Comienza la venta del primer televisor 8K producido en el país y cuesta más de medio millón de pesos

Cuadruplica en calidad a un 4K. La empresa que lo ofrece afirma que la pandemia hizo crecer a este segmento de consumo.

dsfsd

Este jueves 11 de marzo arranca la venta del primer televisor 8K producido en Argentina. Es el Samsung Q 800 T, de 75 pulgadas que, según la empresa, presenta “características revolucionarias de visualización”. 

El televisor se ensambla en la planta Iatec del grupo Mirgor, en Río Grande, Tierra del Fuego. “Decidimos comenzar a producir este televisor acá porque trajimos los primeros 8K el año pasado y los agotamos en 15 días”, sorprende Rodolfo Romeo, director de ventas de mobile y TV de Samsung Argentina.

Esta pantalla con tecnología 8K cuenta con 33 millones de píxeles (4 veces más que los televisores 4K y 16 más que los Full HD) y el 100% del volumen del color. El precio: 599.999 pesos.

Como hasta ahora son pocas las plataformas de contenidos que brindan producciones en esa calidad (se están incorporando las primeras consolas y celulares 8K), este aparato suma la tecnología Upscalling que, gracias a inteligencia artificial, transforma la calidad de imagen y sonido que llega al aparato a su máximo potencial, independientemente de la fuente de origen. El secreto de esta mejora automática es el chip Quantum HDR2000, cuya misión principal es realizar el escalado a 8K desde resoluciones inferiores con la máxima calidad posible.

El Q 800 T tiene una tecnología que lleva a su máximo potencial a las imágenes que llegan al televisor que no son 8K.

El Q 800 T tiene una tecnología que lleva a su máximo potencial a las imágenes que llegan al televisor que no son 8K.

Otra característica de este TV es que no posee bordes y se puede aprovechar un 99% de la pantalla. Y siguiendo con el sonido, el televisor incluye 6 altoparlantes con una potencia de 70W y gracias a la inteligencia artificial, el sonido se reproduce sólo en el lugar exacto donde ocurre la acción gracias a su tecnología OTS+ (Object Tracking Sound +).

“Desde el segundo trimestre del año pasado, con la llegada de la pandemia, estamos viendo un enorme crecimiento en la venta de productos premium. Se explica porque algunos consumos de la clase media quedaron freezados, como por ejemplo los viajes, y ahora muchos destinan ese presupuesto a artículos tecno de alta gama, como estos televisores. También se ve en el mercado de las consolas y los celulares más caros”, sostiene Romeo.

Desde la empresa surcoreana dijeron a Clarín que este jueves 11 de marzo comienza la preventa de este televisor, a 599.999 pesos, en 18 cuotas sin interés. Por tiempo limitado, la compra incluye un eVoucher digital de hasta 48.999 pesos que se puede canjear por diferentes «music packs», que pueden incluir una barra de sonido o una torre de sonido.

Con todo, el precio es altísimo. En dólares, al valor del solidario o turista, son unos 4.000. La cifra es alta, pero mucho menor al valor de salida del primer televisor 4K en el país. Fue en agosto de 2013, y lo vendían a 350.000 pesos, lo que equivalía a unos 38.000 dólares. Eso mismo valía un monoambiente en la Ciudad de Buenos Aires.

Hoy, siete años y medio más tarde, la tecnología 4K es la estándar en las pantallas grandes, que se consiguen a menos de 100.000 pesos. Seguramente en unos años predominará la tecnología 8K, cuando su producción llegue a una escala tal que haga que los precios caigan y una de estas pantallas cueste bastante menos que 1.000 dólares.

Fuente: Clarín