¿Como Marie Kondo? El monje budista que predica una “meditación de la limpieza”

Shoukei Matsumoto es un erudito monje budista japonés que tiene hijos y conoce la vida fuera del monasterio.

asdasdas
MONJE

Conocido por su libro donde insiste en una casa y una mente limpias, respondió algunas preguntas de Entremujeres Clarín. Similitudes y diferencias con la gurú del orden Marie Kondo.

Shoukei Matsumoto es un monje budista japonés que pertenece a una tradición en la cual la limpieza del monasterio y de los templos es parte de sus actividades diarias, aunque integra el 1% de los monjes que está casado, tiene dos hijos y conoce la vida cotidiana ordinaria fuera de esos claustros. Hace un par de años sus reflexiones alcanzaron gran repercusión, tras la publicación de A Monk´s Guide to a Clean House and Mind, una guía para una casa y mente limpias, que se transformó en best seller en Japón y luego fue traducido a varios idiomas. Vía mail, respondió preguntas de Entremujeres Clarín en el marco de la cuarentena global por la pandemia de coronavirus. A la vez, Daniel Forster, director de la Escuela de Meditación de la Fundación Columbia donde el monje realizó la charla online “Tu casa, tu templo”, complementó las reflexiones del monje.

Shoukei Matsumoto es un erudito monje budista japonés que tiene hijos y conoce la vida fuera del monasterio. Es conocido por su libro donde predica una meditación a través de la limpieza. Foto: gentileza Fundación Columbia.

Shoukei Matsumoto es un erudito monje budista japonés que tiene hijos y conoce la vida fuera del monasterio. Es conocido por su libro donde predica una meditación a través de la limpieza. Foto: gentileza Fundación Columbia.

Graduado en literatura, con un MBA y a cargo del proyecto «Mirai no Jushoku-Juku» (una escuela de gestión del templo para sacerdotes y monjes budistas), en su libro sostiene que la limpieza del hogar es una práctica que ayuda a crear el camino hacia el bienestar personal, y que lo importante no es sólo limpiar, sino ser conscientes de esa tarea y abstraernos, mientras tanto, de todo lo que no tenga que ver con ella; así, aprovechar esos momentos para contemplar y meditar.

– Se suele decir «casa ordenada, mente ordenada». ¿Cuál es la interpretación que le das a este dicho popular desde tu filosofía?


– Matsumoto: En el budismo, creemos que todo está interconectado y es interdependiente. No hay un borde claro entre el exterior y el interior.

– Forster: Los seres humanos tendemos a tener una visión homocéntrica y egocéntrica de la realidad. Nos cuesta percibir la evidente interdependencia de las cosas. Como valor cultural, en Occidente “la independencia” es un valor central. Pero no somos independientes, somos interdependientes. Cuando Shoukei Matsumoto dice que el borde no es claro, habla de un hecho real. Pertenecemos a esa existencia interdependiente, simplemente somos parte de ella, somos una sola cosa. Es la mente la que divide la existencia que es única.

Shoukei Matsumoto y Daniel Forster, director de la Escuela de Meditación de la Fundación Columbia. Foto: gentileza Fundación Columbia.

Shoukei Matsumoto y Daniel Forster, director de la Escuela de Meditación de la Fundación Columbia. Foto: gentileza Fundación Columbia.

– ¿Por qué decís que ordenar y limpiar la casa puede transformarse en una meditación de atención plena?

– Matsumoto: La meditación de atención plena se trata de la concentración aquí y ahora. Al igual que la meditación sentada, la práctica de limpieza te brinda la oportunidad perfecta para concentrarte en el momento.

– Forster: Shoukei nos explica de una forma muy sencilla que la meditación se trata de estar en el “aquí y el ahora”, una capacidad que los seres humanos perdimos. Nuestras mentes suelen estar pensando en cosas del pasado, que ya sucedieron y como hubieran podido ser diferentes y especulando con las cosas que van a suceder en el futuro. El “aquí y ahora” no es un tiempo, es la vida misma. Cualquier cosa que puedas hacer, poniendo tu atención plena en lo que estás haciendo, te acerca a la meditación. Matsumoto habla de la limpieza como estar dentro de un ciclo real que ocurre ahora, que además de hacer la tarea específica estás limpiando tu ser y tu entorno.

Para Shoukei Matsumoto, lo importante no es sólo limpiar, sino ser conscientes de esa tarea y abstraernos, mientras tanto, de todo lo que no tenga que ver con ella; así, aprovechar esos momentos para contemplar y meditar. Foto: Shutterstock.

Para Shoukei Matsumoto, lo importante no es sólo limpiar, sino ser conscientes de esa tarea y abstraernos, mientras tanto, de todo lo que no tenga que ver con ella; así, aprovechar esos momentos para contemplar y meditar. Foto: Shutterstock.

– ¿Cuáles son los «requisitos» para que esto suceda, para que la limpieza de rutina se convierta en un momento de meditación? ¿Podés compartir algunos pasos o cómo hacerlo? ¿Cuáles son tus estrategias o consejos?

– Matsumoto: No hay que apresurarse para encontrar un resultado. Se necesita tiempo para que la fruta madure. El requisito más importante para el fruto nazca es mantener una clara disciplina de la limpieza. Para sostener un resultado exitoso es muy importante, como dijo el Buda, tener buenos amigos para poder practicar juntos esta disciplina.

– Forster: Shoukei expresa en forma contundente que no hay que limpiar/meditar esperando un resultado. Simplemente hay que hacerlo. Tenemos que permitir que el proceso se instale y desarrolle en nosotros. En Oriente, las “sangas” (la palabra “sanga” es en sánscrito) son los grupos de personas que viven en una determinada comunidad donde se comparten visiones, y se apoyan entre ellos, son muy relevantes. La comunidad japonesa y la mayoría de los pueblos y países orientales están orientados dando prioridad a la comunidad sobre lo individual, al contrario que las sociedades occidentales. Shoukei nos da como estrategia y consejo, formar una comunidad=amigos para poder apoyar la disciplina y la práctica.

– ¿Para quién es ideal este tipo de meditación y por qué elegirla sobre otras formas o formas de meditación?

– Matsumoto: Para todo el mundo, incluso un maestro zen altamente capacitado hace la limpieza antes y después de la meditación. La limpieza es una práctica muy básica. Podés hacerlo junto con cualquier tipo de meditación.

– Forster: Matsumoto referencia el acto de limpiar a todos, tanto a los maestros como las personas que quieren aprender el arte de conocerse a sí mismos. La limpieza es una actividad que atraviesa todas las culturas y estratos sociales. Utilizar la limpieza como acto y como metáfora del limpiar tanto lo físico como lo psicológico, es una actividad complementaria tanto a las prácticas de meditación como a todos los actos de la vida cotidiana.

– ¿Cuáles dirías que son las diferencias y similitudes con el método Marie Kondo, que invita a deshacerse de todo lo que no nos hace felices?

– Matsumoto: Tanto el método de Marie Kondo como el mío hablan de la importancia de hacer que nuestro entorno sea simple y ordenado, ya que nuestra mente refleja el entorno. También estoy de acuerdo con Marie Kondo ​en que debemos seguir nuestros sentimientos.

La diferencia podría ser la escala de tiempo. Si bien Marie Kondo enfatiza la importancia de deshacerse de todo de una vez, yo enfatizo el esfuerzo continuo para mantener nuestro medio ambiente limpio.

– Forster: Es interesante esta diferencia centrada en el tiempo, en el proceso. Para el budismo​ es un proceso, un camino. No hay resultados instantáneos. Refiere con sutileza, la necesidad de una disciplina sobre un pensamiento mágico y exitista.

– ¿Por qué creés que el orden y la limpieza se convirtieron en una moda o tendencia en los últimos tiempos?

– Matsumoto: A medida que nuestra sociedad madura, nuestras necesidades cambiaron del mundo material al mundo interior.

"En el budismo, creemos que todo está interconectado y es interdependiente. No hay un borde claro entre el exterior y el interior", dice En el budismo, creemos que todo está interconectado y es interdependiente. No hay un borde claro entre el exterior y el interior, dice Shoukei Matsumoto. Foto: Shutterstock.

«En el budismo, creemos que todo está interconectado y es interdependiente. No hay un borde claro entre el exterior y el interior», dice En el budismo, creemos que todo está interconectado y es interdependiente. No hay un borde claro entre el exterior y el interior, dice Shoukei Matsumoto. Foto: Shutterstock.

– ¿Qué consejos, ejercicios o sugerencias podrías dar a las personas que están hoy en casa, en cuarentena, dada la pandemia de coronavirus? ¿Cómo mantener la calma en casa?

– Matsumoto: Nada dura para siempre, terminarátarde o temprano. Podés tener miedo al sufrimiento. Pero por favor no dejes que te trague el miedo. Ya sea con o sin el coronavirus, hemos estado viviendo la vida que podría terminar mañana. ¿Quién sabe?

Te recomiendo que llames a lo que estamos viviendo, no como “cuarentena” sino como «mi casa es mi monasterio». Practicá mucho el monasterio de tu casa y preparate para la nueva sociedad después que pase la pandemia de coronavirus.

Fuente: Clarín