lo había tocado, pues sintió el poder divino salir de él, entonces la mujer se volvió y se postró ante él. “Hija, tu fe te ha sanado. Vete en paz y libérate de tu sufrimiento”, le dijo Jesús.

Descubrimiento de una iglesia bizantina de 1.500 años de antigüedad en Israel. (Imagen de referencia). Ramat Beit Shemesh, Israel October 23, 2019. REUTERS/Ronen Zvulun

Descubrimiento de una iglesia bizantina de 1.500 años de antigüedad en Israel. (Imagen de referencia). Ramat Beit Shemesh, Israel October 23, 2019. REUTERS/Ronen Zvulun

De acuerdo con el historiador bizantino Eusebio, una vez que la mujer sangrante fue sanada, erigió una estatua para conmemorar el milagro en una iglesia junto a los manantiales en Cesarea de Filipo, que se encuentra en los Altos del Golán entre Siria y el Líbano.

En esa zona fue encontrada la iglesia, en el marco de una excavación arqueológica reciente del lugar. Ello llevó a los arqueólogos a afirmar que fue allí donde se llevó a cabo el milagro descrito en las sagradas escrituras.

“Sugerimos que la iglesia revelada por nosotros podría haber sido esta iglesia que estaba relacionada con el milagro”, dijo el profesor Adi Erlich en declaraciones citadas por Daily Mail.

El profesor afirma que según las fuentes antiguas la estatua que erigió la mujer se rompió en pedazos y que luego esos pedazos se exhibieron y se entregaron como reliquias.

También señaló que hay otra iglesia cerca, pero que la recién descubierta encaja mejor con la descripción del lugar del milagro bíblico.

“Hay otra iglesia excavada hace unos 30 años al otro lado de los manantiales, pero nuestra pequeña iglesia es más un monumento que una basílica práctica para los servicios”, explicó el investigador.

Afirmó que esta podría haber servido como lugar para conmemorar el evento.

Los arqueólogos también encontraron una piedra que data del año 400 d.C. y que está marcada con cruces, que presumen fueron talladas por los primeros cristianos que tuvieron la iglesia como lugar de peregrinación.

“También encontramos elementos arquitectónicos, una piscina de culto y un acueducto de agua”, dijo Ron Lavi, otro de los arqueólogos que lideraron la excavación.

Estos elementos estarían dedicados al dios romano Pan, lo que sugiere que antes de ser un templo cristiano se había usado para adorar a la deidad romana.

Es un misterio la razón del abandono de la ciudad. Lo que señalan los arqueólogos es que en su fase romana probablemente fue arruinada por un terremoto y después los cristianos la reconstruyeron.

“La segunda fase fue abandonada, tal vez debido al declive del cristianismo y el surgimiento del Islam, pero no podemos asegurarlo”, dice Erlich.

La Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel ordenó la excavación del sitio en Banias para permitir la conservación y desarrollar el lugar para el turismo.

“Una vez que la conservación ha terminado, todos son bienvenidos a visitarnos”, afirmó Erlich.

Fuente: Infobae