Coronavirus y Sexo: Preguntas y respuestas

Algunos se aparean en cautiverio. Otros no. La pandemia plantea muchos problemas en torno al contacto físico íntimo y seguro, y cómo puede ser en el futuro.

ok

Como obstetra y ginecóloga en California, durante las tres últimas semanas he estado cuidando a mis pacientes mediante telemedicina debido a la pandemia de coronavirus. Cuando pregunto a los pacientes sobre nuevas parejas sexuales – una pregunta estándar para mí – la respuesta es un «no» universal. Todos se están tomando muy en serio el quedarse en casa de California.

De hecho, muchos de mis pacientes están más interesados en las actualizaciones sobre el virus que en el problema médico (y a menudo sexual) por el que fueron remitidos.

La pandemia tiene a la mayoría del mundo practicando una excepcional higiene de manos y distanciamiento social. Este coronavirus es tan nuevo que no sabemos lo que no sabemos, y aunque la información fresca está llegando a un ritmo increíble, una recomendación médica se ha mantenido constante: la necesidad de distanciamiento social.

Ha sido un ejercicio en priorizar necesidades sobre deseos. Entonces, ¿dónde está el sexo en ese espectro?

Q: ¿Queremos, de hecho, sexo en estos días?

R: Es difícil saberlo todavía. Mientras que algunas personas pueden recurrir al sexo por comodidad o como una distracción temporal, estos son tiempos sin precedentes y no tenemos muchos datos.

La depresión y la ansiedad tienen un efecto negativo en la libido. Algunas personas también están sin trabajo, y el desempleo puede afectar el deseo sexual. El tipo de preocupación que la gente está experimentando cruza tantos campos: Seguridad laboral, salud, salud de amigos y familiares, jubilación y la capacidad de tener acceso a la atención médica, por nombrar algunos.

Un estudio que analizó el efecto del terremoto de Wenchuan en China en 2008 sobre la salud reproductiva de las mujeres casadas encontró que la actividad sexual disminuyó significativamente, y no sólo en la semana posterior al terremoto.

Antes del terremoto, el 67% de las mujeres casadas informaron que tenían relaciones sexuales dos o más veces a la semana. Una semana después del terremoto, ese número cayó al 4%. A las cuatro semanas, sólo el 24% informó que tenían relaciones sexuales dos o más veces por semana, muy por debajo de la línea de base.

Aunque este estudio es un dato retrospectivo – se pidió a las mujeres que recordaran su actividad sexual ocho semanas después del terremoto – y un terremoto no es lo mismo que una pandemia, parece poco probable que la actividad sexual en general aumente.

Sin embargo, el trauma – y estos son ciertamente tiempos traumáticos para algunos – también puede conducir a la toma de riesgos sexuales, como el sexo sin protección o el sexo bajo la influencia de las drogas o el alcohol.

¿Qué se considera sexo seguro en estos tiempos?

 Tu riesgo de infección con coronavirus comienza tan pronto como alguien se acerca a menos de 2 metros. (Y por supuesto, si tienes relaciones sexuales, tu riesgo de embarazo y de enfermedades de transmisión sexual sigue siendo el mismo, y la definición anterior de «sexo seguro» sigue siendo aplicable).

Has leído esto en otra parte: COVID-19 se transmite por gotitas, diminutas motas de material infeccioso demasiado pequeñas para verlas. Son rociadas por la nariz y la boca al respirar, hablar, toser y estornudar.

Una persona contrae el virus compartiendo el mismo espacio aéreo – un radio de 2 metros, la distancia que se cree que recorren los núcleos de las gotitas (aunque al toser pueden viajar más lejos) – e inhalando las partículas infecciosas. O los núcleos de gotitas aterrizan en un objeto o superficie, haciéndolo infeccioso. Toca esa superficie y luego tu cara y la cadena de transmisión se completa.

Si tenés relaciones sexuales con alguien infectado con el coronavirus, no hay nada que te podamos recomendar,ni ducharse de pies a cabeza con jabón antes e inmediatamente después de las relaciones sexuales, o usar condones, para reducir el riesgo de infección. (El Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York emitió estas pautas).

No sabemos si el coronavirus está presente en las secreciones vaginales o en la eyaculación, pero se ha identificado en las heces. Basándonos en lo que sabemos actualmente sobre la transmisión del coronavirus, el sexo vaginal o anal con penetración o el sexo oral parecen improbables de representar un riesgo significativo de transmisión.

¿Quiénes son las parejas más seguras?

Es mejor limitar el sexo a tu pareja sexual doméstica (HSP), que también debe seguir las recomendaciones para la higiene de las manos y el distanciamiento social. La Organización Mundial de la Salud actualmente enumera el riesgo de transmisión en el hogar entre el 3% y el 10%, pero esto se basa en datos preliminares. No sabemos qué papel juegan los besos o la actividad sexual en la transmisión.

La idea de limitar el contacto sexual con la pareja y el distanciamiento social en general, es terminar la cadena de transmisión en el hogar en caso de que una persona se infecte.

Si su pareja doméstica está enferma con síntomas de COVID-19, o ha sido expuesta, definitivamente no tengan relaciones sexuales. Puede que estén demasiado fatigados de todos modos, pero su riesgo de ser infectados probablemente aumentará en un contacto cercano e íntimo. Duerman en habitaciones separadas si es posible.

Si tenés más de un baño, designa uno para la persona enferma o expuesta. Tratá de mantenerse a 2 metros de distancia y sé meticuloso con la limpieza de las superficies. Si estuvieron expuestas, se recomienda vivir lo más separado posible en tu casa durante 14 días.

¿Qué pasa si estoy en una nueva relación y he planeado hacer otras pruebas enfermedades de transmisión sexual?

Muchos laboratorios están saturados de pruebas de coronavirus, por lo que es posible que no obtengas los resultados de algunas enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea, la clamidia y el herpes, tan rápido como antes. Dada la escasez de kits de prueba para COVID-19, muchos centros médicos y laboratorios están tomando hisopos y líquido de otros kits de prueba para el coronavirus, por lo que los kits de muestreo para infecciones genitales pueden ser escasos.

Preguntale a tu proveedor de salud porque los flujos de trabajo pueden variar localmente y pueden cambiar día a día. Pero si tiene riesgo de contraer una ETS, debes hacerte una prueba lo antes posible.

¿Qué pasa si no tengo una pareja doméstica? ¿Me vuelvo célibe ahora?

Sí, lamento decir que esas son las recomendaciones. Por ahora.​

Pero esto no significa que no puedas conocer gente online – empieza a hablar por teléfono, ten video chats, sext o ten sexo telefónico si eso es lo tuyo.

¿Y si alguien que conoces online te anima a conocerse en persona? Eso no sólo te dice cómo ven su propia seguridad, sino, aún más importante, cómo ven la tuya.

¿Puedo tener una «pareja de sexo COVID»?

 He oído a la gente hablar de esto: Una pareja sexual que acepta distanciarse socialmente de todos los demás, pero los dos se enganchan para liberarse mutuamente.

Realmente desestimo esto (por ahora): El distanciamiento social significa limitar el contacto con personas fuera de tu casa. Cada persona adicional que se añade al hogar aumenta el riesgo. Y, por supuesto, depende  de que esta persona esté tan atenta al distanciamiento social como vos, sin mencionar el riesgo durante el transporte entre tu casa y la de tu pareja. Por el momento, el riesgo es demasiado alto…

¿Podríamos ver a gente cercana enganchándose ya que ambos dieron positivo en COVID-19 y ahora pasaron 14 días después de la prueba positiva? No me sorprendería. Sin embargo, no sabemos mucho sobre la inmunidad (protección contra la reinfección) contra el COVID-19 después de una infección. Y debido a la escasez de pruebas, muchas personas tienen presuntas infecciones pero no pueden ser probadas.

Con los coronavirus estacionales que causan un resfriado común, la inmunidad dura aproximadamente un año, pero con los coronavirus más graves como el SARS o el MERS, la inmunidad parece durar más tiempo. Pero todavía no sabemos lo suficiente para hacer recomendaciones concretas en términos de comportamiento post-enfermedad.

¿Qué hay de los juguetes sexuales?

Los juguetes sexuales no son un método de transmisión del coronavirus si los has usado solo. Sin embargo, si has compartido tus juguetes en las últimas 72 horas, asegúrate de que se limpien adecuadamente y lavate las manos después, ya que el virus puede permanecer activo en algunas superficies hasta tres días.

Y no limpies los juguetes sexuales con desinfectante de manos o uses desinfectante de manos inmediatamente antes de masturbarte, porque puede ser muy irritante para la vagina o el recto. Ouch.

¿Es seguro comprar nuevos juguetes sexuales?

A juzgar por el estado de mi bandeja de entrada, parece que muchos vibradores están en venta. ¿Es este un buen momento para aprovechar una buena oferta y el tiempo extra que tenés en tus manos?

Pagar electrónicamente es más seguro que una compra en una tienda: Pagar online significa que nadie maneja físicamente una tarjeta de crédito o dinero en efectivo.

En cuanto a la entrega en sí, hay datos de laboratorio que sugieren que el coronavirus es viable hasta 24 horas en el cartón. Lavarse las manos después de abrir y tirar la caja de entrega parece una estrategia de mitigación apropiada. Dejar reposar la caja durante un día (si es posible) antes de abrirla puede ser una buena idea, aunque no sabemos cómo se traducen los datos de laboratorio de la supervivencia del virus en las superficies al mundo real.

¿Tu compra online de un producto no esencial (por mucho que me duela decirlo, un vibrador es un «deseo», no una «necesidad») pone a alguien más en un mayor riesgo? Los trabajadores de grandes almacenes en los que no es posible el distanciamiento social pueden correr un mayor riesgo, especialmente si no tienen licencia por enfermedad, por lo que tomarse días si estuvieron expuestos no es una alternativa.

Una opción es considerar una pequeña empresa local que pueda tomar tu pago por teléfono u online y organizar un retiro en la vereda.

¿Cómo será el sexo seguro en el futuro?

En este momento el único sexo seguro es no tener sexo con parejas fuera de tu casa.

Si vos o tu pareja en casa están en alto riesgo, ¿deben tomar precauciones adicionales para reducir aún más el riesgo de transmisión – renunciar al sexo y a los besos, dormir en habitaciones separadas – en caso de que uno de ustedes tenga una infección asintomática? Pedirle a tu médico que le guíe en este tema es probablemente lo más sensato.

¿Pero qué pasará cuando salgamos de nuestras casas otra vez – que puede ser dentro de unos meses – y empecemos a pensar en citas en persona, e incluso en el apareamiento?

Nadie sabe si todos vamos a tener la necesidad de tener sexo después de esta cuasi-inhibición. Una de las preocupaciones es un potencial aumento de las enfermedades de transmisión sexual en el período inmediatamente posterior a la pandemia. (Después de todo, no se puede asumir que si alguien fue célibe durante la pandemia no tiene una enfermedad de transmisión sexual. La mayoría de las ETS no causan síntomas y podrían haber sido anteriores al coronavirus).

Si todo eso suena bastante sombrío, bueno, lo es. Por ahora, el coronavirus probablemente significa menos sexo entre parejas en general, ya sea por la falta de una pareja sexual en el hogar para algunos o una caída en el deseo para otros. O ambas cosas.

Con suerte, sin embargo, esto es sólo por ahora.

Porque cuanto más se comprometan todos con el distanciamiento social, más rápido podremos volver a nuestras cosas. También allá abajo.

La Dra. Jen Gunter es obstetra y ginecóloga en California. Es la autora de «La Biblia de la Vagina» y escribe «El Ciclo», una columna sobre la salud de la mujer que aparece regularmente en «Estilos».

Fuente: The New York Times Company, Clarín