Asombro en Inglaterra: el fenómeno Fata Morgana hizo que los barcos se vean flotar en el aire

Esta semana, la sorpresiva aparición del espejismo hizo hablar a todo el Reino Unido.

dsfsd

Gran Bretaña vivió una semana de muchos altibajos con respecto al coronavirus, y muy pocas noticias han sacado de foco a la opinión pública. Una de ellas es la aparición de la llamada «Fata Morgana», un rarísimo fenómeno climático que produce espejismos.

Y en los últimos días la confusión llegó al extremo ya que fueron vistos varios barcos que parecían estar flotando en el aire debido a esa rara ilusión óptica.

Los avistamientos, -muy inusuales- ocurrieron en varios puntos del Reino Unido. La mayoría de ellos fue en las zonas costeras de Cornwall, Devon y Aberdeenshire. Uno de los que más recorrió las redes sociales fue descubierto por David Morris mientras paseaba por Gillan, cerca de Falmouth, Devon.

Dijo que se quedó «asombrado y muy desconcertado» por el fenómeno que hizo que pareciera como si un delineador labial rojo flotara en el cielo, sobre el agua.

David Morris tomó esta foto mientras daba un paseo por Gillan, cerca de Falmouth, en Devon.

David Morris tomó esta foto mientras daba un paseo por Gillan, cerca de Falmouth, en Devon.

A principios de esta semana en Paignton, Devon, una pintoresca vista sobre el Canal de la Mancha mostraba varios transatlánticos que parecían flotar sobre el mar debido al fenómeno. Y el viernes en Banff, Aberdeenshire, en Escocia, el trabajador de salud y seguridad Colin McCallum vio otro barco que parecía estar volando.

Lo sucedido es producto de un fenómeno conocido Fata Morgana, un espejismo creado cuando el sol calienta la atmósfera sobre la tierra o el mar, lo que crea un gradiente de temperaturas. Una capa de aire caliente se asienta sobre una capa de aire frío, lo que hace que la luz del barco se doble al pasar a través de los espacios en las corrientes de aire. 

Es una rara y compleja visión en la que la distorsión horizontal y vertical, la inversión y la elevación de objetos ocurren en patrones cambiantes. El fenómeno ocurre sobre la superficie del agua y se produce por la superposición de varias capas de aire de diferente índice de refracción.

La leyenda de Fata Morgana

La primera vez que se registró el efecto «Fata Morgana» data de 1818, pero después de más de 200 años sigue sorprendiendo a quien camine por zonas costeras de algunas partes del mundo.

Una ilusión que lleva el nombre de una hechicera legendaria de la literatura medieval. Según explica Jorge Olcina, director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante «se trata de un espejismo de grandes dimensiones que se origina en zonas con inversión térmica, donde coinciden capas de aire cálida -terrestre- y más fresco -marino-«.

La denominación está relacionada con Morgana, la hermana del rey Arturo de la literatura medieval. Se dice que era una bruja o un hada, y de ahí viene fata morgana (hada es fata en italiano), aunque también hay quienes piensan que el origen del nombre de la poderosa hechicera proviene de mori-gena, que traducido significa «nacida del mar», y lo vinculan con las sirenas por el parecido con el nombre inglés (marmoid). Hay que recordar que en la mitología clásica las sirenas atraen a los marinos con sus cantos para conducirlos a una muerte segura.

El año pasado apareció una "ciudad flotante" en las costas de Barcelona.

El año pasado apareció una «ciudad flotante» en las costas de Barcelona.

Diversas fuentes describen a Morgana como discípula de Merlín, y más adelante como su rival. Seduce y embruja a Merlín con su belleza y su magia. Morgana aprende la magia de Merlín y luego la usa para dañar a los caballeros de Arturo y a la reina Ginebra.

En algunas leyendas, Morgana intenta conspirar contra Arturo robando la espada de Excalibur y dándosela a su amado sir Accolon para que lo asesine. Arturo acaba con Accolon en un duelo y se retira a descansar a un convento cercano. Morgana, enfurecida, vuelve a apropiarse la espada (que hace a Arturo invencible) y la arroja al mar.

De allí surgió el nombre del espejismo: los navegantes que se encontraban con el engañoso efecto visual pensaban que se trataba de una hechicería o embrujo y le pusieron el nombre del personaje que conocían de la literatura de la Edad Media: el hada Morgana.

La actriz Helena Bonham Carter interpretó a Morgana le Fay.

La actriz Helena Bonham Carter interpretó a Morgana le Fay.

En el cine, el personaje de Morgana fue interpretado por actrices de la talla de interpretada por actrices de la talla de Helen Mirren, Helena Bonham Carter, Eva Green o Julianna Margulies.

Fuente: Clarín